Inicio Noticias Balonmano Marcos Herráiz: “Cuando volví a casa después de jugar no podía dormir”

Marcos Herráiz: “Cuando volví a casa después de jugar no podía dormir”

El jugador del Incarlopsa Cuenca, Marcos Herráiz, debutó en ASOBAL el pasado sábado en el Palau ante el Barça. El joven portero de tan solo 17 años salió en los últimos minutos contra un equipazo como el de Xavi Pascual.

Una oportunidad que llegó de improviso, pero que a la vez tenía en la mirada por el rabillo del ojo: “Un amigo mío me dijo que el siguiente partido era contra el Barça y que era fácil que viajara a Barcelona. Yo me emocioné mucho cuando le pregunté a Lidio si iba a hacerme la prueba de la Covid para poder ir convocado y me dijo que sí y que además era probable que jugara”.

Emoción y nervios que tuvo que gestionar en el momento de la verdad: cuando el ansiado debut se produjo: “Cuando me llamaron para que saliese al campo, primero estaba muy nervioso pero en cuanto me tiraron el primer tiro y paré la primera, se me fueron todos los nervios”.

El juvenil estuvo además a la altura e hizo tres paradas en seis lanzamientos acabando con un 50% de efectividad. No esperaba mostrar un nivel tan elevado pero la actuación salió redonda y Herráiz se queda más contento de lo que esperaba: “Cuando me dijeron que iba a jugar, yo esperaba 5 minutos y si con un poco de suerte paraba alguna pues genial, pero cuando salí  y vi que paraba una tras otra pensé: al final va a salir todo mejor de lo que esperaba”.

Además, la intervención de mérito que le hizo al extremo Pascual, fue elegida como la cuarta mejor intervención en la Liga Asobal en esta jornada. Aun así, el joven portero le quita hierro al asunto: “No me esperaba que una de mis paradas pudiese estar entre las mejores de la jornada, pero cuando salí y vi las paradas en vídeo, las vi buenas, pero no tanto como para que saliesen en el top 5”

Después del partido, Herráiz reconoce que “estaba muy emocionado por haber debutado y además por haberle parado tres tiros al Barça”. Además, recuerda que todos sus compañeros le dieron la enhorabuena y también el entrenador del Barcelona, Xavi Pascual.

Fueron tantas las sensaciones que se hizo complicado conciliar el sueño: “Cuando volví a casa después de jugar no podía dormir. Respondiendo todos los mensajes y tan emocionado era imposible”.

El joven portero conquense ha ido luchando por su sueño hasta que este ha llegado. El año pasado, aunque no tenía edad para jugar aún, estuvo entrenando todo el año con el primer equipo. Su constancia unida a otros factores, ha hecho que todo se acelerase y le llegara la oportunidad antes de lo esperado: “Yo esperaba que este año tuviera ficha y poder jugar algún partido suelto en la segunda vuelta, pero al lesionarse Maciel contra Ademar, me llegó la oportunidad antes y tocó jugar contra el Barça. Una suerte”.

A sus compañeros y a los jóvenes que vienen con ganas les recomienda que se centren en ellos mismos y no dependan de si alguien hace o no hace tal cosa: “Cuando menos te lo esperas te sale una oportunidad. Yo no lo esperaba para nada y al final mira”.

Precisamente, es esa fortaleza mental lo que más valora Herráiz de sí mismo: “Lo que mejor tengo es que soy fuerte psicológiamente y aunque un partido se me dé mal, en mi cabeza yo pienso que no pasa nada y que ya vendrán momentos buenos y así no me vengo abajo”.

En cuanto al futuro, de momento no es capaz de no vivir el presente y solo piensa en seguir ayudando al equipo si se necesita algo de él: “He debutado y está perfecto. Si cuando se recupere Leo no me llaman pues sigo con mi equipo juvenil y ya veremos como viene el futuro”.

Ahora solo espera que se presente una nueva ocasión de poder jugar en ASOBAL con el equipo de su ciudad para seguir creciendo y viviendo al máximo el balonmano: “Si aparece otra oportunidad de estas, la intentaré aprovechar y disfrutar lo máximo que pueda”.

Comentarios