Inicio Balonmano Liga ASOBAL El Liberbank Cuenca aguantó lo que pudo ante un superlativo Oporto

El Liberbank Cuenca aguantó lo que pudo ante un superlativo Oporto

Hizo lo que pudo el Liberbank Cuenca ante un Oporto que sabe lo que es ganar ligas y que tiene jugadores de una calidad excelente en todos sus puestos. Se trataba de eso, de plantar cara y esperar algo de suerte. La cara la pusieron, la suerte faltó en algunos momentos y al final se impuso el equipo con más poder económico y con más experiencia. Cayó por 37-26.

Mucha expectación, conquenses que no fallaron a su equipo con más de 200 aficionados, y porque no pudieron más y un Dragao donde parecía que el Liberbank jugaba como local, ya que incluso tuvieron que subir el volumen de la música en el calentamiento para callar a las gargantas del equipo conquense. Esto es Europa, y deja muchas cosas buenas, como estar en la élite, otras no tan buenas y que dejan en mal papel al equipo portugués, como haber preferido que su pabellón estuviera medio vacío antes de que se llenara de conquenses, que hubieran viajado si hubieran tenido entrada, pero no fue así, colgando el cartel de no hay billetes y cediendo las mínimas permitidas, una lástima para los que buscan fomentar este deporte.

Con ese empuje de la afición, salieron como ‘toros’ los de Cuenca, plantando cara a un Oporto que no podía con la ruda defensa conquense. No encontraba los huecos y cuando los encontraba se topaba en muchas ocasiones con Maciel, que hizo unos esplendidos primeros minutos. Eso hizo que se pusieran por primera por primera vez por delante en el minuto 9:30 con un gol de Dutra, el más efectivo en ataque. A Montoro le costó centrar el punto de mira, pero dos goles suyos seguidos hicieron que los de Lidio siguieran por delante en el marcador.

Pero un tiempo muerto local y un ataque con siete jugadores tiró todo al traste. Cuenca comenzó a errar lanzamientos sencillos en seis metros y Quintana se hizo el héroe de los suyos con sus grandes paradas. Cuenca no estaba tan mal en el marcador, pero la mente pudo más que las piernas y pese a los dos tiempos muertos seguidos de Lidio se fueron del choque. La defensa dejó de ser tan intensa y en ataque las perdidas eran la constante, llegando al descanso con un amplio 20-12 con un gol último de Magalhaes para hacer las delicias de la parroquia local. 20-12 y sensaciones agridulces al descanso, con mucho que mejorar para la segunda mitad.

Tras el paso por los vestuarios, los portugueses siguieron con el ataque de siete que tan buenos frutos le había dado, mientras Cuenca intentó meterse en el partido con diferentes cambios, con una defensa más avanzada y con momentos donde Natán y Dutra coincidían en el ataque. La defensa 6:0 de los locales era muy intensa y dura, algo que les llenó de exclusiones, aunque Cuenca apenas pudo mantener la diferencia de ocho goles, con buenos minutos donde con un parcial de 0-3 y con goles a puerta vacía hicieron soñar a los suyos.

Pero solo fue un espejismo, ya que se impuso la lógica y con un Magalghaes que demostró su valía se siguieron marchando en el marcador hasta llegar al 37-26. Cuenca hizo lo que pudo, dio la talla y ahora le toca pensar en Cangas el próximo miércoles en Liga, para la primera victoria en grupos de la Copa EHF aún habrá que esperar.

Pese a la derrota, la afición de Cuenca terminó ovacionando a los suyos y coreando el ¡Viva España!, haciéndoles ver a sus jugadores que eran conscientes que lo dejaron todo en la pista.

Ficha técnica:
37 – Oporto: Magalhaes (7), Amador (6), Rodriguez (5), Mbengue (4), Alves (3), Balazquez (2), Hernández (2), Soares (2), Sousa (2), Fernandes (1), Goes (1), Borges (1), Iturriza (1)

26 – Liberbank Cuenca: Maciel (1); Dutra (8), Río (3), Thiago Alves (3), Montoro (3), Baronetto (2), Eskericic (1), Mendoza (1), Nolasco (1), Natán Suárez (1), Doldán, Sergio López. Parciales: 20-12 y 17-14.

Árbitros: Herczeg y Südi (Hungría). Excluyeron a Magalhaes, Mbengue, Gomes, Borges, Alvarez y Hernández (dos veces) por el Porto y a Montoro y Moscariello por el Cuenca.

Incidencias: Partido de la primera jornada en el grupo C de la Copa EHF masculina. Dragao Caixa (Oporto), 1.000 espectadores.

Comentarios