Inicio Libro Abierto Relatos Recuerdos

Recuerdos

Año 2030, todos los seres humanos están contagiados con un virus que les hace perder la memoria de lo ocurrido entre los dos últimos periodos de sueño, el virus destruye las células neuronales encargadas de los últimos recuerdos, las que descansan durante el sueño, es decir, todos los seres humanos están en un bucle en el que cuando se despiertan vuelven al día que se infectaron, su mente amanece en un día de hace diez años, sin saber por qué están aquí, ni cuándo, sin saber qué ha sido de su vida durante todo este tiempo, eso los que siguen vivos, la sociedad está completamente rota, los gobiernos y los países han desaparecido, el ser humano se ha vuelto desconfiado, se trata de supervivencia, de aguantar vivo un día más. Pero aun así la capacidad de superar cualquier escollo y aferrarse a la vida de las personas les ha llevado a pulir una técnica, escribir un diario, en él apuntan todo lo que pueden, sobre todo, dejar explicado al “yo” del mañana qué está pasando, los pasos dados hasta ahora  y los planes establecidos, aunque cada periodo de sueño que pasa es más complicado, cada vez hay más que leer, es difícil desarrollar una vida si pasas más de la mitad de ella enterándote de qué va, qué es lo que pasa y cómo debes actuar, y aun así, tienes que creerte lo que estás leyendo, la mente desconfiada de aquél que se despierta completamente desorientado, con un cuaderno de notas que reza en la portada “IMPORTANTE, LEER” , una historia completamente inverosímil para la mayoría de las personas, debes saber qué escribir para autoconvencerte mañana. Además debes tener suerte de que tengas tiempo para leer, que tu refugio te permita ponerte al día sin ningún peligro, y que tu día te haya permitido escribir lo que ha pasado y no haya ninguna circunstancia que te haga perder tu diario. Aquellos que han perdido su diario han muerto, o acaban de esclavos de otros, mano de obra barata que nunca podrá reprocharte nada, no hace falta decir que los derechos humanos son un recuerdo muy lejano.

Se cree que un ser humano puede estar unos 11 días sin dormir sin sufrir daños cerebrales y alucinaciones, pero ese dato es para un momento puntual, cuando tú tienes que alargar los periodos de vigilia como una costumbre no puedes llevarlos al extremo, la salud se vería deteriorada en poco tiempo, pero a la vez te tiene que dar tiempo a leer y escribir, y entre medias, vivir. Las costumbres del ser humano han cambiado, ahora duermen unas 12 horas y se mantienen despiertos unas 72 horas, ahora cada persona mide el tiempo a su manera, por “despertares”, y depende de cada uno, y así lo detallan en sus diarios:

Día 3 desde mi último despertar, el 1343, no creo que pueda continuar mucho más despierto, continúo con todos mis estudios sobre las neurotoxinas que nos están haciendo esto. No puede haber virus más letal para el ser humano que convertirlo en un animal individual, le ha quitado cualquier capacidad social y participativa. Al no recordar nada, aunque se haya quedado escrito, los vínculos sociales quedan completamente rotos por la desconfianza, aunque se cree una jerarquía de mando, en el siguiente despertar los que han quedado por debajo en la escala de mando creen que han sido obligados a firmar por el ego humano, no somos capaces de asimilar que estamos por debajo de otro sin una buena razón, y hoy por hoy, esas razones se olvidan durante el sueño.

Últimamente estoy recibiendo pocos ataques, sospecho que ya quedamos pocos, me pregunto cuántas personas habrán muerto por no hablar, por no conversar, no preguntar, por desconfiar, por su desorientación, tantas muertes innecesarias.

Tengo que dejar de hacer disertaciones filosóficas, estoy tardando entre 8 y 9 horas en leer el diario, y debo ir resumiendo, pronto me ocupará un tiempo que no me puedo permitir.

Dejo todos los datos sobre las investigación en el diario científico, para evitar leerlo a diario apunto aquí el siguiente pasó y por qué. Hay que comenzar el trigésimo segundo intento de traspasar la corteza del virus con los aminoácidos, la rutina ha de ser iniciada con el vial 4, espero que funcione.

