Inicio Libro Abierto Cix Valak: «Jugar de forma habitual con mis amigos a rol me...

Cix Valak: «Jugar de forma habitual con mis amigos a rol me ayuda a mantener en forma la creatividad»

La literatura es magia. A través de las palabras, es capaz de trasladar al lector una historia, unos personajes, unas tramas… en definitiva: un mundo nuevo. Y en la escena independiente hay un escritor que lleva esa ‘brujería’ adherida. Se trata de Cix Valak, seudónimo de un autor cuya personalidad trasciende por completo al individuo que se encuentra detrás de esa máscara y esa pose. Porque no importa quién esté, sino que es el enlace entre nuestra realidad y la de su universo ficticio hasta el punto de que tras tan solo unos segundos a su lado, uno se teletransporta al Universo Original. Díganme si eso no es magia…

Formado como psicólogo y de padres libreros, Cix Valak es un apasionado de la fantasía y consigue tanto en sus novelas como en los actos a los que acude que todos aquellos que se atrevan a introducirse en su mundo se reencuentren con su niñez. Y no, no es porque se trate de literatura infantil (¡ojo! nadie está en contra de esa clase de literatura), sino porque los niños son capaces de creerse todo a través de su imaginación. Precisamente, la imaginación de Cix Valak es el vehículo utilizado para que volvamos a encontrarnos con la nuestra propia.

Cix Valak lleva más de tres décadas trabajando en ese mundo paralelo y todo lo que escribe está ligado a ese universo. Empezó como divertimento con sus amigos en partidas de rol y en algunos relatos, pero su creatividad ha trascendido hasta dotar de una profundidad sin igual a sus entornos, personajes y tramas. Fue tal el éxito entre su círculo cercano que con los años le pidieron crear un libro ambientado en ese universo de fantasía épica, lo cual debemos dar gracias el resto de mortales, porque solo de esta forma hemos podido llegar a su original mundo. En cualquier caso, para entender mejor quién es Cix Valak podríamos asemejarlo con el siempre presente Miguel Romero, quien es el Cronista Oficial de Cuenca. Dada esta similitud, Cix Valak es el Cronista Oficial del Universo Original. Él, simplemente (y no porque sea fácil), se dedica a detallar cuánto ha sucedido, sucede y sucederá en ese mundo.

Su primera novela, publicada en la editorial de autopublicación Círculo Rojo’, se titula Los mundos profanos (2017), primer volumen de la saga ‘La leyenda del tercer vuelo‘, y cuya segunda parte vio la luz en este 2020 con título ‘El universo original’. Actualmente se encuentra en el proceso de transcribir las historias de su mundo en un tercer volumen. También tiene otras obras como El caballero de la lluvia y La ingeniosa profanación.

Él será uno de los autores que estarán presentes en Cuenca en el Festival de Literatura Independiente ‘Cuenca es Indie’, entre el 13 y 14 de marzo. Llegará a la capital de las Casas Colgadas desde un universo lejano tras recorrer pueblos y ciudades en busca de una persona especial. ¿La encontrará en nuestra ciudad?

¿Crees que es igual de importante la construcción de los personajes secundarios y principales?
Si contemplamos un cuadro, o visionamos una película, hay ocasiones en las que nos resulta de una calidad increíble y no siempre tenemos claro el motivo. Pienso que tiene que ver con que, cuanto acompaña al personaje, o a la historia principal, posee detalles bien definidos. No somos conscientes, salvo en un segundo o tercer visionado, de cómo el gesto de un personaje acompaña y refuerza la escena del principal; de cómo el paisaje que se ve de fondo es coherente con el momento y las emociones que se pretenden trasladar.

Lo mismo sucede en la literatura y, ahora sí, respondiendo a la pregunta, los personajes secundarios deberían ser igual o más importantes que el principal. Sobre todo en relación al esfuerzo que el autor debe dedicarlos, ya que al principal se le presupone un tiempo de trabajo previo y una construcción más trabajada.

Sea del género que sea la obra, los entornos, las tramas y, en consecuencia, los personajes secundarios deben irradiar credibilidad, no ser entes de relleno. Ayudan a contextualizar y crean un misterio especial en torno a ellos, ya que el lector debería querer saber más sobre sus historias y vínculo con lo principal.

