Inicio Fútbol Autonómicas El José Terol sigue siendo territorio inhóspito para Villalpardo

El José Terol sigue siendo territorio inhóspito para Villalpardo

Salva empata el partido en el 92';   Fotografía: Soraya Peñarrubia
Salva empata el partido en el 92′; Fotografía: Soraya Peñarrubia

Los amarillos acariciaron la victoria ante el Atlético Mahora, pero una polémica decisión arbitral terminó con el empate local en el 92’.

Con 2 victorias en sendos partidos en su casillero, los hombres de Marcos Martínez se desplazaban a uno de sus campos malditos para, esta vez sí, traerse los 3 puntos. Tras muchas temporadas sin ganar en el José Terol, los villalpardeños se veían con opciones de romper con esta negativa dinámica en Mahora. Y muy cerca estarían de conseguirlo gracias a un planteamiento casi perfecto.

Villalpardo salió a esperar en su campo al Atlético Mahora, dejando el esférico a los de Jorge Abellán. Estos tocaban con libertad en su campo, pero una vez que cruzaban la línea divisoria sentían el fuerte aliento de los amarillos y no podían progresar. En el eje de la zaga Kike ejerció de mariscal, se anticipó siempre a su par y cortó innumerables balones aéreos, aburriendo y desesperando a la delantera local en una primera parte excelente del joven villalpardeño. Pero no fue el único que trabajó a la perfección en el balance defensivo de Villalpardo, ya que todo el equipo contribuyó a una labor que cada día tienen más automatizada y que es la base del éxito de los amarillos. Además, cuando tenían el balón encontraban muchos espacios entre las líneas locales y la sensación de peligro era latente cada vez que conectaban los hombres de arriba.

Así las cosas, y pese a que la primera mitad resultó aburrida para el espectador, resultó ser una clase magistral de cómo se debe defender sin balón. Incluso pudieron adelantarse los amarillos en más de una ocasión, pero la falta de acierto los privó de llevarse un resultado favorable al descanso. Las mejores ocasiones fueron para Gomi y Malavia; el primero golpeó en semifallo con la zurda cuando su último escollo para el gol era el portero, mientras que el segundo si acertó con la portería, pero una gran parada de Pedro Bartolomé evitó el 0-1 tras un buen remate del lateral.

De esta forma, se llegó al descanso con el resultado inicial y los amarillos, animados por su gran primera mitad, decidieron salir a comerse a los de Mahora en la segunda mitad. Adelantaron sus líneas e intensificaron la presión sobre su rival, ahogando su salida del balón e impidiendo que avanzaran más allá de ¾ de campo.

Con el nuevo planteamiento los villalpardeños robaban el balón con mayor primor que en la primera mitad y, por ende, las ocasiones llegaban con más asiduidad. En torno al 55’ Gomi desperdició la más clara del partido tras plantarse solo ante el meta local. El 9, que no tuvo su día, disparó al muñeco cuando tenía toda la portería a su disposición.

Villapardo perdonaba una y otra vez y la presión de los suyos descendía peligrosamente a medida que avanzaban los minutos, por lo que el partido se iba igualando. Mahora se desperezaba y en el 63’ llegaría la mejor ocasión de los blancos. Un libre indirecto dentro del área terminaba con un disparo blandito que sacaría la barrera sin grandes dificultades.

Ese fue el aviso que terminó de volver de despertar a los visitantes, pues 4 minutos después se adelantaban en el marcador. En el 67’ Juanan recuperó un balón en ¾ de campo gracias a una buena presión, cedió a Gomi que se deshizo del central local y se plantó solo ante el guardameta. Pero esta vez no se atrevió con el disparo, vio la llegada de Curro por la derecha y le sirvió un pase de la muerte para que este adelantara a los amarillos a puerta vacía.

Curro marca a puerta vacía el 0-1
Curro marca a puerta vacía el 0-1

Era el merecido 0-1, que premiaba el gran trabajo de los de Martínez en el partido. Pero aún quedaba mucho por hacer para poder conseguir los 3 puntos en el José Terol, pues se esperaba una reacción en tromba de los locales.

Y así sucedió, los de Jorge Abellán quemaron todas sus naves en su búsqueda del empate, pero Villalpardo aguantaba el chaparrón ofensivo con un gran trabajo de todos sus futbolistas. Parecía que los locales se iban a ir de vacío, pues cuando conseguían atravesar la frondosa defensa aparecía Chanini para hacer alguna parada de gran mérito, y el empate no quería llegar.

Y de hecho, no hubiera llegado de no ser por la controvertida decisión arbitral de no pitar una clara plancha de Salva sobre Jorge en el 92’. El delantero mahorí aprovechó la circunstancia para plantarse en la frontal y sacar un gran disparo ajustado al palo corto de la portería defendida por Chanini, que nada pudo hacer para evitar el empate. Jorge quedó tendido en el suelo y los locales reclamaban al árbitro la clara infracción, pero la decisión ya estaba tomada, y el empate era una realidad. 30 segundos después el colegiado decretaba el final del partido y los amarillos veían cómo se prolongaba la maldición del José Terol una temporada más, pese a que fueron superiores y merecieron más, los pequeños detalles terminaron con el empate.

Pequeños detalle cómo la decisión del colegiado de no apreciar falta en esa clara plancha, o cómo su falta de acierto en los metros finales, pues perdonaron demasiado los de Marcos Martínez. Incluso un punto más de veteranía en ataque les hubiera bastado para llevarse los 3 puntos, pero en los minutos finales el balón quemaba demasiado y nadie se atrevía a echarlo al suelo y ponerle pausa, una circunstancia que terminaron pagando los amarillos con el injusto empate.

Al final, un punto que sabe a poco a los amarillos por la forma en que transcurrió el partido, pero que quizá se hubiera firmado de antemano. Ahora toca hacerlo bueno el próximo domingo en Los Olivos, dónde Villalpardo recibe la visita del colista, el “novato” Alatoz.


Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here