Inicio Cuenca Cultura Juan Ignacio Cantero: «La concepción del amor es irrepetible en cada persona»

Juan Ignacio Cantero: «La concepción del amor es irrepetible en cada persona»

El periodista Juan Ignacio Cantero de Julián acudió este martes a la redacción de Eldeporteconquense.es para firmar libros de su obra novel, un poemario titulado ‘Silencios con hache intercalada’ en el que juega con las palabras para hablar del tema más universal en el mundo literario, el amor. Una obra fresca, actual e identificable que se divide en tres actos, siguiendo en todos ellos una línea argumental de una relación sentimental, tanto el enamoramiento como la ruptura y las consecuencias de la misma. Aprovechando su incursión en el mundo literario, le hicimos una entrevista para conocer más en profundidad a este joven autor de 27 años.

¿Cómo descubres tu pasión por la poesía? ¿Cuándo empiezas a escribir?

He escrito desde siempre, desde muy pequeño. Escribía narrativa, relato o cuento, pero el nivel al que escribes cuando eres pequeño no tiene nada que ver cuando ya has leído mucho y te has ido formando.

La poesía me llega en el instituto, cuando la empiezas a estudiar y lees clásicos. Siempre fui un buen alumno en cuanto a participación. Había concursos en el IES Pedro Mercedes y yo gané alguno. Entonces, si haces lo que te gusta y tienes un rédito, te anima a seguir. Desde entonces no es que haya parado, pero en la carrera lo dejé algo aparcado. Lo retomé cuando empecé el Máster de Secundaria, ahí me vino la inspiración, y también por mi contexto sentimental, me hace desahogarme en el papel. Contar lo bueno y lo malo, lo que no puedo contarme a mí mismo.

¿Qué referentes tienes? ¿En quiénes te fijas o quiénes te han marcado a la hora de sentarte a escribir?

Cuando quieres hacer algo y hacerlo bien tienes que fijarte en otras personas que son referentes. Principalmente he leído a los clásicos, pero yo escribo poesía contemporánea. Los poemas son más conceptuales, no tienen composición estrófica ni rima, que es como se escribe hoy en día. De los clásicos se saca idea y de lo que hay que contar en poesía.

Es cierto que debería leer más contemporánea y amorosa, pero reconozco que no es lo que más he leído. Principalmente Rayden y Joaquín Sabina, pero no he leído a Defreds o Marwan, que son los que están en la cresta de la ola.

En la generación del 27, del 36 y posguerra ya se jugó con el verso libre y sin composición estrófica. No sé si los consideras clásicos, pero es cierto que la actual poesía seguro que bebe mucho de aquella época tan prolífica

Obviamente sí son clásicos. Son cuasi contemporáneos porque no ha pasado tanto tiempo, pero sí hacen las primeras incursiones en el verso libre. Reinventan el mundo de la poesía, pero pese a la invención estructural, en lo conceptual sigue viviendo de cómo vivía Garcilaso de la Vega o Gustavo Adolfo Becquer en el amor. Ellos eran sus maestros. Juan Ramón Jiménez también hacía incursiones en el verso libre.

Yo escribo lo que se escribe hoy en día, sé que se hace a ese estilo pero no es lo que más sigo. En definitiva, la poesía es contar los sentimientos del autor. Nunca he caído en formalismos, porque el arte es lo más subjetivo del mundo, y cada uno pone en un lienzo, papel o pentagrama lo que siente. Hay pautas, pero no tiene que ir más allá de lo que quiere contar el autor. Me gusta que detrás de todo haya una idea más allá de una composición estrófica.

En esencia hablas del tema por excelencia de la poesía, el amor

Por eso te digo que siempre está ahí ese amor que ha ido evolucionando con el tiempo, porque no es igual ahora que en el Renacimiento. Estudiamos a los trovadores, como el amado se considera un siervo de la señora, en el romanticismo que es todo muy pasional, en el modernismo está todo muy cargado de ornamentación y elementos coloristas. Digo todo esto solamente para conocer que hay diferentes tendencias.

Es el gran tema de la literatura, porque es lo más subjetivo e individualista. El enamoramiento y la parte más pasional es la que más se presta para la poesía. En un espacio más reducido, en el verso, siempre ha tenido hueco.

Escribo lo que se ha escrito siempre, pero la concepción del amor es irrepetible en cada persona. Es un tópico literario desde que existe el arte, pero que nunca va a dejar de existir ni de gustar, porque todo el mundo se enamora y desenamora. La pasión y el amor, todo el mundo como ser humano, los sienten en algún momento de su vida.

Todo eso que me cuentas está muy bien, pero en algún momento tuviste que decidirte a plasmarlo en un poemario

No sé si he sido un valiente, un loco o una persona normal. Yo escribía sobre mis sentimientos, los dejé en un cajón y después abrí un blog en los que volqué algunos de esos poemas. Mis cercanos me decían que era un valiente. Lo cierto es que ese blog, que ahora está cerrado porque he utilizado poemas en el libro, tenía éxito y la gente lo leía. Al menos a nivel de Cuenca y en redes sociales, la gente ya sabía qué escribía.