En una obra coral además ayudan a aumentar la probabilidad de que te sientas identificado con alguno de ellos, cuanto más diversos sean y mejor trabajados estén sus trasfondos, más amplio será el tipo de lector al que podrás llegar con una buena historia.

¿Escribirías una historia por petición de los lectores aunque tuvieras que salirte de tu zona de confort?
Si tiene relación con alguna obra anterior, posiblemente sí. Al menos, seguro que me lo plantearía. Puede que un personaje o una situación hayan llamado la atención a varios lectores y quieran conocer más o profundizar sobre temas que quedaran abiertos.

Vivimos en una era donde impera cada vez más la interacción y los entornos colaborativos; hay que adaptarse a esta realidad y demostrar a los lectores que la literatura deja de ser un sistema de comunicación unidireccional. En lo personal me resulta fantástico este nuevo modelo donde sabes que tu creación puede contar con un alto nivel de interés, incluso antes de haber comenzado a escribir.

Por otra parte, si la petición fuera algo ajeno a mis obras anteriores, sería más fácil que lo desestimara; aunque no lo descartaría. Depende de las ganas que me sugiriera escribirlo.

¿Cómo superas un bajón literario? ¿Qué se te ocurre si alguna vez te bloqueas y faltan ideas o avance? ¿Qué logra inspirarte en esos momentos?
Casi a diario acostumbro a caminar adentrándome en la naturaleza. Para mí tiene un efecto mágico, la inspiración llega de forma automática. Lo acompaño con música, pongo banda sonora al paseo por el bosque o la montaña y comienzo a divagar sobre las historias que escribo o futuribles relatos.

Además, jugar de forma habitual con mis amigos a rol me ayuda a mantener en forma la creatividad. Funciona como un fantástico hábito para que no decaiga la imaginación, la capacidad de soñar despierto y de comprender qué funciona a la hora de pasar un buen rato evadiendo la realidad. Son los mismos objetivos que pretendo cuando escribo y pienso en los lectores.

Di una novela que te hubiera gustado escribir y por qué
La Historia Interminable de Michael Ende. La leí de niño, mis padres regentaban una librería y adquirí ese hábito desde bien pequeño.
Fue la primera vez que sentí que yo formaba parte de esa novela, que el libro tenía una capacidad mágica y te transportaba a un lugar de fantasía. A raíz de esa experiencia comencé a leer librojuegos y los libritos de “Elige tu propia aventura” en busca de esa sensación de interacción. Por último llegué a los juegos de rol donde conocí la máxima expresión de inmersión imaginativa.

En mis obras se refleja la influencia que La Historia Interminable ha tenido en mi desarrollo creativo. El libro y la persona que lo lea se convierten en un protagonista más.

Fragmento de La leyenda del tercer vuelo. Volumen I: Los mundos profanos
El viento gélido soplaba con fuerza brava en aquella época del año. Por desgracia para Amaj-Fou, la negra capa de terciopelo no resultaba demasiado práctica para protegerse del frío. Tras casi una hora de lastimoso ascenso, su fuerza de voluntad le llevó a coronar la cima. Aliviado, comprobó que su búsqueda finalizó con éxito. Allí se alzaba, en contra del sentido común, una extraña edificación. Se trataba de una enorme viga de madera clavada de forma vertical en el suelo, reforzada con enormes grapas de hierro, y sobre cuya parte superior se divisaba una construcción en forma de montículo. Moldeado con lo que parecía ser una extraña mezcla de barro y otros materiales naturales, no disponía de acceso para llegar hasta él, ni siquiera parecía tener habilitados agarres para trepar hasta la peculiar casa. En la parte inferior, sobresalía un cuerno similar al de un toro, insertado en la estructura de madera. Amaj-Fou sopló con fuerza hasta marearse. Tras más de diez intentos escuchando cómo en la zona del montículo se generaba un sonido similar al ulular de un búho, nadie atendió su llamada. Maldijo en todas las lenguas que conocía sin llegar a entender dónde podría haber ido el dueño de tan peculiar casa. El falso noble no era consciente de que aquella ausencia se iba a convertir en una bendición.

Comentarios