Inicio Cuenca San Julián Almudena Serrano: «Es una oportunidad de ofrecer a los asistentes al acto...

Almudena Serrano: «Es una oportunidad de ofrecer a los asistentes al acto una parte de lo mejor de mí misma»

El discurso pregonero para las fiestas de San Julián de este año estará lleno de historia gracias a Almudena Serrano

Hablamos con Almudena Serrrano, directora del Archivo Histórico de Cuenca y una de las figuras más representativas de Cuenca dada su pasión por la Historia y su dedicación por enseñarla. Como reconocimiento a su carrera el ayuntamiento la ha elegido para ser pregonera de estas fiestas de San Julián 2018.

P: ¿Cómo reaccionaste ante la noticia?
R: La noticia me sorprendió muchísimo. Fue algo tan inesperado que me puse algo nerviosa. Una vez asumido el gran honor que supone ser pregonera de las Ferias y Fiestas de mi ciudad, me puse manos a la obra y darle forma a mi pregón.

P: ¿Qué sientes al ser pregonera de tu ciudad?
R: Mucha emoción y, también, una gran responsabilidad. Siempre me pareció algo tremendamente complicado hacer un pregón de fiestas, en que hay un público de lo más diverso. Es, también, una oportunidad de ofrecer a los asistentes al acto una parte de lo mejor de mí misma, mi forma de hacer Historia.

P: ¿Vas a integrar la historia en su discurso?
R: Claro, no puedo hacerlo de otro modo. Primero, por vocación, conocimientos, dedicación y la pasión que siento por la Historia. En segundo lugar, porque la interesante e importantísima Historia de Cuenca lo merece, y, sobre todo, porque la figura histórica de san Julián es la que está en la naturaleza de estas Ferias y Fiestas.

P: ¿Cuál es el papel de la historia, por qué es tan importante?
R: La Historia es fundamental en el conocimiento humano. Saber Historia es muy gratificante, y tener la oportunidad de enseñarla a los demás, una enorme satisfacción. En una ciudad tan atractiva como Cuenca, por su Naturaleza, Cultura e Historia, no es extraño que, quienes trabajamos de lleno con la Historia, nos afanemos en darla a conocer. Los vínculos históricos son determinantes para comprender el presente, y la trayectoria de esta ciudad, por supuesto, es indispensable en la Historia de España. Hay que conocerla porque es un incentivo más para respetar, por ejemplo, nuestro riquísimo Patrimonio. No en vano somos Ciudad Patrimonio de la Humanidad, que todos tenemos la obligación de cuidar y embellecer, porque es una ventana al mundo.

P: ¿Cuándo comenzaste a interesarte por ella?
R: La Historia me empezó a interesar de modo profesional al finalizar el Bachillerato y COU. Ahí me decanté, entre varias opciones que descarté, por la Historia. Estudié Geografía e Historia, especializándome en Historia Medieval, en la Universidad Complutense, y, antes de acabar la carrera tomé contacto profesional con los Archivos, que es mi dedicación profesional desde hace 30 años. En el Archivo Histórico llevo trabajando desde junio de 1997. Es un trabajo apasionante, con muchas posibilidades de difusión cultural y de servicio a los ciudadanos y a la propia Administración en la que estamos.

P: ¿Crees que en un futuro, como consecuencia de la digitalización, las instalaciones con el objetivo que tiene el archivo histórico irán desapareciendo?
R: Eso es imposible. El Patrimonio Documental no puede desaparecer, legalmente. El hecho de que se digitalice documentación y sea un recurso excelente, como de hecho es, a la hora de poner a disposición de todos información y datos no significa que el soporte papel o pergamino tengan que desaparecer. Las nuevas tecnologías no significan que los Archivos tengan que desaparecer. La digitalización es un recurso extraordinario del que disponemos para realizar nuestro trabajo con mayor eficacia y agilidad pero, en ningún caso, supone la eliminación de los documentos.

