Inicio Noticias Entrevistas Álvaro Cañada: «Me ha sorprendido muchísimo el nivel físico de los jugadores...

Álvaro Cañada: «Me ha sorprendido muchísimo el nivel físico de los jugadores del Liberbank Cuenca»

Trabajador incansable, enamorado de su trabajo y uno de los artífices de las dos buenas temporadas del Liberbank Cuenca en estos dos últimos años. Él es Álvaro Cañada, uno de los que realiza el trabajo en la sombra del equipo de balonmano de la ciudad, siendo uno de los preparadores físicos del equipo junto a Pablo Vellisca.

Esta semana hemos hablado con un Cañada, una entrevista en la que mezcló sonrisas y momentos más serios cuando explicaba con pasión su trabajo y el orgullo de haber podido llegar al Liberbank Cuenca, así como de poder entrenar a algunos de los mejores deportistas de la ciudad.

¿Cómo calificarías tu segundo año llevando la preparación física, a medias con Pablo Vellisca, del Liberbank Cuenca?

Lo calificaría como la temporada del equipo, con un notable alto o sobresaliente. Pero viendo que hay cosas por mejorar, como el tema de las lesiones, sobre todo este último tercio que se pueden achacar al desgaste y que pueden tener solución a través de la preparación física. Hay cosas que se pueden mejorar, sin duda.

¿Qué ha cambiado en Álvaro Cañada del que llegó hace dos temporadas al actual?

Ha cambiado la inseguridad y el desconocimiento de iniciarme en un deporte nuevo como el balonmano. También un poco la sintonía con el resto del cuerpo técnico. El primer año fue una transición entre lo que se venía haciendo y lo que yo quería hacer, este año hemos encontrado más sintonía con todos.

Nos hemos puesto mucho más coordinados para conseguir los objetivo que nos fijamos a inicio de temporada.

Ese primer año, ¿fue prácticamente como un examen para ti? Es decir, tuviste que ganarte la confianza y respeto de cuerpo técnico y jugadores

Totalmente. Cada trabajo que planteaba al jugador tenía el miedo de que dijera «¿y tú quién eres?»… Si el jugador lo venía haciendo de otra forma y tenías que convencerle. Tenía una sensación de responsabilidad.

Hay que echar horas con ellos. Y hay veces que es mejor que hagan cosas que no están bien pero que estén a gusto. Al final es también un trabajo de negociación.

Quizá ese también sea un pequeño secreto de la mejora del equipo. El hecho de delegar responsabilidades en personas profesionales en sus diferentes apartados

Cuando se va delegando en profesionales y el trabajo académico en las personas responsables, cada uno aporta lo mejor que tiene al equipo. Eso en el global, el conocimiento del físico, del médico, entrenador, preparador, te optimiza el nivel y te lleva a cotas mayores de las que tenías anteriormente.

Es algo que no se ve, pero ahí están los resultados. ¿Cómo es un día a día en Álvaro Cañada?

Lo que más hay es formación e indagación académica por mi parte. Descubrir todo lo relacionado científicamente a este deporte. Hay mucho trabajo de planificación, de ordenador, de cuantificar cargas, entrenamientos, plannings individuales, más luego la parte más visible, que es el trabajo de los jugadores en el gimnasio y el periodo de readaptación.

En esa tabla que suele haber picos de forma, ¿cuál era el punto en el que iba a estar mejor y peor el equipo?

Desde la teoría, uno de los mejores puntos estaría, en primer lugar, hacia octubre-noviembre, y luego otro más o menos para el mes de marzo. Digo desde la teoría, porque hemos optado por una planificación más lineal, tratar de tener un nivel óptimo continuo y no buscar un pico de forma muy concreto que se busca en un deportista individual.

Cuando en poco más de dos meses hay 20 partidos por jugar, ¿cómo se organiza el equipo?

Cuando llega el mes de diciembre y organizamos ese periodo transitorio de enero, sabes lo que viene. Lo ves como algo un poco insostenible por la plantilla que tenemos.

Haciendo caso a Lidio, vamos partido a partido con la planificación hecha desde enero. Con un pilar fundamental como la recuperación física de los jugadores, la prevención de lesiones y sobre todo el bienestar físico y mental de los jugadores.

¿Te ha sorprendido cómo ha respondido el equipo? Con tantos partidos y una plantilla tan corta, especialmente su nivel en la Copa del Rey

Me ha sorprendido muchísimo el nivel físico de los jugadores hasta la Copa del Rey, que debían llegar en situación muy precaria. Compañeros de profesión me han felicitado, pero aquí no hay una fórmula mágica.

Venimos trabajando de una manera similar desde hace dos años. Y además hay un afán competitivo enorme en los jugadores, con un hambre tremenda. Con daños en articulaciones y lesiones leves siguen dando el 100% sin importarles nada.

¿Tienes alguna espinita clavada?

Cada espinita es con cada lesión. Aunque haya algunas en la pista o por estrés que no puedes remediarlas a priori, pero por cada una de ellas tengo una espinita. Es donde más ahondo en el trabajo.

Si hay cierta incidencia en cada lesión, intentamos reducirlas para el siguiente año más al máximo.

El año pasado hubo ciertos errores en ambas pretemporadas que este año creo que hemos ajustado mejor las cargas. Ha dado buen resultado, desde mi punto de vista

A nivel físico, ¿el equipo podrá seguir igual que esta temporada?

Creo que se va a mantener. Es difícil que varíe mucho de un año a otro, salvo que haya factores de lesiones. Hay muchos internacionales, algunos de ellos sudamericanos, por lo que van a jugar competición internacional este verano en el que no van a tener un descanso completo en verano.

A la larga sí repercutirá. Ojalá sea solo con cansancio y no con lesiones. Pero a nivel global van a seguir manteniendo un alto nivel físico.

Comentarios