Inicio Balonmano Liga ASOBAL La dificultad de la próxima Liga Asobal

La dificultad de la próxima Liga Asobal

El próximo curso deportivo en Asobal empieza a vislumbrar cómo será, aunque todavía habrá que esperar al 13 de junio para que se celebre la Asamblea de la Federación. Para ese día, al menos ya hay una propuesta sobre la mesa. Tal y como hemos contado en Eldeporteconquense.es, la liga se dividiría en dos grupos cuyos equipos se distribuirían según la clasificación al término de la primera vuelta (la cual ha sido dada como final). A un lado irían los equipos situados en posición impar; al otro los que acabaron en posición par (un proceso que se hace a la inversa a partir del undécimo clasificado).

Esta solución implicaría un grupo muy complicado para el Liberbank Cuenca, que iría a parar con el dominador de la liga (FC Barcelona), uno de los clubes más solventes en cuanto a solidez en liga (Logroño), o clubes emergentes que están haciendo las cosas muy bien (Nava, Benidorm y Cantabria), así como un clásico de la liga que acostumbra a ir de menos a más (Cangas). A ellos habría que sumar al ascendido Villa de Aranda, segundo en División de Honor aunque con amplio bagaje (y afición) en Asobal.

Con esto no queremos decir que el otro grupo sea más sencillo, puesto que también se juntan equipos de grandísimo potencial, aunque sí da una idea de lo complicado que supone una liga con menos equipos. Según la medida, los cuatro primeros de cada grupo lucharían posteriormente por el título, mientras que los cinco últimos lo harían por no descender. Visto así, entrar en la pugna por los primeros lugares se antoja muy cara, con grandes equipos que pueden estar entre los cuatro primeros.

¿Sería favorito el Liberbank?

Desde este prisma surge una pregunta, ¿podría acabar el Liberbank Cuenca entre los cuatro primeros? Dado el rendimiento y crecimiento del equipo conquense en los últimos años está claro que ese debe ser su objetivo: acabar en los primeros lugares. Sin embargo, el potencial del resto de rivales no lo pone nada fácil.

Sin ir más lejos, así quedaría la tabla teniendo en cuenta solo los enfrentamientos de este año (en una hipotética clasificación en la que no se podría situar al ascendido Aranda):

Barcelona – 14 (7 victorias)
Logroño – 10 (5 victorias y 2 derrotas)
Liberbank Cuenca – 8 (4 victorias y 3 derrotas)
Liberbank Cantabria – 7 (3 victorias, 1 empate y 3 derrotas)
Nava – 6 (2 victorias, 2 empates y 3 derrotas)
Benidorm – 5 (2 victorias, 1 empate y 4 derrotas)
Guadalajara – 4 (1 victorias, 2 empates y 4 derrotas)
Cangas – 2 (2 empates y 5 derrotas)

El Liberbank Cuenca sí habría conseguido clasificarse, aunque solo le separarían dos puntos respecto a la quinta posición. Y todo ello sin contar con el hacer y potencial del Villa de Aranda, el cual también tendrá cosas que decir de cara a la 20/21.

Una muestra de la competitividad de la liga más allá del primer puesto, por lo que los conquenses tendrán la próxima campaña un bonito reto para mostrar su progresión de estos últimos años.

Comentarios