Inicio Noticias Atletismo El renovado Gabriel Navarro: Ilusión, equipo y ambición en su vuelta al...

El renovado Gabriel Navarro: Ilusión, equipo y ambición en su vuelta al atletismo

Foto extraída de las redes sociales del deportista

Los hermanos Herrada, Pablo Andújar, los orígenes de Huélamo de María Vicente, el Liberbank Cuenca, los palistas con experiencia internacional del CP Cuenca con Carácter, el socorrista Mario Olivas, el marchador Pablo Pastor y el excelente trabajo del CA Cuenca… La lista de éxitos conquenses en el plano deportivo es larga, extensa y con nombres de presente y futuro. Pero entre todos ellos, había uno que llegó a ser campeón de Europa Júnior y sub 23 en 5.000 en Tallin (Estonia) y 10.000 metros en Tampere (Finlandia), dando una exhibición nunca antes vista en dichas distancias y que sonaba como una de las mayores esperanzas del atletismo nacional. Sin embargo, la exigencia de este deporte le agotó y dio un paso al lado para apartarse de las pistas. Hablamos del motillano Gabriel Navarro.

Recuperó la ilusión con el deporte a través del fútbol en el equipo de su pueblo, jugando con su hermano y amigos en el Motilla CF, y entonces ya reconocía a este medio de comunicación que disfrutaba con las sesiones preparatorias de fútbol «mucho más que cuando iba a entrenar para correr». Pero en su fuero interno nunca dejó de ser atleta y su amor por el atletismo solo necesitaba tiempo. En este 2019, ha vuelto con más fuerza que nunca y ya está preparándose para nuevos retos.

No ha perdido ni un ápice de su carácter. Conoce sus posibilidades, se muestra ambicioso y cuenta todo con una sinceridad que abruma. «Nunca he estado preparado para ser atleta profesional», señala sin tapujos. El paso por diversos trabajos y el nacimiento de su hija le han dado madurez para comprender que «ahora sí estoy preparado». En estas fechas compagina trabajo y entrenamientos, pero lo hace con más ganas que cuando se dedicaba plenamente al atletismo.

Vive y se prepara en Magaluf

En su vida laboral ha pasado por diversos trabajos que le hicieron llegar a una conclusión, «lo mejor que se me da es correr». Y ahora está dispuesto a demostrar que en sus piernas hay un atleta de élite. Más fuerte mentalmente, consciente de lo que implica una dieta, alimentación y nutrición correcta, así como un plan de entrenamiento específico y a largo plazo para ir cumpliendo sus objetivos, Gabriel Navarro se machaca cada día en su trabajo y en sus entrenamientos. «Me siento súper afortunado», suelta con una ilusión que contagia.

Recopilemos. En el puzzle que le ha permitido recuperar sensaciones en el mundo del atletismo figura con un papel especial su amigo, y al que considera parte de su familia, Aser Pernil. Él es el amigo en común que le llevó a conocer a su actual entrenador, Johny Ouriaghli, quien le ha transmitido confianza y conocimientos para volver con garantías a este exigente deporte. Pero surgía un problema, estar cerca de Johny. Ahí aparece el zaragozano José Antonio, dueño de los apartamentos Vistasol en Magaluf (marca que ejerce además de patrocinador del atleta), quien le ha dado un trabajo que le permita compaginarlo con sus entrenamientos, y que le aporta tranquilidad y pone a su disposición todo lo que necesite.

Eso le ha llevado, a sus 27 años, a establecer su residencia en uno de los apartamentos de ese establecimiento hotelero en la localidad mallorquina.

El atleta conquense, a la derecha, junto a su entrenador Johny Ouriaghli (izquierdo) y su amigo Aser Pernil (centro)

Primer objetivo: Ser internacional

A la semana, y dependiendo de lo que requiera el entrenamiento, acumula en sus piernas entre 140-170 kilómetros. Todo ha llevado un proceso, puesto que empezó prácticamente de cero, con una primera parte de cuatro semanas de pre-pretemporada, en la que la intención fue amoldar a la mente y el cuerpo a lo que significa entrenar. Bajar peso, adecuar sus músculos y realizar un entrenamiento saludable eran las principales metas de este periodo. Conseguido.

Ahora está en fase de pretemporada, en la que empezó con muchas cuestas para ir poco a poco y según progresaba incluir un mayor número de series. Meter una base adecuada que le lleve a competir posteriormente en su plenitud. Si bien ya ha hecho alguna carrera de 5.000 o 10.000 metros en la 40ª Cursa de Sóller (completó los 8,6K con un tiempo de 27:01 minutos,a un ritmo de 3:01) o próximamente en Palma de Mallorca, la fecha que tiene entre ceja y ceja es el 10 de noviembre, día en que se celebre el prestigioso Cross de Atapuerca. Allí quiere llegar dispuesto a todo, aunque lógicamente servirá para conocer en qué punto está y si tiene que cambiar cosas o seguir su plan actual. Será el inicio de los crosses, en el que comenzará el trabajo serio de competición.

¿He mencionado que es ambicioso? Pues desde esta perspectiva se entiende a la perfección los objetivos que se plantea. Para esta próxima temporada, hay cinco posibilidades de ser internacional con España. Por orden, se trata del Europeo de Cross, Copa de Europa, Juegos Iberoamericanos, Juegos Olímpicos y Campeonato de Europa de Pista. Gabriel Navarro, quien ya fuera internacional, aspira a representar a España en todas las citas que pueda.

Gabriel, acompañado de su entrenador en una carrera

Objetivo a largo plazo: Una extensa carrera deportiva en maratón

Sin embargo, esta parte del plan en su nuevo proyecto deportivo solo es la punta del iceberg, puesto que el verdadero objetivo le lleva a otra distancia, la maratón. La prueba por excelencia del atletismo, aquella que, dicen, debe hacerse al menos una vez en la vida. Prepararse directamente para completar los 42.195 metros que componen una maratón es una locura, y es por eso que ahora está realizando 5.000 y 10.000 metros. Espera alcanzar marcas de 13:30 minutos en los 5.000, y de unos 27-28 minutos en 10.000, para atacar con seguridad la distancia reina.

No tiene prisa por conseguirlo, aunque tiene claro que si puede debutar en maratón con 28, mejor que con 30. El motivo es claro, desea tener una extensa carrera en maratón. «Quiero tener una vida larga en esta distancia», resume. Y es que si su debut lo hace con 28 ó 29 años podría tener varias buenas maratones, mientras que si cambiara de distancia más tarde ese número de maratones en plenitud se reduciría enormemente.

Pero no hay que correr, al menos mentalmente. Esta 19/20 espera rendir de manera solvente en las pruebas a las que vaya y seguir al pie de la letra su plan de acción. Cuenta con las mejores armas para conseguirlo: un equipo que le acompaña y quiere; un compromiso y esfuerzo digno de elogio; y, sobre todo, la ilusión por bandera. Así es el nuevo Gabriel Navarro.

El deportista de Motilla del Palancar sonríe en una instantánea con José Antonio

Comentarios