Inicio Libro Abierto Chris Herraiz: «En todas mis novelas lo más importante son los personajes»

Chris Herraiz: «En todas mis novelas lo más importante son los personajes»

Este martes se celebra el Día del Libro (23 de abril), fecha muy especial para todos los amantes de la lectura y escritura. Cuenca se volcará por completo con esta festividad, y como es habitual habrá diferentes actividades para conmemorar esta festividad. Posteriormente, entre el 25 de abril y el 2 de mayo se celebrará la Feria del Libro en la capital conquense, mientras que el Club de Lectura de Las Casas Ahorcadas hará su séptima edición de su reconocido certamen. Todo esto provocará que por Cuenca pasen multitud de escritores venidos de toda España, e incluso desde más allá de fronteras nacionales.

Que en Cuenca se escribe mucho, y se escribe bien, es un hecho. Quizá no todas las personas tengan su hueco en un mundo tan complicado como este, pero las nuevas tecnologías permiten abrirse hueco a otros autores que no se atreven a llamar por diversos motivos a las puertas de las editoriales. O puede que prefieran controlar en todo momento el tempo respecto a su obra, por lo que la autopublicación se convierte en algunos casos en su primera, a veces única, opción.

Es el caso del escritor conquense Chris Herraiz, que dejó su trabajo como desarrollador de software para dar rienda suelta a su imaginación. Han pasado tres años desde que publicó su primera obra, Zodion, pero su pluma ha plasmado otras treinta obras más, para un total de siete novelas y 24 guías argumentales (las cuales consisten en novelar videojuegos reconocidos).

¿Cuándo te llega la pasión por escribir? ¿En qué momento te dedicas a ello?

Empecé a escribir muchos años antes de tan siquiera planteármelo como un trabajo. Mis padres se ocuparon de que me aficionara a la lectura desde muy pequeño, y eso, como sucede habitualmente, me motivó a intentar escribir mi propia novela. Lo hice con once o doce años; aunque tal vez llamarlo «novela» sea muy atrevido. Sin embargo, se ha convertido en la precuela de todo. En el caso de Ynys, literalmente.

Después de aquello, no voy a negar que siempre he tenido en mente la idea de escribir una novela «de verdad»…, pero no fue hasta 2016 cuando finalmente me lo propuse en serio. Ni siquiera tuve que pensarlo; fue lo menos premeditado posible: se me ocurrió una idea durante un sueño, y al día siguiente ya estaba manos a la obra con lo que meses después acabaría titulándose «Zodion».

Precisamente, Zodion es tu ‘ópera prima’ en la que ya se ve lo que viene a ser tu literatura. Colocas a tus personajes en situaciones límite y les obligas a decidir en tiempo récord. ¿Cuánto trabajo hay detrás de cada uno de sus conflictos? ¿O te surgen según vas escribiendo?

Sé que esto puede sonar raro (e incluso producir desconfianza) a muchos lectores, pero en Zodion hay más improvisación que planificación. En realidad, creo que es parte imprescindible de su estilo. Primero hay que definir los puntos básicos del argumento, junto con una pequeña parte de la personalidad de cada personaje. Después, como bien has dicho, «suelto» a esos personajes en una situación que les resulta extraña, y juego a ver cómo reaccionan, cómo interactúan entre sí, cómo su forma de ser los lleva a buscar diferentes soluciones…

Por momentos, soy más espectador que autor, siguiendo el camino que abren los propios personajes. A medida que se desarrolla la historia, voy conociendo facetas de los personajes que antes no tenía definidas en mi mente. A veces incluso tengo intriga por saber qué va a pasar. Y eso es maravilloso.

Dicho así, parece ser que los personajes cobren vida en tu cabeza. En una novela con doce personajes principales, más otros secundarios que van cobrando protagonismo según avanza la trama, ¿no terminas volviéndote loco al ver cómo se desarrolla cada uno de los personajes?

