Inicio Baloncesto Liga EBA Un sólido Basket Quintanar se afianza en la segunda plaza tras imponerse...

Un sólido Basket Quintanar se afianza en la segunda plaza tras imponerse a Daimiel (77-63)

El Basket Globalcaja Quintanar sigue inmaculado en 2021 y empezó con buen pie en casa, después de que ganara en su primer partido del año hace una semana en casa del Lanzarote Conejeros. Por aquel entonces, el equipo necesitó de la prórroga ante un equipo que no había ganado ningún choque, mientras que en esta ocasión visitaba el pabellón Ángel Lancho un Autocares Rodríguez Daimiel (un triunfo en siete partidos) que demostró que merece mejor suerte en lo que va de liga. Y no es que el conjunto quintanareño hiciera un mal partido (con sus cosas por mejorar), sino que los daimieleños demostraron ser un equipo combativo, guerrero y con capacidad de reacción. Desde este prisma hay que ponerle mucho mérito a la victoria del Basket Globalcaja Quintanar, aunque necesita superar las desconexiones que está viviendo en cada partido y que le obligan a ponerse las pilas continuamente.

Arrancó muy bien el conjunto de Juan Carlos Navarro, a ritmo del ucraniano Artem Yailo. El alero comandó el ataque de los conquenses, que empezó el partido con una defensa intensa y que impedía a Daimiel encontrar buenas posiciones de tiro. Yailo anotó seis de los primeros diez minutos de su equipo, culminados con un tremendo mate, que daba una pequeña ventaja a los suyos a mitad de cuarto (10-6). De aquí al final de los primeros diez minutos, los quintanareños fueron poco a poco aumentando la distancia hasta irse con una renta de siete puntos (19-12).

Ya en el segundo cuarto, el Daimiel demostró que no llegaba a Quintanar del Rey a verlas venir. Apoyados en García y Elías (muy bien partido de este último), limaron distancias hasta colocarse a solo un punto (24-23), pero un triple de Antonio Guerrero sacó de su letargo al Basket Globalcaja Quintanar y recuperó sensaciones para el tramo final antes de llegar al descanso. El intercambio de canastas favoreció a los locales, que se fueron con una cómoda renta al intermedio (38-28).

Tras la reanudación, Jon Bergada puso la máxima diferencia con una canasta al inicio (40-28) que presagiaba una cómoda victoria, pero los quintanareños sufrieron un cortocircuito. Un parcial de 2-10 (42-38) para los visitantes obligó a que el BG Quintanar tuviera que ponerse otra vez el mono de trabajo si no quería que saltara la sorpresa. Joaquín Carrasco mostró su fiabilidad en los tiros libres y aguantó la ventaja de los suyos, para dar la estocada en los últimos minutos, cuando un par de precipitaciones y errores de los daimieleños fue muy bien aprovechada por el Quintanar. Precisamente, el tercer cuarto acabó con una muy asistencia de Carrasco a Dalsgaard para poner un esperanzador 53-42.

En el último parcial, los visitantes redujeron la distancia a menos de diez puntos, aunque nunca tuvieron serias opciones de acercarse ante un conjunto local que supo jugar con el marcador. Y, como sucedió en los cuartos anteriores, la estocada llegó en el tramo final. Los jugadores de Daimiel se precipitaron en exceso, les costó elegir correctamente el último tiro y cuando el Quintanar cerró el rebote, se marchó definitivamente en el marcador ante un rival que vendió cara su derrota y que se dejó ir en los últimos dos minutos.

Al final, los de Juan Carlos Navarro se llevaron una nueva victoria al imponerse por 77-63, en un partido en el que mejoraron sus sensaciones y que les sirve para afianzarse en la segunda plaza, con un balance de 6-2.

 

Comentarios