Arturo es médico, y su misión desde que estabilizó la situación es encontrar una cura antes de la extinción del ser humano. Ya no nacen niños, el hecho mismo de la procreación se ha convertido en un acto extraño ya que aunque un diario te diga que estás manteniendo una relación con la persona que se ha levantado a tu lado, no te acuerdas de él, ni de su cara siquiera. Aquellas parejas que ya estaban juntas antes del virus o son mayores para ser padres o han decidido no traer niños a este mundo, sólo sería un estorbo en la labor de supervivencia diaria. Las personas ya no piensan en la supervivencia de la raza, sólo piensan en la suya. Arturo tiene la teoría de que puede crear una vacuna que traspase la corteza del virus y acabe con él. La labor de investigar sin acordarte de nada cada despertar es ardua y complicada, no sé si la imaginación puede alcanzar el nivel de avance que puede tener una investigación en estas condiciones, te despiertas, te pones al día con tu vida, te aseguras el alimento y la seguridad para el resto del periodo de vigilia, y ahora, te pones al día con la investigación, y a partir de ahí, reanudas los ensayos y experimentos, todo eso con mil ojos, ya que nunca sabes quién va a decidir ese día que lo tuyo es suyo y que tú eres un estorbo:

Despertar 1344: Intento 32º de perforación de corteza del virus: he cargado la muestra de la nueva cepa en el microscopio, el proceso dura varias horas, entre 3 y 4. Se comprueba el deterioro de varios ejemplares del virus, estoy emocionado, eufórico, falta depurar la fórmula, pero he dado con la solución, estoy cansado, no tengo más remedio que seguir con el experimento en el siguiente despertar.

Arturo se mete en la cama imaginando, soñando despierto, cómo su vacuna salvará al mundo, y el duro trabajo que será reorganizar la sociedad, imagina lo primero, cómo distribuir la vacuna, tiene que idear algún tipo de discurso o documento que convenza al resto de personas, nadie le va a creer, no en estas circunstancias, no en una sociedad en la que la base es la desconfianza y la seguridad, a todo aquél que se acerque con la intención de darle la vacuna le va a responder con intento de huida en el mejor de los casos, o va a intentar matarlo, siempre como mecanismo de defensa. Debe estudiar bien este tema. Una vez todos curados, deberán organizarse, hacer algún tipo de estatuto o constitución, elegir líderes capaces de crear algo parecido a una civilización pacífica, esta parte no va a ser más fácil, Arturo imagina que se crearán grupos que lucharán por el poder, lo más seguro es que la vacuna provoque una guerra con muchos frentes. Arturo intenta imaginar cómo será la sociedad una vez organizada, Arturo cree que los derechos de las mujeres retrocederán cientos de años, la sociedad se volverá completamente patriarcal ya que los primeros años serán dedicados a la agricultura y la ganadería, a la minería sin maquinaria, los oficios más necesarios son los que más fuerza necesitan, las mujeres serán relegadas a la procreación para la longevidad de la especie y serán tratadas como tales, no serán tenidas en cuenta en la toma de decisiones y eso las relegará a ciudadanos de segunda. Arturo empieza a darse cuenta de que la vacuna hará más mal que bien, no le gusta cómo se plantea el futuro de la sociedad, el virus ha perjudicado más de lo que biológicamente es capaz, ha destrozado una sociedad que le va a costar cientos de años recuperar un estatus equivalente al que tenía cuando el virus llegó. Se levanta de la cama, ha decidido apuntar en su diario todos sus pensamientos, sus dudas, sus preocupaciones, Arturo escribe en su diario todo lo que pasa por su cabeza para que en el siguiente despertar pueda tomar una decisión, sabe perfectamente que las cosas se ven de forma más optimista recién levantado.

 

Despertar 1345: una vez encontrada la cura he decidido aplicarme la vacuna y guardar la fórmula, pero no la voy a hacer pública, el virus ya ha hecho el daño, no estoy preparado para ser el responsable de miles de muertos. Hoy me he asomado al exterior, hace un día precioso, la contaminación que el ser humano provocó en las últimas décadas de su civilización ya ha desaparecido, la vegetación y los animales campan a sus anchas, el planeta ha resurgido, por fin respira de nuevo, no se agotan recursos, no se extinguen animales, el ser humano es una pequeña mancha en la historia de este planeta que un virus se ha encargado de limpiar, quizás la naturaleza se cansase de nosotros y nos obligó a parar. Si todo va bien ésta será la última anotación de este diario. Es un nuevo comienzo para mí, pero no para el ser humano, lo siento.

Comentarios