Inicio Balonmano Liga ASOBAL El Fraikin BM Granollers asalta El Sargal a costa de un impreciso...

El Fraikin BM Granollers asalta El Sargal a costa de un impreciso Incarlopsa Cuenca (29-34)

No pudo sacar nada positivo el Incarlopsa Cuenca de la visita del Fraikin BM Granollers al Sargal. Pagó caro sus errores cuando tuvo opciones de, por lo menos, apretar el marcador, y además cometió muchas imprecisiones que generaron que los catalanes estuvieran siempre por delante en el marcador (ya en el 7′ ganaban por 1-4, diferencia que nunca se redujo en el resto del partido). Los de Lidio Jiménez pecaron de precipitación en ataque, de pasividad en los rechaces defensivos y de falta de acierto en las contras. Y, con todo, hubo momentos en los que se creyó en que podían al menos puntuar.

No se puede quitar ningún mérito a la victoria del Fraikin BM Granollers, que estuvo más concentrado y acertado durante los 60 minutos que los conquenses.

Primera parte

El Incarlopsa Cuenca se marchó cinco abajo al descanso y encajando la friolera de 18 goles. Todo eso a pesar de que Ante Grbavac estuvo acertado (acabó el primer periodo en 37,94% de acierto), llegando a estar por encima del 42% por momentos), de que por momentos corrió en la pista después de generar varias pérdidas rivales y de que El Sargal apretó de lo lindo. Pero el mismo acierto que tuvo el meta Grbavac faltó a la hora de recoger sus rechaces (los catalanes tuvieron 39 lanzamientos, por solo 19 los conquenses), que hubo precipitación en ataque (en 8 minutos solo llevaban un gol anotado. Una muestra más, a los diez minutos solo habían anotado tres jugadores del Incarlopsa Cuenca, por ocho del Fraiking BM Granollers) y que hubo pasividad por momentos (especialmente flagrante fueron dos acciones consecutivas de Nazaré, una en una contra que ejecutó con lentitud y falló solo ante Guàrdia, después en un rechace largo en el que estuvo más atento el portero visitante). Detalles que pueden servir para explicar la diferencia al descanso.

Y es que el partido no empezó bien para los conquenses a pesar de que el primer ataque fue local. Thiago falló (después se entonó) y Álex Márquez empezó acertado. Una muestra de lo que esperaba en los primeros treinta minutos, en los que el mejor de los conquenses, sin discusión fue Grbavac, quien sustentó a los suyos en unos compases iniciales en los que solo pudieron marcar un tanto en 8 minutos. Sus paradas fueron clave para que el marcador ‘solo’ fuera de 1-4, hasta que Lidio Jiménez se hartó de lo que veía en pista y pidió tiempo muerto. Funcionó su charla, porque el cambio de cara fue sustancial. Los conquenses, hasta entonces espesos y sin fluidez ofensiva, empezaron a encontrar a Pozzer y, después a Doldán, en el pivote, por lo que había más opciones en ataque y el Incarlopsa Cuenca por fin encontró manera de derribar el muro del Granollers.

Un parcial de 3-1 tras el tiempo muerto acercó el resultado a 4-5, pero llegó la exclusión de Bulzamini y lo aprovecharon los visitantes para poner tierra de por medio con un parcial de 0-2. Además, el portero visitante Marc Guàrdia cogió ritmo y tocó balones con asiduidad, lo que hizo que la ventaja fuera aumentando paulatinamente a pesar de la rotación de Lidio Jiménez para tratar de cambiar la dinámica (8-14 a los 17 minutos). Los catalanes no frenaron su ímpetu y encontraron un filón en primera línea y la conexión con el pivote, con un Salinas que convirtió en gol cada pase que recibió. Solo un arreón final de los conquenses hizo que la distancia no fuera tan grande y al descanso se llegó con 13-18 para los pupilos de Antonio Rama.

Segunda parte

El Incarlopsa Cuenca arrancó el segundo periodo con fuerza. Lidio Jiménez puso defensa 5-1 para aprovechar la superioridad numérica y le salió, con un rápido corte de que Prantner que acabó en exclusión de Álex Márquez al evitar el tanto a puerta vacía. Esa doble superioridad sí supo aprovecharla los conquenses, con dos goles seguidos (uno de ellos de Ante Grbavac, quien demostró que no solo sabe parar), pero todavía pudieron haberse acercado más de no ser por una parada de Guàrdia a un lanzamiento desde el extremo de Arnau.

