Lidio Jiménez: “Si no trabajamos en defensa no ganamos a nadie”

Lidio Jiménez: “Si no trabajamos en defensa no ganamos a nadie”

Compartir
Lidio Jiménez, junto a su segundo, Rafa López

Cuando el entrenador del Liberbank Cuenca, Lidio Jiménez, acude a una rueda de prensa, todos los presentes saben que va a hablar claro sobre balonmano y sin regalar elogios, tampoco improperios. Y que analiza la realidad de una forma exhaustiva y metódica, concentrándose en todos los detalles que afectan a su equipo y al rival. Si en un año histórico como el anterior, siempre trató de rebajar la euforia y basó el éxito en el trabajo, en esta campaña recién empezada no va a cambiar su mantra, el cual por otra parte ha llevado al Liberbank Cuenca a gozar de su mejor clasificación histórica.

La dura derrota ante el Atlético Valladolid no era esperada, pero seguramente más por parte de aficionados y jugadores que por el propio Lidio, quien aseguraba que “podía pasar, porque venía un gran equipo”. Resaltaba que “las expectativas tan altas que nos estamos marcando no nos están favoreciendo”, y que a día de hoy, el Liberbank Cuenca es uno de los rivales a batir. Esto significa que todos los equipos de Asobal van a pelear cada partido ante los conquenses como si de una final se tratase, por lo que la exigencia será máxima en cada choque.

Jiménez acudió a rueda de prensa y lo primero que hizo fue dar la enhorabuena al Atlético Valladolid “por su gran partido”. Lamentaba respecto a su equipo que “no hemos sido nosotros, no hemos estado agusto en defensa, con mucha ansiedad y precipitación”. En este sentido, señalaba que “no se nos pueden escapar los puntos con 33 goles en ataque”, y que empezaron el partido con “muchas ganas, pero muy precipitados”.

El Atlético Valladolid hizo mucho daño al Liberbank Cuenca “con el pivote y por fuera con los extremos”, para lo cual Lidio desmenuzaba que ha sido así porque “no hemos sido capaces de defender la conexión con el pivote debido a que estábamos muy desajustados”. Una de las causas podía ser la baja del capitán David Mendoza, unido a la mencionada precipitación del equipo a la hora de salir a robar balones en defensa, lo que “no hacemos nunca”. En estas circunstancias, “te acarrea que en ataque tengas que ser casi perfecto”.

Hablar a posteriori del encuentro siempre es partidista y ventajista, si bien Lidio rememoraba que “quizás hubiera cambiado si hubiera hecho antes la mixta, pero nunca se sabe”. Tras la derrota, apuntaba que “me arrepiento de todo, del planteamiento del partido y de los entrenamientos de la semana”, señalaba un Lidio Jiménez al que nunca se podrá acusar de hacer autocrítica ni de ambicioso. Aún así, el equipo estuvo cerca de levantar un mal partido, pero la mala fortuna hizo que Sergio López se resbalara en la última acción.

Para el entrenador del Liberbank Cuenca, valoraba el partido de una forma muy clara. “Hoy no he visto a mi equipo, no nos hemos identificado”, y resaltaba que “ha sido un mal día que esperemos nos sirva para el futuro”. El mensaje que deja esta derrota para Lidio Jiménez es el siguiente, “si no trabajamos en defensa no ganamos a nadie”. Por tanto, espera que “estos toques de atención nos tienen que valer, ya que debemos trabajar como bestias, y hacerlo bien”.

No tenía reproches para su equipo, ya que “a nivel de intensidad y ganas han puesto todo”, si bien creía que “no hemos estado acertado ninguno, yo el primero”. Toca levantarse.

Comentarios