Inicio Cuenca Cultura La poesía volvió a llenar el salón de la RACAL

La poesía volvió a llenar el salón de la RACAL

l decir intimista de Luisa Castro y la potencia expresiva de Isla Correyero, dos de los nombres más relevantes de la poesía española contemporánea, pusieron punto final a la ya séptima edición del Festival “Poesía para Náufragos” que, enmarcado en la oferta de “Otoño en las Hoces”, el programa de actividades culturales propiciado por el Ayuntamiento de Cuenca, volvió a reunir en la ciudad a escritores de todo el Estado, bien como participantes directos en las distintas lecturas y presentaciones, bien como asistentes junto a los muchos aficionados conquenses a la poesía que también se dieron cita en el salón de actos de la Real Academia Conquense de Artes y Letras
En su jornada final, aparte de la ya reseñada intervención de Castro y Correyero en la sesión de clausura, presentaron sus nuevos poemarios la leonesa-levantina Pilar Blanco y el castellano-manchego Amador Palacios y recitaron sus composiciones el albaceteño Javier Lorenzo Candel, el portugués Carlos Ramos y el madrileño Jesus Urceloy, sumando así sus voces a las ya oídas, en la jornada precedente, de Társila Peñarrubia, Lucía Plaza, Mariano Crespo, Juan Ramón Mansilla, María Alcocer, Juan Carlos Elijas, Esperanza Párraga y Lucía Plaza y a la actuación en la sala Rothus de la cantautora Mariluz Gutiérrez.

Nacido a partir del ya desaparecido curso de verano de la Universidad de Castilla La Mancha que durante años se desarrollara en Priego propiciado por la voluntad y el empeño de Diego Jesús Jiménez, el festival, ya totalmente asentado y consolidado, se ha convertido en punto de referencia de la agenda literaria española con cada principio de noviembre apoyado a la par en la buena acogida de su convocatoria por parte de los autores y el apoyo del público asistente, pero quiere ampliar sus horizontes: el objetivo que se plantea para próximas ediciones es convertirse en lugar de encuentro de la poesía española y la portuguesa transformando las que hasta ahora son aportaciones puntuales de escritores lusos –caso, por ejemplo, de Carina Anselmo el año pasado, de Carlos Ramos éste– en una mucho más nutrida presencia del hacer literario de nuestros vecinos, recuperando el fructífero contacto mutuo que caracterizó a las Jornadas Poéticas que, organizadas por Ángel Crespo, Enrique Trogal y Carlos de la Rica, se desarrollaron en Cuenca a finales de los años ochenta del pasado siglo.

Comentarios