El balón parado y Pickford aseguran el pase inglés a las semifinales

El balón parado y Pickford aseguran el pase inglés a las semifinales

Compartir

Los cuartos de final comenzaban por el otro lado del cuadro para definir la segunda semifinal de Rusia 2018. Suecia e Inglaterra abrían la jornada con un duelo entre dos selecciones que han pisado una final del mundial en toda su historia. Suecia la perdió en 1958 e Inglaterra la ganó en 1966. La Inglaterra de Southgate saltó al campo sin ningún cambio en un once que ya se conoce de memoria. Por el lado escandinavo, Krafth entró en el lateral derecho por Lustig.

Así comenzó un encuentro que en los primeros instantes adoleció de intensidad. Suecia se replegaba, ejecutando el plan que tan buenos resultados le había otorgado hasta la fecha. Sin embargo, la tónica habitual sueca en ataque no fue como en ocasiones anteriores. El 3×2 inglés en defensa ante los dos puntas suecos se impuso, ya que ni Toivonen ni Berg conseguían hilvanar jugadas ofensivas. Además, Claesson y Forsberg tampoco estuvieron cerca de los dos delanteros, a los cuales les faltaron apoyos por todos lados.

Conforme fue avanzando el encuentro, Inglaterra dejó la timidez a un lado y se percató de que su mayor calidad podría resultar decisiva en el partido. Paulatinamente, los de Southgate fueron intimidando a Suecia. Esta mejor versión ofensiva inglesa forzó el primer saque de esquina para Inglaterra. De nuevo, los ‘three lions’ volvieron a confirmar su superioridad a balón parado en esta competición. Harry Maguire anotó el octavo gol a balón parado de Inglaterra en Rusia. Ocho de los diez goles de Inglaterra en el mundial han llegado a balón parado.

El tanto despertó a una Inglaterra que disfrutó de buenos minutos de juego hasta que Kuipers decretó el final de la primera parte. Sterling tuvo en sus botas el segundo gol de los suyos, pero primero Olsen y luego el linier decretando fuera de juego lo evitaron. Sin embargo, tuvo otra oportunidad. Ahora en posición habilitada, conseguía controlar un gran balón a la espalda de la defensa de Henderson. El jugador del Manchester City se plantó ante Olsen haciendo responder a este genialmente de nuevo. El rechace le volvió a caer a Sterling, pero Granqvist corrigió bien. Después de esa doble ocasión el encuentro se marchó al descanso.

Pickford certificó la victoria inglesa

Los segundos 45 minutos comenzaron con una reacción sueca. Los escandinavos se fueron hacia arriba y se encontraron con Pickford. Augustinsson encontró un gran espacio para centrar en su banda izquierda. El balón viajó hasta el segundo palo donde Berg le ganó la partida a Young para imprimir un gran remate de cabeza. Igualando la potencia del remate emergió un descomunal Pickford, metiendo una mano clave que salvó a los suyos. Esa parada pudo valer su peso en oro para los británicos, ya que el dominio pasó al lado rojo de nuevo.

Se fue hacia arriba y asedió a los escandinavos. En una jugada muy larga, donde los suecos no atinaban a despejar claramente, el balón le cae a Trippier en la derecha. El lateral amagó el centro, la cedió atrás y Walker centró de primeras. Delle Alli llegó al segundo palo solo y remató delante de Olsen sin que este no pudiera hacer nada. El 2-0, sin embargo, no afectó anímicamente mucho a Suecia, al menos en los minutos siguientes. Los de Andersson se fueron arriba y trazaron la mejor jugada del encuentro. Claesson condujo, combinó con Toivonen y Berg realizó una descarga perfecta a la entrada, de nuevo, de Claesson que lo dejó ante Pickford. El disparo del sueco se encontró con una tremenda intervención de Pickford, salvando a los suyos nuevamente y confirmándose como uno de los nombres del mundial.

Suecia encontró alguna ocasión más entre cambio y cambio. Guidetti, que entró en el campo por Toivonen, realizó una buena jugada por la izquierda que finalizó con centro. Berg acomodó el balón dentro del área y remató algo forzado a la media vuelta. El disparo, que podía ir dentro, se encontró con una nueva intervención salvadora del meta inglés del Everton. El estado de gracia de Jordan Pickford desde su gran partido en octavos de final se prolongó a los cuartos de final, deteniendo todas las ocasiones claras que los suecos generaron. Tras esa nueva intervención, el partido cayó de ritmo y se condujo sin remedio hasta su pitido final. Kuipers decretó el final de un encuentro que apea a Suecia de su andadura mundialista y que permite a Inglaterra acceder a unas semifinales de copa del mundo 28 años después.

Comentarios