P: ¿Cuál es tu opinión de la digitalización?
R: Como digo, me parece un recurso fundamental hoy día, sin embargo cuando me preguntan cuándo se va a digitalizar el Archivo Histórico, mi respuesta no puede dejar de ser que ni es tan fácil ni es tan económico. Los recursos necesarios son cuantiosos y, sobre todo, lo fundamental de un Archivo es poder acceder a la información que contienen los documentos, y que nosotros tengamos los medios para poner a disposición de todos los ciudadanos los datos demandados. Y eso hoy es más que posible. La digitalización de documentos en investigación histórica, por ejemplo, nos permite ofrecer a nuestros usuarios unas imágenes de gran calidad, y, sobre todo, la erradicación de las fotocopias en la documentación histórica. Y, por supuesto, la inmediatez del envío de copias digitales a través de correo electrónico, por ejemplo. Algo que permite una mayor capacidad de respuesta y a los investigadores les ahorra mucho tiempo en sus investigaciones.

P: ¿Estás de acuerdo con la frase de que es necesario saber de dónde venimos para saber a dónde vamos? ¿A dónde vamos?
R: Claro que estoy de acuerdo. ¿Cómo se puede entender el hoy sin conocer el ayer…? Tantas cosas han ocurrido ya que hoy no son más que un reflejo tozudo del pasado. Por ejemplo, no habría más que echar un vistazo a la prensa española de mediados – finales del siglo XIX y principios del XX para entender que hay problemas y coyunturas que no cambian. Cualquiera puede hacer la prueba con esa lectura de la prensa. El resultado será la sorpresa porque hay noticias y opiniones de periodistas que, si no se leyese la fecha, podrían ser perfectamente de hoy día. De ahí que los Archiveros que ejercemos en la Historia, con el manejo de tanta documentación que nos ilustra, no dejemos de sonreír ante la machacona repetición de la Historia.

P: ¿De qué manera podemos aprender de la historia?
R: Hay muchas formas de acercarse a la Historia y en esta ciudad no faltan oportunidades. Los ciclos de conferencias, exposiciones, Archivos, Bibliotecas y Museos con los que cuenta esta ciudad y que tan frecuentados son por los conquenses y foráneos, no dejan lugar a la duda para que quienes quieran acercarse a aprender a estos foros, sin duda, saldrán enriquecidos con tanta información como difundimos.
Por mi parte y la responsabilidad que me corresponde, igualmente, desde el Archivo Histórico realizamos actividades culturales encaminadas a la difusión de la importantísima documentación que conservamos, de toda la provincia de Cuenca e, incluso, de otros lugares de España.
Realizamos ciclos de conferencias, exposiciones, visitas guiadas y, semanalmente, mi participación como colaboradora en la Cadena SER, en Cuenca, y en la emisión Nacional, los domingos, es otra forma de que quienes son amantes de la radio conozcan nuestra Historia en los espacios que hago: Así dicen los documentos y El arca de tres llaves, programas radiofónicos que volverán en septiembre.

P: ¿Qué historia lleva el actual archivo histórico entre sus paredes?
R: El Archivo Histórico de Cuenca es un Templo de la Historia por varios motivos. En primer lugar, porque ha sido testigo de la Historia de Cuenca desde hace mil años. No en vano ocupa el espacio en el que estuvo el Castillo de Cuenca, y ha sido un edificio emblemático y señero en esta ciudad: Tribunal de la Inquisición, Cuartel militar, Cárcel pública y, desde 1991, Archivo Histórico.
Y, en segundo lugar, porque lleva 27 años conservando los documentos que reflejan esa Historia, ese singular pasado de una ciudad castellana que fue tan relevante en siglos pasados. De ahí que yo hable de él como Templo de la Historia, porque lo es.

P: ¿Cuál es el documento que tengáis en el archivo que te resulte más curioso?
R: Sin duda, y por el año en el que estamos, tengo que señalar el documento más antiguo, que cumple 800 años. Un testimonio maravilloso de nuestra Historia, realizado en el año 1218, en una letra perfecta, llamada carolina francesa, que se encuentra en perfecto estado de conservación y al que dedicaremos una conferencia este otoño, que será anunciada con antelación suficiente. Este documento es un extraordinario exponente del Patrimonio Histórico de esta ciudad, dentro del que se integra el Patrimonio documental de Cuenca.

Comentarios