Inicio Cuenca Capital Neumología destaca la importancia de los estudios de las patologías del sueño...

Neumología destaca la importancia de los estudios de las patologías del sueño por las consecuencias cardiovasculares de la enfermedad

La patología del sueño, sus estudios diagnósticos y tratamientos han centrado la Sesión General que se ha celebrado en el área de Salud de Cuenca y que ha sido impartida por el doctor Francisco Javier Agustín Martínez, facultativo del Servicio de Neumología del Hospital Virgen de la Luz.

La enfermedad respiratoria del sueño o SAHS (síndrome de apnea-hipopnea durante el sueño) es uno de los trastornos respiratorios más frecuentes que se producen durante el sueño y que en la actualidad se calcula que afecta a entre un 4,7 y un 7,8 por ciento de la población en general.

El especialista en Neumología ha destacado en su intervención que aunque el síndrome de apnea hipopnea del sueño es muy prevalente, se debe tener en cuenta que no siempre se manifiesta de la misma manera y con los mismos síntomas.

“En unos pacientes observamos que presentan la triada clásica de ronquidos, apneas e hipersomnolencia, mientras otros son muy pocos sintomáticos. Las apneas se producen cuando existe un colapso en la vía aérea superior con la consecuente detención completa de flujo de aire hacia los pulmones”, ha explicado el facultativo, que ha hecho hincapié en la importancia del estudio y tratamiento de estos pacientes porque es una patología que puede tener importantes consecuencias cardiovasculares como el aumento de arritmias, de hipertensión arterial e incluso de ictus.

En su exposición el neumólogo del “Virgen de la Luz” ha realizado un repaso sobre cuál es el tratamiento y manejo correcto de estos pacientes y ha resaltado los efectos secundarios que puede tener ese tratamiento y cómo corregirlos.

En cuanto al circuito para la derivación de estos pacientes al Servicio de Neumología, el doctor Agustín ha indicado que, normalmente, cuando el paciente tiene unos síntomas determinados y existe una sospecha por parte del Médico de Familia, se suelen derivar a Neumología.

“Nosotros los valoramos y realizamos una historia clínica exhaustiva, haciendo hincapié en factores de riesgo cardiovascular y hábitos de sueño. Asimismo también se realiza una exploración otorrino-laringológica básica y determinamos los estudios del sueño que son necesarios. Posteriormente, en función de los resultados y de la clínica del pacientes, valoramos qué tratamiento administrar”.

En este sentido ha añadido que en los casos más leves sólo es necesario un control clínico junto con recomendaciones sobre medidas higiénico-dietéticas como la pérdida de peso, puesto que la obesidad es el principal factor de riesgo que produce esta enfermedad. En otros casos se pueden utilizar dispositivos de avance mandibular para que circule mejor el aire, mientras que en los casos más graves, que según afirmó suelen ser los más frecuentes remitidos a la consulta, se utiliza un tratamiento con CPAP, un dispositivo que introduce aire a presión para evitar que a esos pacientes se les colapse la vía superior y que permite mejorar la calidad de vida y disminuir los riesgos cardiovasculares.

Por último, el facultativo ha insistido en la importancia de incorporar al tratamiento el manejo de otros factores como la obesidad y la promoción de una vida saludable, que son de vital importancia en este tipo de patologías.
Durante el pasado año la Unidad del Sueño del Servicio de Neumología del Hospital de Cuenca realizó 677 estudios del sueño y ha logrado ser acreditada por primera vez por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) como Unidad Básica en patología respiratoria del sueño.

En la Unidad se realizan estudios para el diagnóstico de los trastornos respiratorios del sueño utilizando la poligrafía respiratoria, que se lleva a cabo en el ámbito domiciliario una vez que los profesionales de Enfermería han desarrollado una tarea didáctica para entrenar al paciente en la utilización del aparato.

Asimismo, desde la Unidad del Sueño también se realizan los estudios necesarios para llevar a cabo los ajustes de esos aparatos de presión positiva de la vía aérea, denominados AutoCPAP.

Comentarios