La ciencia forense protagoniza el sábado de ‘Las Casas Ahorcadas’

La ciencia forense protagoniza el sábado de ‘Las Casas Ahorcadas’

Compartir

La mañana del sábado arrancó con una actividad pensada para los más pequeños de la familia. El taller infantil “Misterios y gabardinas” contó con la participación de 10 niños y niñas de entre 7 y 12 años. Uno de los objetivos del taller es fomentar el desarrollo de su faceta creativa a través de la invención de nuevas historias. Para ello, se les ha dado tres personajes arquetípicos del género (un detective, un némesis (o un gangster, como ellos lo han denominado) y una mujer fatal. A través de la poderosa imaginación con la que siempre nos sorprenden los más pequeños, han creado historias en las que el detective se ha convertido en el cadáver, la mujer fatal ha tomado las riendas de la investigación y, de este modo, han conseguido romper con toda la imaginería clásica del género negro-criminal. Así, han surgido historias nuevas y novedosas en las que una detective resolvía sus casos a lomos de un unicornio, y un par de detectives ninjas conseguían dan con ‘el malo de la película’.

A continuación le tocó el turno a la ciencia forense de la mano de J. M. Mulet con su charla “La ciencia en la sombra”. El divulgador científico repasó los principales hitos de la historia de la investigación criminal, descubriendo a los asistentes anécdotas y datos curiosos como que en algunas ocasiones la literatura negro-criminal ha ido por delante de las técnicas forenses. Huellas dactilares, estudio de la fisonomía, grupos sanguíneos o restos de pólvora han ido poco a poco abriéndose paso en los procedimientos más rigurosos de la investigación forense.

El cierre de la mañana ha venido de la mano de los escritores Rosa Ribas y Carlos Bassas en un “Juicio sumarísimo” que pretendía abordar el espinoso tema de la igualdad de género dentro de la novela negra. El planteamiento de partida se remonta a una disputa dialéctica surgida el año pasado en las nominaciones de los Premios de la Semana Negra de Gijón, nominaciones que no contenían a ninguna autora entre sus listas. Desde el punto de vista literario, se han dado argumentadas razones de que no existen motivos para afirmar que hombres y mujeres escriben distinto por cuestiones de género, y que debe de tratar de erradicarse el trato diferenciado que se está dando desde los festivales de género a los autores y a las autoras.

La afluencia de público no ha superado los 140 asistentes de media que hubo en los actos de ayer por la tarde, pero ha superado los 120 en la charla de J.M.Mulet y los 90 en el debate de Rosa Ribas y Carlos Bassas.

Comentarios