Meter tantos protagonistas vuelve el proceso creativo mucho más complejo, para lo bueno y para lo malo. Obviamente, contar una misma historia desde doce puntos de vista, es muchísimo más difícil que hacerlo desde una sola. Cada vez que cambiaba de capítulo, me tocaba cambiar mi mentalidad; era una misma situación, pero desde un punto de vista que podría ser completamente opuesto. Y cambiar de «personaje» es mucho más que cambiar de «forma de actuar»; también hay que recordar cómo es su relación con cada uno de los demás participantes, cuáles son sus objetivos personales, qué sabe y qué no sabe de todo lo ocurrido…

Por otro lado, lo hace todo más interesante. La evolución de un personaje dentro de una historia siempre tiene un límite. En cambio, con más personajes, ese desarrollo se multiplica. Especialmente si tenemos en cuenta que Zodion está narrado mayoritariamente en primera persona.

En cualquier caso, si una cosa caracteriza Zodion y tus novelas es tu gusto por los diálogos. Es a través de ellos como intentas hacer avanzar la trama y deshacer los diferentes conflictos

En todas mis novelas, lo más importante son los personajes. No es tan relevante lo que sucede como la forma en que los implicados lo afrontan. Veo las conversaciones como un «2 por 1»: desarrollas el argumento al mismo tiempo que profundizas en la mente de los personajes. A veces incluso, lo reconozco, me incomoda escribir descripciones. La voz del narrador es anodina y monocromática, mientras que los personajes aportan variedad con sus matices únicos.

A veces pienso si no debería escribir obras de teatro en vez de novelas…

Quien escribe estas líneas también ha leído Mictlan.tv, una novela con un trasfondo crítico hacia la sociedad actual y que, en cierta manera, también tiene el protagonismo en la toma de decisiones de los personajes. ¿Esta característica es así en todas tus novelas? ¿Podrías describir cada una de ellas de una manera breve?

Diría que sí; la crítica social es un elemento común de mis novelas, aunque en algunos casos resulte más explícito que en otros. En el ejemplo que has puesto, e incluso más aún en Terrakalank, podría decirse que esa crítica es el pilar base.
Al desarrollar los personajes, lo hago partiendo de mi visión realista de la humanidad, lo que propicia características negativas en absolutamente todos ellos. No hay «héroes». Incluso los protagonistas dan motivos para ser odiados, precisamente por tener comportamientos realistas. Habrá quien lo considere una crítica a la humanidad, y quien lo vea con naturalidad. Ambas posturas vienen a ser lo mismo; sólo cambian sus pretensiones.

Es difícil resumir en una línea toda una novela, pero, basándonos en el concepto de cada una, podría decirse que:

Zodion pone a prueba a un grupo de personas muy diferentes entre sí, demostrando de qué son capaces al enfrentarse a situaciones mentalmente extremas.
– Lo más importante de Terrakalank es su reflexión filosófica sobre religión e igualdad (dos extremos usualmente opuestos).
Mictlan.tv es una historia de supervivencia dentro de una prisión, en la que son obligados a… Bueno, mejor descubrirlo vosotros mismos.
Ynys nació como una novela de aventuras sin pretensiones, en contraposición a todo lo anterior, con una protagonista que, sin duda, es de mis personajes favoritos.
– Con La dimensión de las respuestas, di el salto al terreno de la fantasía; concretamente, a la «fantasía oscura», que algunos definirían como «terror psicológico».

Cambiando de tercio, ¿cómo está siendo tu aventura en el mundo de la autopublicación? ¿Has probado o intentado ir a través de editorial?

Estoy muy contento con Amazon y Kobo, ya que ponen muchas facilidades para autopublicar. Tenemos la suerte de vivir en una época donde, por primera vez, podemos vender nuestros libros en todo el mundo sin necesidad de salir de casa. Lo que para nosotros ya es algo «normal», hace pocos años era impensable, excepto para unos pocos visionarios (probablemente considerados locos).

Lo más complicado es darse a conocer, especialmente para alguien sin apenas contactos, como es mi caso. Al final, dependes de redes sociales y del boca a boca. La gente, por lo general, es bastante egoísta e insolidaria, así que no queda más remedio que trabajar duro, insistir una y otra vez, aprovechar cualquier oportunidad de promoción, y, sobre todo, tener mucha suerte.

