Cuenca vive una radiante mañana de Procesión Infantil con 17 ‘pasetes’

Cuenca vive una radiante mañana de Procesión Infantil con 17 ‘pasetes’

Un total de 17 “pasetes” formaron el cortejo, que abría un año más la Banda de la JdC y en el que no faltaron ni el Grupo Turbas ni el consiliario de la JdC cerrando desfile

Compartir
Foto: Juan Alberto Lillo

La Procesión Infantil, organizada por la Junta de Cofradías de Semana Santa de Cuenca con la colaboración de la Asociación de Mujeres Cofrades de la ciudad, ha vivido esta mañana su edición más participativa. Alrededor de 350 niños han desfilado ante las cientos de personas que han abarrotado el recorrido, formando un cortejo que ha sido el más numeroso de todas las ediciones, pues ha puesto en la calle un total de 17 “pasetes”, réplica de los pasos que conforman la Semana Santa de Cuenca.

La procesión, cuya cartelista de este año ha sido Julia Romero, salía a las 11 de la mañana desde la iglesia de El Salvador, templo también de llegada de las imágenes merced al nuevo recorrido y que ya bullía de actividad desde las 10 de la mañana. Niños y mayores, miembros de la Comisión Ejecutiva de la JdC y de la Asociación de Mujeres Cofrades, así como directivos de hermandades, velaban junto al clero parroquial de la iglesia que todo saliera bien desde el inicio. Antes de que el “pasete” de La Borriquilla saliera a la plaza de El Salvador los niños, sentados en los bancos de la iglesia, rezaban un padrenuestro, aprendían el significado de la Cuaresma y de vivir la Semana Santa todo el año, y escuchaban el Pregón Infantil de Carlota Caballero.

La Pregonera infantil de este 2017 y primera de la Escuela nazarena, explicaba a los niños y niñas en su Pregón qué es para ella la Semana Santa y concluía asegurando que “cuando termina el Domingo de Resurrección, ya estoy pensando en la Semana Santa del año siguiente”.

Con el cortejo encabezado por la Banda de Trompetas y Tambores de la Junta de Cofradías, que empezaba con Al Señor del Rescate y que ha acompañado un año más a los niños en lo que constituye una suerte de ensayo general en la calle antes de la Semana Santa, la Procesión Infantil bajaba formada por la calle de San Vicente para girar a la derecha por la calle Alonso de Ojeda hasta llegar a la Plaza del General Payá. Seguía por una abarrotada calle Pósito para ascender por la calle González Francés hasta la Plaza de Santo Domingo, en cuya fuente esperaba la Escolanía de Nuestra Señora de la Soledad de San Agustín, dirigida por Juan Pablo de Haro para cantar a los “pasetes”; y volvía por la calle Melchor Cano a la plaza de El Salvador para finalizar en la iglesia de partida. Cabe destacar que hoy ha participado con la Banda de la JdC, como no podía ser de otra manera, su miembro más joven, Juan, a quien ya vimos tocar el tambor con arte en la Semana Santa de 2016.

A los “pasetes” de la pasada edición de la Procesión Infantil se han sumado en este 2017 los de la Vera Cruz, la Negación de San Pedro, el Ecce-Homo de San Miguel y el Cristo de la Agonía, además del Grupo Turbas. A la alta participación de niños y niñas se suma el buen hacer de todos los asistentes, desde los banceros y banceras hasta quienes han portado las insignias de sus hermandades o sus crucecillas. Largas filas de niños han desfilado este año tras los guiones de varias hermandades y, durante el recorrido, se han vivido momentos entrañables y de mucha emoción, como la entrada bailando en El Salvador del Huerto del Jueves, al son de Oración en la Banda de la JdC, o la llegada bailando al templo de San Juan Evangelista, en un claro recuerdo a la mañana de Viernes Santo.

Símbolo un año más del futuro de la Semana Santa de Cuenca, la Procesión Infantil ha contribuido a hacer más corta la espera hasta la Semana de Pasión pero, sobre todo, a mostrar que la Semana Santa de Cuenca tiene relevo generacional y que la ilusión con que la viven los niños es ejemplo

Comentarios