Inicio Baloncesto Liga EBA Los árbitros y la línea de 6,75 condenan al Basket Quintanar

Los árbitros y la línea de 6,75 condenan al Basket Quintanar

Bartel intenta taponar a Elías  // Foto: Fito Díaz (@Albacetebasket)
Bartel intenta taponar a Elías // Foto: Fito Díaz (@Albacetebasket)

Albacete Basket venció por 64-69 a un Basket Quintanar que no jugó ni mucho menos al mejor de su nivel. La diferencia de acierto desde el triple entre los equipos marcó el resultado del choque. La actuación arbitral no estuvo en ningún momento al nivel del partido

Baloncesto del puro fue lo que se vivió en el Ángel Lancho en el encuentro disputado entre el Basket Quintanar y Albacete Basket. El 5º clasificado se enfrentaba al 3º en un duelo que no defraudó a nadie. Albacete tenía la necesidad de ganar para mantener su privilegiado puesto y el Basket Globalcaja Quintanar necesitaba la victoria para seguir aferrados al sueño de disputar los playoffs.

El partido comenzaba con todos los ingredientes que un buen partido de baloncesto debe tener y con gran ambiente en las gradas por parte de las dos aficiones. El Basket Globalcaja Quintanar comenzaba sacando el quinteto inicial de siempre conformado por Carlos, Mario, Chris, Eric y Bartel. Los primeros compases del encuentro estuvieron marcados por el respeto entre ambos equipos, las buenas defensas y poco acierto de cara al aro. Entre este poco acierto Albacete Basket comenzó a tirar de repertorio desde la línea de 6,75 puesto que jugar por dentro de la zona quintanareña se había convertido en algo casi imposible por el buen hacer de Bartel López que había tenía totalmente controlado a Elías. Entre todo el cuarto terminaba con un 11-13 tras un triple de Albacete en la última jugada.

El segundo cuarto supuso la explosión, en cuento a juego se refiere, del vendaval de triples albaceteños. Todo los balones que pasaban por manos albaceteñas acaban convertidos en triples ante los que nada podía hacer la defensa de los de David Varela. El Basket Quintanar intentaba responder a estos triples a base de lanzamientos de tres, pero el acierto que otras veces ha acompañado al equipo parecía darle la cara en esta ocasión. En este cuarto comenzó ha emerger la figura del cuerpo arbitral que se convertiría en protagonista más adelante. Al final se llegó al descanso con un resultado 22-29 con toda la emoción reservada para el último cuarto.

Tras la reanudación del juego, la afición pudo ver la peor versión del Basket Quintanar, y entre la afición resonaba el recuerdo de la derrota contra el Real Madrid. Albacete Basket seguía sacando petróleo de los tiros de tres de la mano de Fox y sobretodo de Andrew Patrick. A pesar del recital albaceteño y la poca efectividad desde el triple del Basket Quintanar, los locales intentaban mantener el resultado con internadas en la zona, pero las faltas recibidas por parte de los albaceteños parecían pasar desapercibidas una y otra vez a los ojos de los árbitros, que sin querer siempre acaban perjudicando al mismo equipo. Ante la impotencia de los locales, pero siempre sin rendirse, el resultado se fue al final de este cuarto a 39-51, un resultado que parecía insalvable en esos momentos.

El último cuarto parecía carente de emoción ante tal diferencia de puntos, pero al final fue todo lo contrario. Los locales, acompañados del ánimo de su afición, pusieron las ganas y la calidad para remontar un resultado que a pesar del buen hacer albaceteño parecía injusto por la actuación arbitral. En estos momentos del partido aparecieron la figura de Mario Díez, Carlos Calvo y Eric, que tuvo su peor partido desde su llegada al equipo. La buena defensa de los quintanareños frenó la capacidad triplista de los albaceteños y la diferencia se fue reduciendo. Fue aquí donde más intervinieron los árbitros para mal del equipo local. El Basket Quintanar tiró de lo que mejor sabe hacer, que es correr al contraataque, y Albacete Basket usó faltas para pararlos, muchas de ellas rozando lo antideportivo. Los contraataques se sucedían y Albacete solo era castigado por parte del cuerpo arbitral con faltas normales, la más peligrosa de ellas sucedió cuando Mario Díez guiaba un ataque y un jugador albaceteño desde el suelo intentó parar al leonés con el riesgo de que el jugador fuera trabado desde el suelo y sufriera una peligrosa caída. Por suerte no fue así, pero el jugador albaceteño solo fue castigado con falta, parecía costarles pitar una acción antideportiva a pesar de lo que se estaba viendo sobre la pista. La otra decisión arbitral que marcó el final del encuentro sucedió después de que Eric convirtiese 3 canastas consecutivas. Tras salvar un bloqueo defensivo donde no hubo contacto el árbitro interpretó que había habido falta del jugador americano, castigándolo con la quinta falta y borrándolo del partido.

Ante estas dificultades el Basket Quintanar recortó cada vez más el resultado de un Albacete Basket que se acogió al mejor momento del partido para Elías, que era el único que parecía perforar la defensa quintanareña. Con las espadas en todo lo alto, Rivera, que había sustituido a Eric, enchufó dos triples que acercaron peligrosamente a Quintanar en el resultado. La distancia se redujo hasta los dos puntos en el último minuto. El partidazo del que todo el mundo había estado hablando toda la semana se decidiría en el último suspiro del encuentro, que finalmente se llevó Albacete Basket que supo mantener el asedio quintanareño

Al final todos los asistentes disfrutaron de un gran encuentro, que solo fue empañado por la actuación arbitral. Ganó finalmente el equipo que más claro tuvo las ideas durante todo el encuentro y que demostró que tiene alternativas si su estrella, Elías, no brilla en un partido.
Con esta victoria Albacete Basket se mantiene en puestos de playoffs y tiene en su mano la clasificación. Una clasificación merecida y lograda por un plantilla bien confeccionada.

Los mejores del partido fueron por parte de los quintanareños, Bartel López, que fue el jugador más regular de los locales y un muro para el ataque albaceteño, logrando finalmente 20 puntos de valoración. Por parte de los albaceteños el mejor fue Andrew Patrick, que marcó la diferencia entre los dos equipos y consiguió 16 puntos en ataque y 23 en valoración.

A pesar de la derrota, el Basket Quintanar puede andar con la cabeza bien alta, porque después de todas la adversidades de la temporada, el equipo está respondiendo de la mejor manera, habiéndole plantado más que cara a uno de los mejores equipos de la competición.


Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here