Inicio Noticias Fútbol El Hadary fue el protagonista de un encuentro intrascendente entre Egipto y...

El Hadary fue el protagonista de un encuentro intrascendente entre Egipto y Arabia Saudí

Vía Mundo Deportivo

El Hadary fue el gran protagonista de un encuentro falto de emoción entre las selecciones de Arabia Saudí y Egipto. El meta de los faraones se convirtió, con su titularidad, en el jugador más longevo en disputar un partido de copa del mundo. A sus 45 años saltó al campo y fue vital para los suyos, llegando a detener uno de los dos lanzamientos de penalti que se decretaron en la primera mitad y realizando alguna intervención de mucho mérito.

Egipto y Arabia Saudí si citaron en un estadio de Volvogrado que presentaba bastantes butacas vacías. El hecho de que se enfrentaran dos selecciones ya eliminadas era el principal causante de esa ausencia de público. El partido comenzó con una selección arábiga dominando a base posesión, algo que ya habíamos visto bastante en lo asiáticos en sus encuentros ante Uruguay y Rusia. Dominaban y cada vez se acercaban más a la portera de El Hadary. Sin embargo, esa posesión no se transformaba en ocasiones de gol claras. La poca agresividad de la parcela ofensiva del combinado de Pizzi ha sido uno de los debes de una selección con capacidad de tener el balón, pero también de convertir este hecho en algo negativo para ellos.

De este modo, la acción más peligrosa de la primera parte fue para Egipto, que aprovechó un robo en zona de creación ante una tímida salida saudita. El balón pasó al lado norafricano y Salah echó a correr, trazando un desmarque entre los dos centrales que fue acompañado de un gran pase en largo. Salah se pudo resarcir, de alguna forma, tras sus problemas físicos en este mundial con un nuevo gol. El del Liverpool controló el balón con su zurda y definió elevando el balón por encima de la salida de El Mosailem. Así subió el primer gol al marcador, que supuso el segundo gol de Mohamed Salah en dos partidos disputados con Egipto.

El gol sentó bastante mal a una débil Arabia Saudí que se vino abajo. Egipto continuó esperando para aprovechar otro error del rival. En este contexto, Trezeguet disfrutó de dos acciones claras para aumentar la renta egipcia en el marcador. Una de ellas tras una gran acción técnica de Salah para habilitar al 21 que envió la pelota bastante arriba. La segunda ocasión fue fabricada por el propio Trezeguet, pero el disparo final se marchó rozando el palo largo. Llegando al final del primer tiempo, Arabia Saudí apretó los dientes y estuvo a punto de conseguir el empate. Pero sobre el minuto 40 de partido, el colegiado indicó penalti por mano de Fathi dentro del área. Fahad se encargó del lanzarlo, pero en vez de meter a los suyos en el encuentro, agrandó la leyenda de un ya legendario El Hadary, ya que el meta de 45 años detuvo el disparo.

Después de una primera parte ya muy accidentada, esta no finalizó con la acción del penalti. El colegiado del encuentro decretó un nuevo lanzamiento desde los 11 metros en el descuento en una polémica decisión que tuvo que ser revisada por el VAR y por el propio árbitro para asegurarse. Parar un segundo penalti hubiera sido apoteósico para El Hadary, pero Al Faraj anotó el primer gol de Arabia Saudí en este campeonato del mundo.

La segunda parte nos dejó bastante poco comparado con una ajetreada primera mitad. Ambos equipos acusaron demasiado centrocampismo, sin acercarse con peligro al área del contrario. Esta situación se prolongó hasta el minuto 69, donde Arabia Saudí consiguió rematar un centro al área egipcia con peligro. El Hadary respondió genialmente de nuevo, evitando que los asiáticos se pusieran por delante con una gran mano arriba. Tras esto, el domino se volvió a repartir. La emoción fue la gran ausente de un partido donde ninguna selección se jugaba nada a nivel clasificatorio. Arabia Saudí trataba de acumular largos tramos de posesión, pero sin poder sacarle mucho partido. Egipto, por otro lado, esperaba aprovechar otro error de los verdes.

Arabia Saudí se llevó la victoria a pesar de que un activo y mal acompañado Salah en ataque lo intentó por activa y por pasiva. Al Dawsari anotó el gol que hacía estallar de alegría al cuadro arábigo y dejaba a los egipcios con cara de pocos amigos. De esta forma, Egipto se marcha de Rusia 2018 con 0 puntos, cayendo derrotado en los tres partidos que ha disputado. Arabia Saudí se llevó una pequeña alegría al final, cumpliendo con la gran cantidad de partidos que se están decidiendo en los instantes finales.

Comentarios