Inicio Noticias Atletismo Bilal Tourtou e Irene de la Torre se llevan la tercera edición...

Bilal Tourtou e Irene de la Torre se llevan la tercera edición de la San Silvestre de Tarancón

Despedir el año como “mejor sabemos hacerlo y más nos gusta”, suelen decir los componentes del Club Atletismo Tarancón, organizador de la prueba popular, “corriendo y o andando” y por tercer año consecutivo, sigue aumentando la participación y el ambiente festivo para la despedida del año en la casco antiguo taranconero.

Con la colaboración del grupo de Voluntarios de Protección Civil, Policía Local, Cruz Roja y Guardia Civil de Tarancón. El patrocinio del Ayuntamiento y Diputación Provincial de Cuenca, cuenta además con el apoyo y la confianza de una treintena de firmas comerciales, que hacen posible la cantidad de premios que se entregan, así como la confección de la bolsa de corredor, sin faltar para los peques las golosinas por su participación. Todo en pro de una fiesta popular en torno al mundo del atletismo, en el que no falta el colorido, la originalidad y elegancia en varios grupos e incluso individuales para los disfraces que alegran las calles y plazas.

El epicentro, la Plaza del Ayuntamiento, lugar de salida y meta para los cuatro circuitos que traza la organización por el casco antiguo, aunque el mayor toca parte de la zona de expansión y más céntrica actual de la ciudad (Avenida Miguel de Cervantes). Ante la Casa consistorial, la zona de premiación, donde la finalizar la prueba, ya con la puesta del sol, primeros momentos de la noche, las autoridades, el alcalde José López Carrizo, concejal de deportes José Víctor Hontana, diputada Nacional María Jesús Bonilla y varios concejales, tanto del equipo de Gobierno como del grupo popular, hacen entrega de los premios a los tres primeros de cada categoría.

Aunque no tiene un carácter puramente competitivo, en muchos casos en un reto personal el poder realizar corriendo o andando cada uno de los circuitos. Participar, divertirse, lo cierto es que en todas las categorías, espontáneamente sale la vena y ese valor de competitividad y se ofrecen auténticos duelos y finales durante la carrera que levanta también cierta expectación por parte de un público que cada año aumenta para apoyar en los calles a los participantes en las últimas horas del año. No falta además la música, batucada, los ritmos trepidantes que animan a publico atletas en la carrera, con Batumanta que busca los puntos “calientes” de la prueba.

La primera salida para la categoría junior, senior y veteranos de ambos sexos, un circuito de 5600 metros aproximadamente, con salida de la Plaza del Ayuntamiento, dando una vuelta por algunas calles para volver a pasar por la misma y salir hacia la zona centro. Espectacular en la cabeza de carrera, que pronto cogieron los tres atletas que subieron al final al pódium para de manera escalonada, rompieron la carrera, seguir decenas de atletas. Cerrando el grupo de “andarines” que cubrieron con alegría el circuito, sin importar el crono.

El alcalde se encargó de dar la salida oficial al grupo más numeroso por encima de los cuatro centenares de deportistas de diferentes clubes y distintos puntos de la zona centro, principalmente. Entre ellos Juan Carlos de la Ossa que entro de la mano de su hermana Almudena que ha vuelto a los circuitos fue la segunda fémina. El colorido de los grupos de disfraces que fueron valorados por un jurado entre el público anónimo para los premios.

Otra salida para categoría, cadete, infantil y juvenil, menos multitudinaria, pero de excelente calidad atlética, para ambos sexos que pusieron un ritmo trepidante nada más la salida para subir sobre el asfalto dos vueltas a un circuito de 900 metros, 1800 metros entre el ritmo de los Batumanta.

Para la categoría alevín y benjamín otro circuito por las calles aledeñas entre las plazas de la Constitución y Ayuntamiento, de 600 metros con fuerzas muy igualadas entre los participantes, que fueron veloces y se completó con una carrera de 150 metros, entre plaza y plaza, para los pitufos, nos competitiva, no lo eran en realidad ninguna, pero los chiquillos disfrutaron para cubrir con rapidez entre el entusiasmo de los padres y abuelos en busca de las golosinas para todos ellos y ellas.

Una fiesta de color, de buen atletismo, de participación, muy bien organizada, como es habitual del Club Atletismo Tarancón, que completó con la premiación para los pódium que quedaron

Comentarios