Inicio Balonmano Liga ASOBAL El cansancio y las decisiones arbitrales pudieron con un Ciudad Encantada que...

El cansancio y las decisiones arbitrales pudieron con un Ciudad Encantada que luchó hasta el final

El Villa de Aranda se impuso por 29-28 al Liberbank Ciudad Encantada

Los conquenses llegaban a Aranda con la ilusión de poder sacar algo positivo de una pista que no se les da mal y en la que habían ganado en tres de las cuatro ocasiones que la habían visitado. Salieron con todo lo disponible, incluso ‘Colo’ con un esguince de tobillo, pero con la baja de Agustín Vidal.

El cansancio de la última semana y el viaja a Pontevedra podían hacer mella, pero fue algo que no se notó en los primeros minutos, donde Juanlu tiró de los amarillos hasta que Mendoza dijo basta y Thiago, Colo y Leo de los conquenses. Tardó un poco en funcionar la defensa 6:0 pero lo hizo y eso provocó que Cuenca se pusiera 7-10 tras un parcial de 0-5. Eran los mejores minutos del Ciudad Encantada, pero el cansancio empezó a afectar y los locales remontaron hasta llegar al 13-12 del descanso.

Segunda parte
En la segunda mitad salieron mejor los de Álvaro Senovilla y comenzaron a marcharse en el marcador. Los ataques de Cuenca eran cada vez más lentos y Leo Vial dejó de aparecer bajo palos. Tan solo dos goles en diez minutos, lo que provocó que Aranda se marchara en el electrónico.

Reaccionó Cuenca con superioridad de dos jugadores y se metió en el partido, pero entonces los colegiados tenían una sorpresa preparada, una sorpresa en forma de calabaza por Halloween o de tres calabazas mejor dicho, quiso devolver las exclusiones de Aranda y el Liberbank se quedó con tres menos, provocó los nervios de Cuenca, que falló demasiado en seis metros, esto se unió a los goles de los de casa, que se fueron seis arriba.

El cansancio y estas decisiones parece que dañaron a un Ciudad Encantada que no encontraba el gol por ningún sitio, pero este equipo no está hecho para rendirse, decidió plantear una defensa abierta y presionante en los últimos minutos y cerca estuvo de sacar algo positivo, ya que remontó una diferencia de seis goles para acabar con el 29-28 definitivo.

¿Qué hubiera pasada de no tener tres jugadores menos? ¿qué hubiera sucedido si se hubiera tenido más tiempo para preparar el choque o el viaje de Copa hubiera sido más corto? es algo que nunca se sabrá, pero Cuenca sufrió demasiado castigo en un partido en el que quizás mereció más. Lo importante es que al perder tan solo un gol podría tener el golaverage ganado con los locales si les ganan en Cuenca y que llegan dos semanas para recuperar a jugadores y poder plantear de otra manera el choque ante el Sinfín del sábado 12 en El Sargal.

Ficha técnica:
29 – Villa de Aranda : Amérigo (Ledo); Adrián Fernández (6), Moyano (5), Moscariello, ‘Bicho’ (5), Ortega (4, 2p), Iker Antonio (1); Bojicic (2), Montserrat, Megías, Torres (3), Manu (3).

28 – Liberbank Ciudad Encantada: Vial (Kilian); Canyigueral (1), Vanstein (6), Mendoza, Thiago (11, 1p), Nolasco, Sergio López (3); Doldán (5), Nacor (2, 1p), Hugo López, Perovic.

Marcador: 3-2, 5-4, 7-6, 7-8, 8-10, 13-12; 16-13, 18-14, 20-18, 23-18, 26-21, 29-28.

Árbitros: Peñaranda y Yagüe. Excluyeron dos minutos a Montserrat, Adrián Fernández, Torres y Moscariello por el Villa de Aranda y a Vanstein, Mendoza (2) y Nolasco por el Ciudad Encantada.

Incidencias: Partido correspondiente a la novena jornada de la Liga Asobal. Pabellón Príncipe de Asturias de Aranda de Duero, 1.000 espectadores

Comentarios