Los propietarios del inmueble causante de los desprendimientos en la calle Bajada...

Los propietarios del inmueble causante de los desprendimientos en la calle Bajada de San Juan tienen 48 horas para instalar una barrera de protección

Compartir

La Gerencia Municipal de Urbanismo ha notificado una orden de ejecución de medidas cautelares a los propietarios responsables de los desprendimientos de la calle Bajada de San Juan para permitir la reapertura de esta zona de paso, pues existe riesgo de que se produzcan nuevos desprendimientos como los ocurridos el pasado mes de mayo mientras no se asegure la zona.

Y es que el elemento de contención mencionado presenta actualmente deficiencias y es necesaria la ejecución de obras para la restitución de las condiciones de estabilidad, seguridad y consolidación estructurales.

Así, la propiedad debe proceder a instalar una barrera de protección contra desprendimientos para proteger la vía pública. La medida cautelar deberá estar ejecutada en un máximo de 48 horas, transcurridos los cuales se deberá proceder a la ejecución subsidiaria, a cargo de los propietarios. En caso de incumplir, será el Ayuntamiento el que lleve a cabo de manera urgente las medidas cautelares y procederá a la reapertura de la calle.

Para elaborar el correspondiente informe desde la GMU se ha comprobado que el muro de bancal desprendido pertenece a una terraza de un inmueble particular, desde el cual se realiza el acceso exclusivo a la misma. Y que, parte de los restos del mismo se deslizaron por la pendiente hasta acabar en la Bajada de San Juan, por lo que el Servicio de Obras del Ayuntamiento procedió al corte de la calle, y dieron traslado de los informes técnicos y/o expediente que motivaron dicha medida a la Gerencia Municipal de Urbanismo.

Igualmente, se ha comprobado que a los pies del muro existe un colector que ha quedado totalmente descalzado y se encuentra literalmente colgado de uno de los balcones de la finca.

Las causas se derivan de la falta de mantenimiento del muro de contención, y muy probablemente por la infiltración de agua en el trasdós del muro y en la cimentación, a través de las juntas en la zona pavimentada y/o por fugas en la red de evacuación de aguas pluviales y sumideros. A lo que habría que añadir las intensas lluvias registradas durante la pasada primavera.

Por todo ello, se considera que la propiedad ha incumplido el deber de conservación y rehabilitación de las edificaciones por lo que en la misma resolución notificada, se incoa expediente sobre orden de ejecución a los propietarios, para que realicen las obras descritas en el informe técnico, a fin de garantizar el mantenimiento adecuado del elemento de contención.
Desde el Ayuntamiento se piden disculpas a los vecinos por las molestias ocasionadas.

Comentarios