Inicio Cuenca Cultura Agustín Durán y Jesús Arenas llenaron de risas Estival Humor

Agustín Durán y Jesús Arenas llenaron de risas Estival Humor

Risas ‘a cascoporro’ con los monólogos de los dos artistas que culminaron junto a la cuidada actuación de Funamviolistas la penúltima noche de Estival Cuenca.

Otra de las propuestas que recuperaba Estival Cuenca para esta octava ambición era el espacio de Estival Humor. Una apuesta que visto lo ocurrido en la terraza del Museo Paleontológico de Cuenca en la penúltima noche del festival conquense puede calificarse de éxito a carcajada limpia.

No hubo ni uno de los más de trescientos espectadores que en la tarde de ayer no doblara el espinazo de tanto reír o se le escapara una lágrima entre los chistes, canciones con mensaje y improvisaciones del dúo humorístico formado por Agustín Durán y Jesús Arenas. Con su espectáculo ‘Humor manchego con dos corcheas’, tanto el villarroblense como el ciudarrealeño entraron en complicidad con el público que tendrá agujetas en los abdominales de tan inmenso festival de la risa.

El espectáculo fundamento en los monólogos de uno y otro comediante, estuvieron aderezados por canciones con letras dedicadas tanto a ese amigo con cierto recelo a la limpieza corporal como a aquel ‘que es difícil de mirar a la cara’. Unas piezas que los conquenses, y hasta un señor de Badajoz, no dudaron en corear para aumentar los decibelios de la comedia. Entretanto, el día a día con las madres, las vecinas, el estereotipo de la gente de los pueblos, los dibujos animados de la infancia o la valentía de asumir un relajamiento severo de esfínter en público fueron los grandes temas por los que discurrió el espectáculo.

Con anterioridad al dúo cómico, fue el turno de Funamviolistas, con un trío de cuerda formado por Ana Hernández (violín), Hémera Rodríguez (chelo) y Maite Olmedilla (viola), esta última natural de Huete que admitió la particularidad del concierto por estar rodeada de familiares y paisanos. Lejos de que los nervios jugaran una mala pasada, tanto ella como sus compañeras de escenario brillaron con luz propia al realizar un viaje por las distintas épocas musicales, saltando desde temas de música clásica, tangos, o interpretaciones con voz que demostraron los galones de su espectáculo ampliamente galardonado a nivel nacional. Así, canciones como Mr. Sandman (The Chordettes), I wanna love you (Bob Marley), la copla Y sin embargo te quiero (Concha Piquer) o la versión de Under Pressure (Queen), interpretada sobre el chelo de Hémera entre las tres artistas, fueron detalles que conquistaron al público.

En definitiva, Estival Cuenca cerró otra noche mágica que continuó dejando el atractivo del festival en todo lo alto con una propuesta diferente pero efectiva, que contrasta el paso más allá realizado por la organización del evento en el esfuerzo de hacer crecer un ciclo artístico y musical en Cuenca para que sea toda una referencia en los festivales nacionales por su cuidada selección, multitud de alternativas y, sobre todo, inigualable puesta en escena.

Comentarios