Inicio Cuenca Provincia La iglesia de San Miguel Arcángel de Valdemoro del Rey ya luce...

La iglesia de San Miguel Arcángel de Valdemoro del Rey ya luce totalmente restaurado su Retablo Mayor del siglo XVI

“¡Qué mejor momento para presentar la restauración del Retablo Mayor de la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel de Valdemoro del Rey que en plenas fiestas patronales de San Juan Bautista”. Así lo ponía de manifiesto este fin de semana el presidente de la Diputación de Cuenca, Benjamín Prieto, durante el acto de presentación, que tuvo lugar en el templo alcarreño tras la procesión y posterior misa en honor del Patrón.

Prieto, que ha estuvo acompañado por el diputado de Cultura y alcalde de Huete, Francisco Javier Doménech, y la alcaldesa de esta pedanía de Huete, Eladia Quicios, quiso llamar la atención sobre el excelente resultado final de los trabajos de restauración acometidos en este retablo, que, en el caso de la mazonería (parte arquitectónica del retablo), han corrido a cargo de la empresa Da Vinci Restauro, bajo la supervisión del Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de la Diputación, que, por su parte, se ha encargado de la recuperación de las cuatro pinturas sobre tabla de los Gozos de la Virgen.

Una actuación que, según ha explicado, ha conllevado una inversión cercana a los 32.000 euros, de la que el 75 por ciento ha sido aportado por la Diputación y el 25 restante por la Parroquia alcarreña, y que se enmarca dentro del Plan Especial de Restauración de Obras de Arte, dotado con un presupuesto de más de 350.000 euros y en el que se han incluido, además del de Valdemoro del Rey, otros ocho retablos de la provincia, que no son otros que los de Portalrubio de Guadamejud, Gascueña, La Parra de las Vegas, Montalbanejo, Las Majadas, Hontanaya, Osa de la Vega y Sisante, así como una alfombra del siglo XVII de Cañaveras, que, precisamente, fue entregada a la Hermandad de la Patrona, la Virgen del Pinar, este mismo sábado.

Para Prieto, esta actuación es un ejemplo más de la firme apuesta de la Diputación por la recuperación y puesta en valor del patrimonio histórico-artístico de nuestra provincia como una manera no solo de preservar la historia y seña de identidad de nuestros pueblos, sino también de potenciar su atractivo de cara al visitante. Es por ello que a las más de ochenta actuaciones en patrimonio realizadas en los últimos ochos años con una inversión superior a los 20 millones de euros y este Plan Especial de Restauración de Obras de Arte, hay que sumar otros seis millones del convenio con el Obispado para la recuperación de edificios religiosos y las decenas de intervenciones del Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de la Diputación.

Y es que, a su juicio, no hay que olvidar, por ejemplo, que en el caso de este retablo se da la circunstancia de que a su alto valor artístico se suma el especial cariño que le tienen los vecinos de esta pedanía de Huete.

Retablo renacentista
No en vano, estamos hablando, según ha recalcado Prieto, de un retablo renacentista, obra del entallador Pedro de Sazeda (1532-1578), cuyas pinturas corresponden a autores de la talla de Bernardo de Oviedo, Tomás y Cristóbal de Briones, Diego de Segovia, Pedro Muñoz de Aguilar, Fernando de Mayorga y Quílez Moreno.

Esta obra del siglo XVI, que se encuentra ubicada en la cabecera de la nave de la iglesia parroquial de Valdemoro del Rey, es un retablo dorado y policromado, de dos cuerpos y ático, dividido por columnas clásicas en tres calles en las que se encuentran cuatro pinturas sobre tabla con escenas de la vida de la Virgen y hornacinas con veneras sin imágenes conservadas. En la calle central se han colocado en época posterior dos lienzos de gran tamaño con escenas de santos religiosos u oferentes y en el ático un gran relieve representando la coronación de la Virgen flanqueado por grutescos y sobre él un lienzo del que no se distingue la imagen.

Y en el banco, por otro lado, una arcada con relieves de los apóstoles en hornacinas da paso a un sotabanco muy modificado de paneles marmolizados.

Restauración
Su restauración ha llevado consigo un arduo trabajo, al presentar un estado de conservación muy degradado y habiendo sufrido diversos daños durante la guerra civil. De hecho, el relieve del ático presentaba una importante grieta estructural, además de burdos repintes que ocultaban la policromía original, a lo que se sumaba el hecho de que las pinturas sobre tabla acumulaban mucha suciedad hasta el punto de no distinguir las imágenes, además de algunos desprendimientos de la policromía.

En cuanto a los daños en la mazonería o estructura del retablo, indicar que había abundante suciedad superficial, levantamientos importantes de dorado y policromía, numerosas modificaciones estructurales en la calle central y sotabanco, incorporaciones de lienzos, grietas y pérdidas de soporte y repintes.

Por todo ello, la restauración se ha centrado en el tratamiento de los levantamientos de dorado y policromía para evitar más pérdidas, la posterior reintegración cromática de las lagunas necesarias para conseguir una presentación armónica de la obra.
Asimismo, se han corregido aquellas grietas que corrían peligro de agravarse con el paso del tiempo, se han fijado las piezas desprendidas, se han reconstruido las pérdidas volumétricas en las zonas más visibles y se eliminado la suciedad y los repintes de baja calidad de toda la mazonería y del relieve del ático, además de haber desmontado este último para realizar un adecuado tratamiento en la trasera que solucionara la grieta que lo recorría.

Labores, en definitiva, que han permitido devolver a este magnífico retablo renacentista su esplendor de antaño, que ya pueden disfrutar los vecinos y visitantes de Valdemoro del Rey desde este sábado.

Comentarios