Inicio Balonmano Liga ASOBAL El Liberbank Cuenca tuteó al Rhein-Neckar hasta que le aguantó el aliento

El Liberbank Cuenca tuteó al Rhein-Neckar hasta que le aguantó el aliento

El equipo conquense perdió por 28-33 ante los alemanes, un resultado demasiado abultado tras lo visto en la pista de El Sargal, donde los de Lidio Jiménez cuajaron un gran choque.

Un partido de los que hacen historia pese a la derrota, ya que la gente dentro de años dirá eso de: «Pues por aquí pasó el Rhein-Neckar», porque los alemanes son historia viva de este deporte, de cuando hablas con alguien de balonmano o handball sale a colación. Y eso lo sabía Cuenca y media España, por eso se llenaron las gradas de gente venida de todos los puntos de la nación, también jugadores o entrenadores como el seleccionador Jordi Ribera. Sin duda, una tarjeta de visita excelente de ‘Visita Cuenca’, más aún si tienes una afición como la conquense.

Y es que solo faltó la guinda, sin duda lo más importante, que era poder sumar puntos, y no estuvieron tan lejos de ello. La gran defensa del Liberbank y un ataque demoledor con Natán de maestro de ceremonias y Dutra y Thiago de lanzadores. Eso hizo que en la primera mitad tuviera la ventaja más amplia con el 10-8 del minuto 15, tanto del propio Natán que precipitada el tiempo muerto de Michel Abt, o de Oliver Roggisch, ya que ambos ejercieron como técnicos tras el despido de Kristian Andrésson este sábado, un despido que incluso ha venido bien al Rhein para unirse en un partido como el de este domingo.

Tras ese tiempo muerto, saltó a pista Kirkelokke, un martillo pilón para los suyos, terminó con seis goles y sus lanzamientos exteriores eran imparables tanto par Maciel como para Samu. Era la vía de escape que encontraban los visitantes, que se veían por momentos atascados en ataque posicional y buscaban el contragol y los extremos como jugadas para marcar, ya que Andre Schmid no vio a Kohlbacher durante los 60 minutos, y eso fue gracias a Cuenca.

Se llegaba al descanso con 16-16 tras una última parada de Palicka a Doldán, el segundo portero saltó a pista por un Appelgren que no veía balón.

Tras el paso por los vestuarios llegó la exclusión de Moscariello y con ella la ventaja de dos goles de los alemanes, que ponían el 16-18 en el marcador con un gol de Schmid. Ahí parecía que se podía terminar el choque, pero Cuenca, de nuevo empujado por Natán, Thiago, Eskerecic y Dutra pusieron las tablas, con el 20-20 y hacían cantar a El Sargal lo de ‘sí se puede’. Pero el aire dio para lo que dio, en el minuto 48 los alemanes se iban de cuatro con el 21-25 y ahí son maestros de gestionar rentas. Cuenca con más corazón que cabeza lo intentó, pero la cabeza les pedía una cosa que las piernas no daban y llegaron las pérdidas de balón y un partido que se rompió para acabar con el 28-33 final.

El Rhein-Neckar ganó en Cuenca y suma seis puntos por los tres que se queda Cuenca en la segunda plaza, empatados con Nimes. Pero sin duda, quedará como un partido histórico ante uno de los grandes de este deporte y con la sensación de, ¿qué hubiera pasado en el caso de estar todos?, aunque eso también es historia también. Solo queda seguir apostando por un equipo que es el emblema de la región al igual que se afición, por regalar a todos momentos como el de este domingo. ¿O muchos pensaban que se podía competir a todo un Rhein-Neckar?

Ficha técnica
28 – Liberbank Cuenca: Leo Maciel (Samu Ibáñez); Dutra (9, 4p.), Suárez (4), Thiago Alves (6), Manu Diaz (1), Moscariello, Sergio López (1); Doldán (2), Eskericic (4), Taravilla, Arce (1), Lindblad.

33- Rhein-Neckar Löwen: Appelgren (Palicka); Schmid (7), Groetzki (4), Gensheimer (8, 1p.), Petersson (1), Mensah Larsen (4), Kohlbacher; Kirkelokke (8), Gedeón Guadiola (1), Abutovic, Tollbring.

Marcador cada cinco minutos:3-2, 6-6, 10-8, 11-11, 14-13, 16-16; 18-20, 19-20, 21-23, 22-27, 25-30, 28-33

Árbitros: Pandzic y Mosorinski (Serbia). Excluyeron a Moscarillo por el Liberbank Cuenca y a Abutovic y Gedeón Guardiola por el Rhein-Neckar Löwen.

Incidencias: Partido de la tercera jornadas del grupo B de la Copa EHF. Pabellón El Sargal, de Cuenca, 1.900 espectadores.

Comentarios