Y del posible 16-18 se pasó al 15-21, todo en apenas cinco minutos. La desconexión defensiva de los conquenses hizo que Lidio Jiménez se viera obligado a pedir tiempo muerto (como curiosidad, en el mismo minuto que en la primera parte, en el 8) cuando el marcador era de 16-22. Otra vez le faltaba fluidez al Incarlopsa Cuenca, que en este momento del partido además echaba en falta el acierto de Grbavac en portería. Por si fuera poco, trataron de correr más y salir más al contraataque, pero cuando se plantaban solos ante Guàrdia este paró varios intentos, que frenaban en seco cualquier atisbo de remontada. Arnau, Bulzamini o Hugo López lo sufrieron en sus carnes.

Aun así, sin transmitir buenas sensaciones, el equipo seguía enganchado. Jugó con más corazón y se llegó a acercar a cuatro goles (23-27), pero volvió a caer presa de sus errores. Como ejemplo, la exclusión de Fede Pizarro, después de que recuperarán la bola y, por hablar, se fue dos minutos al banco. Una muestra de impotencia y desesperación, en un partido para olvidar del argentino.

A falta de siete minutos, el partido no estaba cerrado y los de Lidio Jiménez empezaron a creer en rescatar algo positivo. Habían superado su peor momento y seguían vivos, por lo que olieron sangre y fueron a por los catalanes. Así, llegaron a ponerse a solo tres (25-28), después de que Thiago lanzara en siete metros y recogiera el rechace entre una marabunta de rivales, lo que además generó una doble exclusión de Joan Amigó. Pero, con todo a favor, llegaron las precipitaciones. No estuvo acertado Hugo López en dos ataques seguidos, tampoco Thiago Alves en la toma de decisiones ni la defensa atenta para recoger los rechaces. Así, el Fraikin BM Granollers superó la crisis y no solo mantuvo la diferencia, sino que se fue a cuatro cuando recuperó a todos los efectivos (27-31).

El tramo final fue un querer y no poder, con un Incarlopsa Cuenca impotente y un Fraikin Granollers que celebró por todo lo alto un merecido triunfo, bien apoyados en los hermanos Márquez, en el pivote Salinas y en las paradas de Marc Guàrdia.

Con esta derrota, el Incarlopsa Cuenca sigue con 10 puntos y se queda en mitad de la tabla. Ahora tendrán ocho días para reponerse, momento en que se enfrenten al Torrelavega en un partido que arrancará a las 20:30 horas. Hay tiempo para pulir los errores.

FICHA TÉCNICA

Incarlopsa Cuenca: Ante Grbavac (1), Pablo Simonet (4), Thiago Alves (5), Alex Pozzer (3), Arnau Fernández (3, 1 de p.), Leo Prantner (4) y Fede Pizarro (1) – equipo titular- Samu Ibáñez, Martín Doldán (2), Sergi Mach (1, 1 de p.), Alvaro Martín, Hugo López (1), Carlos Fernández, Davide Bulzamini (1), Nacho Moya (2, 2 de p.) y Joaquim Nazaré

Fraikin BM Granollers: Marc Guàrdia, Álex Márquez (6), Esteban Salinas (6), Adriá Martínez (2), Oriol Rey (1), Sergi Franco (1) y Antonio García Robledo (3, 1 de p.) -equipo titular- Edgar Pérez (2), Jan Gurri (1), Pol Valera (5), Chema Márquez (5), Rangel Luan, Josep Armengol, Víctor de Sande y Joan Amigó (1)

Parciales: 1-2, 3-5, 6-9, 8-11, 10-14 y 13-18 -descanso- 15-21, 17-23, 21-26, 23-27, 25-30 y 29-34 -final.

Exclusiones: Por el Incarlopsa Cuenca, Davide Bulzamini y Fede Pizarro. Por el Fraikin BM Granollers, Jan Gurri, Esteban Salinas, Álex Márquez y Joan Amigó (2)

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 12 de Asobal. Disputado en el Pabellón El Sargal, con lleno absoluto en las gradas y mucho ambiente durante todo el encuentro.

Comentarios