A raíz de un amigo [Nota del medio: se refiere a Alberto Val, periodista de este medio de comunicación], con el que colaboro en su medio de comunicación y que autopublicó su propio libro, me dijo que por qué no lo hacía yo. No entendía por qué me decía eso, pero él me comentó de las poesías que yo tenía guardadas, que las había leído y le habían encantado. Que si las estructuraba podía tener mucho éxito. Entonces al principio no lo creía pero luego le di vueltas y me fui convenciendo.

Realmente, es una autopublicación y no me supone un alto coste ni tirarme por un barranco, sino poner el pie sobre el barranco y mirar la altura. No sé si soy torpe o poco animado a la aventura, pero este amigo no solo me ha animado sino que me ha hecho el prólogo, me ha indicado lo que le podía gustar y lo que no, y ha estado pendiente de todo. El libro es mío y lo que contiene es mío, pero las fuerzas y las ganas parten de él.

Estoy muy contento de que me haya animado a esta aventura que acaba de comenzar. La verdad es que estoy muy contento.

A la hora de escribir, ¿tienes alguna rutina? Por otro lado, ¿cuánto tiempo te ha costado plasmar esos poemas en un libro?

En cuanto a la creación, tengo dos formas de trabajar. Las llamo por un lado la parte creativa, la del genio que te viene y que de repente tengo algún sentimiento que me desborda y me sale escribirlo. La otra es sentarme y obligarme, pensar un tema que pudiera relacionarse. Eso es para empezar, pero desde que me salen los primeros versos y hasta que lo considero acabados pasa mucho tiempo. Hay poemas que me llevan muchos años. Escribo, los dejo reposar y luego hago cambios.

Ahora lo que me ha tocado ha sido pulir. Eso sí, para cualquier artista o periodista, nunca terminas de estar contento. Lo ves al tiempo y piensas que lo cambiaría.

El proceso de creación puede ir de un mes a cuatro años. Así que en caso de lanzarme en el futuro a una aventura habrá que verlo en un futuro.

En cuanto al proceso de edición lo que hice fue coger los poemas que mejor acabado tenían. Los puse en un documento y yo lo que quería es que el libro de poemas tuviera una línea argumental y contara algo. Me salió redondo, porque a la hora de poner los que me gustaban, los podía separar en diferentes partes. Cuando los coloqué me salió una historia, que además tiene mucho que ver con mi vida, de una relación de amor que acaba. No era la idea principal del libro, pero queda bien.

Si lees un poema suelto es un poema, pero si lo lees corrido vas viendo la evolución. Se puede leer de las dos formas, tanto con poemas sueltos como de corrido para extraer esa relación de amor y desamor que todo el mundo ha podido vivir.

¿Cuánto de tus vivencias personales se ven reflejadas en el poemario? ¿Te supone cierto miedo que puedan individualizar el contenido del libro exclusivamente en ti?

La palabra no es miedo, pero sí intriga, que la gente no vea más allá de mí. La poesía tiene un yo lírico, lo que está ahí escrito, pero no soy yo. Hay poemas con referencias griegas, políticas, etcétera…

Es una forma para cuadrar los sentimientos en cuanto al contenido de un poema, pero me da cierto reparo que la gente no vea más allá. Hay más personas que han pasado por mi vida, pero no está totalmente pensado en esas personas ni en esas relaciones personales.

Está parte de mi mente y creatividad, pero cuando eres un yo lírico no eres realmente tú. En narrativa se ve muy bien, pero en poesía como es tan subjetiva se tiende a pensar que es la vida del autor. Pero no quiero que se lea como si fueran exclusivamente mis sentimientos. Hay muchos estilos de referencia y no es solo Juan Ignacio Cantero lo que hay ahí.

Quien le dé una oportunidad, se va a encontrar una obra llena de juegos de palabras y probablemente se pueda sentir muy identificado

Desde luego. El tema histórico es el amor y en este libro es un amor joven, muy apasionado, que todo el mundo habrá podido sentir.

En cuanto al tipo de escritura, como es un verso libre, tienes que tirar mucho de figuras de contenido, más conceptuales. Está plagado de juegos de palabras, de antítesis y metáforas, porque es la forma de darle una presencia literaria a algo que no tiene rima ni estrofa. Hay que tirar mucho de esas figuras de contenido.

Siempre he sido muy creativo a la hora de crear juegos de palabras y soy muy irónico, aunque en este poemario no hay nada de ironía. A la hora de escribir, obviamente se plasma cómo soy yo.

¿Cómo están siendo las críticas? ¿Qué tal ha sido la recepción de la obra?

Hay dos tipos de críticas. Las primeras son las que más agradezco, pero las que menos valoro y sin desmerecerlas, porque son amigos íntimos y familiares, porque una persona que te quiere tanto no te va a destruir.

También lo ha leído gente muy aficionada a la poesía y las críticas están siendo maravillosas. De gente que no conocía también he tenido opiniones muy positivas. Me animan mucho a querer seguir con esto. Porque si es un lector habitual y una persona que no conoces piensas que igual no está tan mal el poemario.

Llegarán críticas no tan buenas que serán constructivas y creo que eso también es positivo. Eso te hacer ver dónde están tus carencias y fallos que te hagan mejorar.

En cualquier caso, no quiero quedarme solo en mi círculo, así que ojalá sigan llegando esas críticas tan formadas en poesía.

Flickr Album Gallery Powered By: WP Frank

Comentarios