Inicio Balonmano Liga ASOBAL Lidio Jiménez: «Hay que alabar al equipo por no bajar los brazos»

Lidio Jiménez: «Hay que alabar al equipo por no bajar los brazos»

El Incarlopsa Cuenca ganó en Pamplona un partido que tenía perdido en el minuto 40. Los conquenses marchaban ocho goles por detrás (han leído bien, ocho) y parecía que la victoria iba a ser para el Helvetia Anaitasuna, hasta entonces superior a los conquenses. Pero al grito de ‘Cuenca, échale huevos’ de la veintena de conquenses desplazados a Navarra (de la Peña Furia Conquense), el cambio de defensa 5-1 promovido por Lidio Jiménez y las paradas de Ante Grbavac, el conjunto conquense regresó con dos puntos que parecían impensables. Hay equipo para soñar.

Tras finalizar el choque, Lidio Jiménez, siempre ambicioso y exigente, señalaba claramente la primera parte. «Nos tenemos que dar cuenta de que no somos nadie, nos han pasado por encima en la primera parte», señalaba mientras lamentaba que habían hecho «lanzamientos muy precipitados y ellos lo han aprovechado. Su resumen era claro: «nos han destrozado en la primera parte». Ya en la segunda, el cambio de sistema defensivo a 5-1 más la ebullición del meta balcánico han generado un cambio radical en el juego. «Con el 5-1 les hemos creado problemas y nos hemos metido en el partido. Además, según recortábamos nuestro portero ha parado y el de ellos un poquito menos», analizaba Lidio.

La clave ha estado en que ha habido «más intensidad» en el segundo tiempo y se alegraba porque los suyos son «muy competitivos y tenemos gente con experiencia que sabe que esto no se soluciona en cinco minutos, sino que es cuestión de disputar cada balón y cada detalle. Creer y creer».

Así, el técnico resaltaba que «lo importante es competir y estar siempre ahí, hay que alabar al equipo por no bajar los brazos. Nos hemos sacrificando y remado». Pero también lanzaba un recado pensando en el futuro: «Hay que analizar qué ha pasado, ahora estamos todos empezando y los equipos estamos muy irregulares. Creo que tenemos que mejorar, hay que cosas que corregir». Aun así, tendrá que asumir esa labor con cuatro puntos en el zurrón y con una máxima que es seña de identidad suya: «Me quedo con que el equipo compite».

Comentarios