Inicio Liga F8 Globalcaja Manolo Moya: “En la Liga Globalcaja Benjamín F8 lo último que miramos...

Manolo Moya: “En la Liga Globalcaja Benjamín F8 lo último que miramos es el resultado”

El pasado fin de semana arrancó la II Liga Globalcaja Benjamín de Fútbol 8 en Cuenca, en la que compiten 36 equipos distribuidos en cinco grupos, siendo Cuenca una de las provincias con más representantes. En total, la competición cuenta con más de 1.500 niños entre Ciudad Real, Albacete y Cuenca, por lo que queda claro el éxito de esta novedosa liga que volverá a contar con el principal patrocinio de Globalcaja y la organización de la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha.

Los grupos de Cuenca ya publicados han sido denominados como ‘Grupo Quijote’, que cuenta con equipos de Tarancón, Horcajo de Santiago y Santa Cruz de la Zarza, además de ‘Cuenca A’ y ‘Cuenca B’, ambos con equipos de la capital. A estos grupos se unirán dos más, uno por la zona de Mota del Cuervo que contará con seis equipos y cuyo inicio será de manera inminente, mientras que el segundo será por la zona de ‘La Manchuela’, contando con 10 equipos e iniciándose en el mes de febrero.

Aprovechando este inicio de competición hemos hablado con el delegado de fútbol en la provincia de Cuenca, Manolo Moya, quien además ejerce de coordinador de esta liga en Cuenca y es entrenador de otro de los clubes benjamines.

¿Qué clase de valores queréis transmitir en esta II Liga Globalcaja Benjamín de Fútbol 8?

Los normales del deporte. Formar este tipo de jugadores para que puedan seguir en el mundo del fútbol y vayamos avanzando. Es un abanico muy grande el que se abre, con cerca de 100 equipos en toda la competición. Son unos 1.500 jugadores, que son muchos para nuestra región, gracias también al patrocinador Globalcaja.

Hasta hace dos años en Cuenca, los benjamines apenas tenían partidos. A nivel provincial estaba prácticamente muerto y solo trabajaban en sus respectivas escuelas. Ahora, ya empiezan a competir y reunirse con otros compañeros, que así es como me gusta llamar a los adversarios.

Entiendo que la competición es un valor añadido y que lo se pretende son otros objetivos

Lo último que miramos es el resultado. Hay equipos que por nivel pueden optar a terminar primeros. Principalmente, lo que buscamos es la convivencia.

¿Hay algún tipo de charla con padres y/o entrenadores previa al inicio de la competición?

Previamente nos reunimos con los entrenadores. Son charlas más técnicas, pero los que estamos llevando estos equipos sabemos lo que tenemos entre manos. Nunca hemos tenido problemas con la competición. El año pasado, por ejemplo, todo fue como una balsa de agua.

Lo pregunto porque, lamentablemente, suele haber altercados en las gradas entre familiares. El último ejemplo fue el pasado fin de semana en Murcia

Estamos trabajando desde la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha para erradicar toda esta clase de problemas. Hay un proyecto de prevención, que se está trabajando en conjunto con la Diputación y la Junta de Comunidades.

¿Se nota el éxito de la primera edición en esta segunda? Sobre todo a la hora de inscribirse

Los propios entrenadores y los propios clubes hemos tenido muchas llamadas para ver cómo podían apuntarse otros equipos. La gente estaba muy ilusionada con esta competición, y los que participaron el año pasado acabaron muy contentos.

¿Cómo lo hace para compaginar todas las funciones que tiene dentro de esta competición?

Me multiplico, porque realmente es imposible. Tengo colaboradores que me ayudan. Es un poquito complicado, pero al tener colaboradores y conocer a los entrenadores que llevan esta clase de niños, puedo asumir perfectamente mi rol.

Cada jornada termina convirtiéndose en una fiesta, ¿no? Lo digo por la cantidad de niños que se juntan

En Cuenca, durante la primera fase y como tenemos el problema de las instalaciones, aprovechamos los parones del fútbol 8 alevín, para coger esas horas libres y de esa forma jugar dos jornadas en una. Lo hacemos como se hace en La Manchuela, allí se reúnen en una población y así van avanzando su liga. Es como una fiesta del fútbol en cada una de las poblaciones, ya que se juntan unos 200 niños, más los padres.

Es bonito ver cómo los padres llevan sus almuerzos, y están disfrutando con ellos en los parones entre los partidos. El otro día, ver la tribuna de La Beneficencia llena, y con el mal tiempo que hacía, eso es lo que te llena.

Comentarios