Inicio Balonmano Liga ASOBAL El verdadero campeón de la Supercopa fue Cuenca y su afición

El verdadero campeón de la Supercopa fue Cuenca y su afición

Cuenca no ganó, eso es lo cierto, pero poco se puede reprochar al equipo y a su afición. El campeón del mundo se impuso por 22-33 en un encuentro en el que los de Lidio Jiménez demostraron que no se creían lo de que era imposible, aunque sí improbable, intentándolo hasta el final.

Albergó El Sargal la final de la Supercopa Asobal, demostrando que Cuenca debe ser un espejo en cuanto a afición como había afirmado el presidente del equipo tan solo un día antes. Colgaron el cartel de no hay entradas unas horas antes de la disputa de la final y en el pabellón no cogía nadie. ¡Espectacular!. Esa fiesta se trasladó a una ciudad encantada con su equipo y con una organización que fue simplemente de matrícula.

Una matrícula que también tienen los chicos de Lidio ante un Barça que salió mejor y que en el minuto 9 vencía por 3-7. Momento de la machada de Cuenca, que con un parcial de 3-0 se metía de lleno en el choque y a los que pensaban que ya se había acabado el encuentro les demostraba que aún quedaba mucho y que la entrada que habían pagado merecía de verdad la pena. Los goles de Moscariello, las contras de Sergio y la buena defensa hicieron poner en un pequeño aprieto al Barça.

Aunque supo salir pronto del mismo con una gran defensa y con una primera línea que demostró lo que es, los mejores, Cindric, Dolenec y Palmarsson se pusieron el mono de trabajo para llegar al descanso con 11-16 y la sensación de que Cuenca si no hubiera dado cuatro veces a la madera y no hubiera tenido varias cuatro pérdidas transformadas al contraataque por Víctor Tomás y Ariño, «otro gallo hubiera cantado».

Tras el paso por los vestuarios, la afición (ejemplar), siguió apretando mientras veía pequeños resquicios de remontada de Cuenca, aunque los de Pascual no querían sorpresas e intensificaron su defensa ante un Cuenca que no estaba acertado desde el extremo derecho pese a poner varias opciones y unos jugadores que iban cargados de piernas, pese a no rendirse. Síntoma de ello, Vainstein pidiendo más y más a los suyos yendo seis abajo.

Esas cosas son las que hacen afición y lo que hizo que la grada no se viniera abajo. El Barça mantenía la ventaja y cada vez que Cuenca pudo acercarse sufría alguna exclusión que lo impedía. Quizás Lindblad fue demasiado duro o quizás no, pero el partido hubiera podido tener más vida de no ser por esas exclusiones que terminaron de poner la sentencia a Cuenca que a falta de cinco minutos perdía de 9 con el 21-30.

Lidio no dejó relajarse a los suyos y ajustaron el resultado ante una afición haciendo la ola y disfrutando. Eran subcampeones pero los campeones de verdad, de los mortales, los de la otra liga. Tanto Cuenca como los suyos y es que si todos los pabellones fueran como El Sargal y todas las ciudades vivieran el balonmano como la provincia conquense, qué bonito sería para el deporte.

Tomen nota los que hayan estado por primera vez y frotense los ojos porque no es un sueño, esto es Cuenca y lo que han visto aquí no lo verán en muchos sitios.

La final se culminó con Sergio elegido MVP y Moscariello máximo goleador con seis goles. Quizás no se vuelva a repetir un azaña así, pero es sin duda, algo histórico. Demos las gracias, yo desde aquí el primero, por todo lo vivido.

Ficha técnica:
22. Liberbank Cuenca (11+11): Leo Maciel; Dutra (4, 1p), Vainstein, Doldán (1), Natan Suárez (2), Moscariello (6) Fekete, siete inicial, Samuel Ibáñez (p) (1), Lindblad, Baronetto, Hugo López (1), Thiago Alves (3), Marrochi (1), Eskericic (1) y Sergio López (2).
33. Barça (16+17): Pérez de Vargas; Víctor Tomás (4), Aitor Ariño (3), Petrus, Cindric (5), Palmarsson (3), Fábregas (3), siete inicial, Moller (p), Raúl Entrerríos, Sorhaindo (2), Andersson, Aleix Gómez (2), Dolenec (6, 1p) y Dika Mem (5).

Árbitros: Raluy López y Sabroso Ramírez. Excluyeron, por parte local, a Lindblad (2), Marrochi, Thiago, Dutra y Natan Suárez. Por parte visitante a Petrus (2) y Palmarsson.

Marcador cada cinco minutos: 2-4, 3-6, 6-8, 8-12, 11-14, 11-16, descanso, 14-18, 15-20, 18-23, 20-17, 21-30 y 22-33.

Incidencias: Partido correspondiente a la Supercopa de España, disputado en el polideportivo El Sargal que registró un lleno absoluto, con 2.000 personas y entradas agotadas. Se proclamó campeón el Barça. Entre las autoridades asistentes, el presidente de la Federación de Balonmano, Francisco Blázquez, y el alcalde de Cuenca, Darío Dolz.

Comentarios