El hombre de hierro que pasó de Tarancón a Cuenca para disfrutar...

El hombre de hierro que pasó de Tarancón a Cuenca para disfrutar del balonmano y la natación

Esta semana os traemos a Tomás Herrero como persona importante en el deporte de Cuenca

Compartir

Una persona que radia deporte, humildad y solidaridad por todos los costados. Natural de Tarancón, llegó a Cuenca con 16 años y desde entonces no ha dejado de estar vinculado al deporte de la ciudad en diferentes disciplinas, pese a que por motivos de trabajo este mismo año haya tenido que marcharse a Badajoz.

Llegó a la capital conquense porque estaba con el juvenil del Ciudad Encantada la segunda vuelta de la liga, entrenaba en Tarancón entre semana y los viernes cogía el autobús para ir a Cuenca a entrenar con el equipo juvenil, entonces le llamaron Nino y Lidio para darle la oportunidad de hacer la pretemporada con el primer equipo, aquella época en División de Honor B, pudo entonces compaginar el juvenil con la primera plantilla. “Ni me lo pensé, hice las maletas y empezó mi vida en Cuenca”, aseguraba sonriendo.

Pero no solo ‘vivió’ del balonmano, ya que fue entrenador durante ocho temporadas en el Club Natación Cuenca, llevando desde pre-escuela a la categoría especial, así como monitor de la escuela municipal de natación, entrenó también una temporada al equipo de balonmano del colegio de San Fernando, teniendo la suerte de entrenar a Sergio López, donde dio sus primeros pasos, cosas del destino, esta pasada temporada han terminado siendo compañeros de vestuario en el primer equipo.

También ha practicado MTB, acompañado casi siempre de su mejor amigo, Edu Ramírez, y descubrió el Crossfit de la mano de Alberto Evangelio, que “es un deporte que me apasiona”, afirma.

En todo este tiempo ha ido guardando bonitos recuerdos, casi todos relacionados con el deporte. “Mi recuerdo más bonito, guardo muchos, quizá mi debut con el primer equipo estando en la B, el debut en Asobal… Pero me quedo con el ver a mis amigos y mi hermana en la grada con una pancarta,con el cariño de mis compañeros en la despedida, en el que me dieron un cuadro, y el cariño de la grada. También en las competiciones con los chicos de síndrome de down y los equipos del CN Cuenca.

Pero después de 12 años dedicado al deporte de Cuenca, tuvo que coger las maletas y marcharse de la capital. “En Cuenca he pasado los mejores años de mi vida allí y he conocido a gente increíble, me costó mucho dejar a mis amigos, compañeros de trabajo y el equipo, pero mi trabajo me ofreció una oportunidad increíble de seguir creciendo y poder transmitir mi pasión por el deporte en otra ciudad”.

Aunque la gente buena como Tomás Herrero, normalmente le va bien haya donde vaya, por eso en Badajoz su vida está siendo fácil. “De momento no me he planteado el volver a Cuenca me he adaptado muy bien a la ciudad, he encontrado equipo de balonmano, la gente aquí es increíble, el trabajo me encanta, tengo compañeros increíbles, ahora estamos con el balonmano playa, y he tenido la suerte de encontrar a una persona que me hace todo un poco más fácil, pero Cuenca siempre será mi casa”, sentenciaba con melancolía.

Tomás Herrero, el hombre de hierro que se hizo notar en Cuenca desde los 16 años hasta su marcha con 28, su recuerdo sigue patente en muchos de los deportes de la ciudad, donde se le recuerda con un gran cariño por su forma de vivir la vida y el deporte.

Otros reportajes de personas vinculadas al deporte en Cuenca:
Javier Palacios – Quien pone las marchas del Ciudad Encantada
Óliver García – El todoterreno del Conquense que enseñó el Bernabeu a Mikel Rico
Heliodoro – El hombre que dejó las portadas para finalizar maratones
Julián Martínez – ‘Chavo’, genio y figura del deporte en Cuenca
Juan Carlos Hontangas – El fiel escudero del Club Atletismo Cuenca que permite que todo sea posible
Roberto Panadero – El preparador físico con vocación de árbitro, aficionado, deportista y organizador
Romero – Del Atlético de Madrid a presidir el CD Huécar e iniciar nuevos deportes en Cuenca
El internacional colombiano que engrandece el voleibol conquense.
Arantxa Granero – De Campillo a Cuenca para seguir fomentando el deporte
Diego Garde, un futbolista sin suerte vinculado a la Balompédica
Rafa Navarrete –
Samuel Ruiz
Gabriel Martínez – De jugar en la cantera del Estudiantes a elevar el nivel del esgrima conquense
Luis Moya – El fotógrafo semanasantero con pasado en la máxima división del fútbol juvenil

Flickr Album Gallery Powered By: Weblizar

Comentarios