Por el momento no he probado a trabajar con editoriales. No es algo que tenga pensado a corto plazo, aunque tampoco lo descarto. Me resultan frustrantes los largos tiempos de espera y el tener que depender de otros…

Mencionas Amazon y Kobo, pero algunos de tus libros ya están en una librería conquense

La Librería Toro Ibérico me dio la oportunidad de vender mis novelas en su establecimiento, algo poco habitual. En otros lugares se negaron, alegando que únicamente trabajan con editoriales. Aún es pronto para sacar conclusiones, pues apenas llevan un par de semanas a la venta, pero tengo esperanzas en encontrar aquí otra vía de negocio. Si la gente se interesa por mis libros, seguiré llevándolos a su librería. Quien se niegue a comprar por internet, ya no tiene excusa…, siempre que viva en Cuenca, claro.

¿Cuáles son los mayores problemas que estás viendo por ir, digamos, a tu propia bola a la hora de publicar? ¿Cómo te encargas de tu promoción?

La primera dificultad es que tienes que ocuparte de todo: escritura, corrección, maquetación para libros en papel y su correspondiente adaptación a digital, promoción, mantenimiento… En mi caso, es un trabajo que hago con gusto. Me ha sido de mucha ayuda poseer conocimientos de programación, aunque cualquiera puede sacar algo decente con un mínimo de aprendizaje, esfuerzo y ensayo-error.

Lo único que se me resiste son las portadas, así que no tengo más remedio que depender de otros, lo que implica una inversión de dinero previa, que, supongo, no tendría con una editorial.

Baso casi toda mi promoción en mi blog personal, Mako Sedai, que viene a ser mi marca personal; y también en Twitter, donde hago sorteos todos los meses. Como dije antes, la gente se muestra muy reacia a compartir y ayudar, así que, al final, no hay nada mejor para promocionarse que dar cosas gratis. Nada nuevo.

Tienes 31 libros publicados, que se dividen en 7 novelas y 24 guías argumentales. ¿Qué es exactamente una guía argumental? ¿Cuál de los dos géneros te gusta más escribir o, al menos, en cuál te sientes más cómodo?

Las guías argumentales son adaptaciones literarias de videojuegos. No son las típicas guías que te dicen cómo pasarte un juego, ni tampoco estrictamente novelas, aunque está más cerca de lo segundo que de lo primero. Hay videojuegos cuyas historias no tienen nada que envidiar a novelas convencionales, pero no todo el mundo quiere o puede invertir tantas horas en ellos. Con las guías argumentales, es posible conocer todo el argumento de un determinado videojuego, o, en un ejercicio de nostalgia, recordar esas aventuras que tanto nos marcaron en su día.

Ahora he dado un paso más, con la guía argumental de Final Fantasy XIV, videojuego que no ha sido traducido al castellano y que ya me estoy ocupando yo de hacerlo. Es un trabajo brutal. La primera entrega son 804 páginas, y no es ni la mitad del juego completo…

De todos modos, si pudiera elegir, me dedicaría exclusivamente a las novelas. Es infinitamente más gratificante crear una historia que adaptarla. El problema es que resulta un proceso más difícil, largo y costoso, para acabar vendiendo mucho menos que con las guías argumentales. Si algún día puedo dedicarme en exclusiva a las novelas, será eso lo que haré. Hasta entonces, tendré que dar prioridad a las guías argumentales. En un par de semanas saldrá a la venta la número 25, y en junio la 26. ¡La máquina no para!

Justo quería concluir esta entrevista preguntando acerca de tus próximos proyectos, pero ya veo que tienes entre manos otras dos guías argumentales. Para tu siguiente novela, ¿cuándo verá la luz?

Lo cierto es que tengo varias novelas empezadas, algunas incluso muy avanzadas. Es una lástima no poder dedicarle más tiempo, porque motivación no me falta. Pero si hablamos de «realidades» en vez de «proyectos», habrá que esperar a otoño de este mismo año. Es la fecha aproximada en que me gustaría publicar mi octava novela; la primera de corte exclusivamente humorístico. Estoy deseando darla a conocer, pero aún es pronto para dar más detalles.

Comentarios