Inicio Baloncesto Primera Masculina El Globalcaja CB Cuenca cayó tras tres prórrogas en un épico partido...

El Globalcaja CB Cuenca cayó tras tres prórrogas en un épico partido ante el Basket Cervantes (88-94)

Confirmó el C.B. Cuenca que es otro de un tiempo a esta parte. Perdió su primer partido de la segunda vuelta y la verdad es que pudo haberlo ganado si hubieran ocurrido un par de cosas que no sucedieron. Tales fueron los nervios del equipo visitante que los árbitros les pitaron cuatro faltas técnicas (lo nunca visto en esta tierra tradicionalmente hospitalaria para nuestros invitados) y el escaso público venido de Ciudad Real se desgañitaba protestando que todo eran faltas para los amarillos, pese a la evidencia de que el primer banderín rojo que se levantaba solía ser el de los verdes.

El equipo ha ganado competitividad y el viernes fue capaz de forzar tres prórrogas y defender ese empate otras tantas veces en la última jugada, que siempre estuvo en las manos visitantes. Al final, un veterano, Luis Segura, se mantuvo en sus cuatro personales durante toda la larguísima refriega final y anotó una de dos y una de tres que rompieron las ilusiones conquenses.

Agarrados a la épica

El C.B. Cuenca parece haberse convertido en un equipo que, si esto fuera una crónica de fútbol, diríamos que vive agarrado a la épica. Necesita hacer cosas inverosímiles, como que Chinesta sea durante muchos minutos el máximo encestador del equipo (y van dos partidos); recuperar balones imposibles (Ortega); anotar triples en el último instante (Moreno, y van ya más de dos); ponerse imanes para el cuero para recuperar rebotes en ataque críticos (Novillo)… Cervantes gobernó el marcador durante la mayor parte del encuentro, pero Globalcaja le ganó tres de los cuatro cuartos antes de las prórrogas porque siempre encontró la manera de dar el zarpazo, remontar con todo el coraje y mantener en vilo al público.

Fuera de la épica, quien vive siempre en vilo es Almodóvar, que ha de estar al quite de cuando a los suyos les entra la depresión, esos minutos en los que ni se ataca ni, sobre todo, se defiende, y es preciso llamarlos a capítulo y recordarles que si en el baloncesto se para tanto el reloj es porque, cuando está corriendo, hay que jugar al límite cada jugada. Y fuera de la épica, en esos minutos de valle emocional, el balón corre demasiado poco, el primer pase llega muy tarde y los demás se piensan demasiado, las transiciones podrían ser más rápidas. El equipo necesita un punto de creatividad para que la defensa contraria no vea por dónde les va a venir el susto.

Dobles dobles

Aun así, el jugador más valioso del partido fue Ruipérez, que está volviendo por donde solía. En términos del baloncesto profesional, hizo un doble doble (12 puntos, 11 rebotes), como Novillo (19 puntos, 14 rebotes) e incluso Ortega (17 puntos, 10 rebotes). Pero al equipo le faltaron pulmones en el tramo final y los balones que a Ortega le entran casi siempre, el viernes decidieron lamer el aro y marcharse. Si esas dos cosas hubieran ocurrido, el partido se habría ganado. Pero, claro, no sucedieron, aunque al final el público se fue más que satisfecho.

Por cero euros que cuesta la entrada, es difícil pasar dos horas y media más entretenidos.

FICHA TÉCNICA.-
GLOBALCAJA C.B. CUENCA, 88 – BASKET CERVANTES, 94 (20-19, 14-22, 15-12, 21-17, 3-3, 9-9, 6-12)

GLOBALCAJA C.B. CUENCA, 88.- Santi García (14), Miguel Ortega (17), Serio M. Sánchez (0), Sergio Moreno (13), F.J. Ruipérez (12), Adrián Chinesta (6), Javier Gutiérrez (0), Carlos Novillo (18), Alejandro Álvarez (8).

BASKET CERVANTES, 94.- Javier Quevedo (0), Luis Segura (19), J.C. Martín (4), Efrén Villarreal (11), J.G. Tamayo (0), Rodrigo Diago (9), Carlos Gómez (12), Javier Cencerrero (14), Álvaro Utrilla (16), Ramiro Cuadros (9).

Comentarios