Inicio Mundial Bélgica dio el campanazo eliminando a Brasil (1-2)

Bélgica dio el campanazo eliminando a Brasil (1-2)

Brasil no dudó lo más mínimo a la hora de saltar al campo. Los primeros diez minutos estuvieron protagonizados por un empuje ofensivo carioca que dejaba casi por un imposible que Bélgica se fuera a los vestuarios sin conceder ningún gol. Entre ataque y ataque brasileño, los diablos rojos consiguieron cazar algún contragolpe que generó ciertas dudas en el cuadro de Tite. Los belgas cargaron la zona de Fagner, el defensor más débil, y campaban a sus anchas cuando conseguían salir con espacios. En el minuto 13 de juego, un golpe de suerte sonrió a Bélgica en forma de gol. En el primer saque de esquina que botaba Hazard, Fernandinho contactó con el balón en el primer palo con tan mala suerte que este acabó en el fondo de su propia portería.

Ese cambio de guion fue letal para una Brasil que ahora estaba en la imperiosa necesidad de irse arriba en busca de la igualada. Bélgica aprovechó la necesidad de su rival para implementar su mayor virtud: el contragolpe. Roberto Martínez arriesgó dejando arriba a Lukaku y Hazard cuando Brasil atacaba. De Bruyne bajaba tímidamente para ayudar y, sobre todo, para ser el conductor de la salida al ataque de los suyos cuando recuperaran el balón. El plan no pudo salir mejor. Contra más se volcaba Brasil y chocaba contra un superlativo Courtois, con más peligro llegaba Bélgica. De Bruyne, Hazard y Lukaku corrieron como nuca sobre los espacios que el conjunto carioca concedía en su búsqueda del empate.

Así, el delantero del Manchester United fue esencial en el segundo tanto belga. Un saque de esquina en contra pasó a ser gol a favor de los diablos rojos. El rechace del centro fue controlado por Lukaku. El tanque belga aguantó de espaldas, se dio media vuelta y exprimió su terrible potencia de piernas para trasladar un contragolpe letal. Cedió el balón en el momento justo a su compañero De Bruyne, el cual engatilló un disparo fortísimo y sin miramientos que no obtuvo respuesta de Allisson. El balón besó las redes por segunda vez y Brasil no daba crédito. Los Neymar, Coutinho, Willian y compañía no podían derribar un muro belga carente de jugadores de calidad en algunos puestos, pero ordenado de forma genial bajo un sistema de ayudas que fue tremendamente efectivo contra Brasil. Los de Tite apretaron, buscando recortar distancias, pero se volvieron a encontrar con un gran Courtois que permitió que al descanso se llegara con el 0-2.

El dominio brasileño aumentó en el segundo tiempo. Los cambios de Tite resultaron efectivos y encerraron a Bélgica en su propio campo. Roberto Martínez tardó en reaccionar demasiado y los suyos se fueron agotando sin tener ninguna alternativa en ataque. Renato Augusto, recién salido, anotó en llegada desde atrás tras un gran pase de Coutinho. Así, los 15 últimos minutos del partido pasaron a ser un infarto por ambos lados. Brasil lo intentó por activa y por pasiva, con un Douglas Costa superlativo que hizo trizas la banda izquierda belga. Coutinho tuvo la luz apagada, al igual que Neymar. Los últimos minutos de Hazard fueron extraordinarios. El jugador del Chelsea realizó una exhibición en los últimos instantes de lo que Bélgica necesitaba. Así las cosas, se consumó la enésima sorpresa del mundial, con Bélgica accediendo a unas semifinales que disputará ante Francia.

Comentarios