Inicio Noticias Entrevistas Alberto Almodóvar: «Si estábamos todas sanas sabíamos que teníamos opciones»

Alberto Almodóvar: «Si estábamos todas sanas sabíamos que teníamos opciones»

Almodóvar, en una imagen de archivo dirigiendo al CB Cuenca Femenino

El CB Cuenca Femenino logró este pasado fin de semana en Guadalajara llevarse el título en la Fase Final de Ascenso de la Segunda División Femenina. El equipo que entrenan Alberto Almodóvar y Cristina Álvaro superó todas las expectativas y a pesar de que llegaban como el conjunto peor clasificado mostraron toda la calidad que atesoran. En semifinales eliminaron a las claras favoritas, las anfitrionas Cabanillas-Guadalajara Basket, para un día después dejar en el camino a Talavera Basket. Sin duda, una tremenda alegría la que dieron las rojillas, que por segundo año consecutivo logran esta gesta. Hablamos con el entrenador para conocer más de cerca el éxito cosechado por el CB Cuenca Femenino.

En primer lugar, felicidades por este éxito. Todavía más meritorio si tenemos en cuenta que no llegabais como favoritas y que habéis tenido un año muy complicado en cuanto a lesiones y bajas por motivos laborales. Pero por algo ya ganasteis la temporada pasada

Es verdad que íbamos de tapadas y por supuesto no eramos favoritas. El año ha sido duro por lesiones, por falta de efectivos que han hecho muy complicado juntarnos para los entrenamientos. Encima empezábamos contra Guadalajara, que era muy favorita y que tenían mejor equipo que el año pasado. No es que fuéramos sin ninguna opción pero era muy complicado.

Si estábamos todas sanas sabíamos que teníamos opciones, y por suerte hemos podido llegar bien. Nos salió todo bien, lo que habíamos trabajado, y estuvimos acertadas en ataque. En semifinales sabíamos que si éramos capaces de llegar igualadas al útlimo cuarto, ellas tendrían que soportar esa presión por ser favoritas. Así fue, y ahí apareció la experiencia de Mariola Bonilla.

En la final, también era muy complicado. Talavera contaba con una jugadora muy determinante que mide 1,95 metros y que acabó en semifinales con 40 de valoración, pero contra nosotras solo fue capaz de anotar seis puntos, lo que habla muy bien del trabajo defensivo. Y es que contra Talavera defendimos mejor incluso que en semifinales. Llegaron a ponerse por delante en el tercer cuarto, pero reaccionamos y logramos ganar más desahogado que el día anterior.

Lo que sí se demostró es el gen competitivo de este equipo. Llega el momento clave de la temporada y no importaba cómo se desarrolló la campaña, sino que a la hora de la verdad consiguieron sacar lo mejor de sí mismas

Efectivamente, solo hay que ver el primer partido de liga que perdimos en casa del Cabanillas-Guadalajara Basket de casi 60 puntos. Cierto que fuimos en cuadro, pero ese resultado no es moco de pavo.

Las chicas tienen un don para estos partidos, que saben competir y tienen experiencia porque ya han jugado otras fases. Se dejan todo en la pista, lo que otros equipos no son capaces de igualar. En calidad éramos uno de los mejores equipos, pero la clave es el gen que tienen las chicas. Ellas eran las que más confiaban.

El hecho de llegar a esta fase final tras una campaña complicada, también les habrá hecho jugar sin ningún tipo de presión. Es decir, estar en esta fase de ascenso prácticamente era un bonus y lo han sabido aprovechar

Ibamos muy relajadas, ya que no eramos favoritas. La presión la tenían los otros equipos.

Un cambio muy importante, que era un debe de años anteriores, es que hemos sabido reaccionar a parciales malos. En semifinales y en la final tuvimos parciales muy adversos, pero tuvimos esa capacidad de reacción.

Teniendo un equipo muy parejo en cuanto a calidad, cierto que en los momentos clave han aparecido jugadoras que marcan diferencias, caso de Mariela Bonilla o Marta Morillas

Este año nuestra plantilla era un poco más corta que el año pasado, que podíamos hacer más rotaciones. Es verdad que tanto Mariola, como Julia Ibáñez, Marta o Sara Morillas, que metió seis puntos en el último cuarto, Carmen García no ha fallado un tiro libre…

Todas las jugadoras importantes han aparecido. Eso también es clave, ese granito de experiencia que ellas aportan.

La pregunta es obligada. ¿El año que viene qué sucederá? ¿Se saldrá en Primera División?

Habrá que pensarlo. El primer objetivo será seguramente el mismo que este año, que es formar jugadoras en una división tan competitiva y tan buena para este objetivo como es la Segunda División.

Si hay una mínima posibilidad de salir en Primera Nacional con opciones de competir, lo intentaremos. Pero ahora mismo no es ese el objetivo. En cualquier caso, nosotras hemos cumplido esta temporada.

Comentarios