Inicio Fútbol Categorías inferiores El Ciudad de Cuenca dejó escapar dos puntos en la última jugada

El Ciudad de Cuenca dejó escapar dos puntos en la última jugada

Tres jugadores del Ciudad de Cuenca presionan a un jugador. Imagen de archivo de la temporada 16/17

A pesar de perder dos puntos en la última jugada, las sensaciones del Ciudad de Cuenca son buenas tras el partido ante Odelot Toletum. Los chicos de David Angulo jugaron uno de los mejores partidos en lo que va de temporada y en el que pudieron golear a sus rivales.

Desde el principio se veía que iba a ser un partido muy intenso. Los morados salieron muy bien al partido, concentrados desde el minuto 1 y dominando al contrario como les gusta, teniendo el balón. Fruto de ello comenzaron a llegar las ocasiones. La primera de ellas la tuvo Denis. Él, solo ante el portero y tras un gran pase de Raúl Verdejo, estrelló el balón en el ‘muñeco’. Poco después sería Marcos el que se quedase delante del cancerbero. En su cesión al propio Denis para que empujase la pelota, el balón quedaría corto y sería robado por un defensor.

Los minutos de más igualdad llegaron entre el 15 y el 30. El equipo toledano dio un paso al frente en el juego y tuvieron una clara ocasión en el que su delantero se encontró con Iván, que había tapado bien el hueco.

Volvieron las ocasiones moradas con faltas laterales y córners que, o bien no encontraban rematado o, si lo hacía, era sin peligro. Al descanso se llegó con el 0-0 que no pudieron evitar Denis en una ocasión y Raúl Verdejo en otra, en la que tiró desequilibrado tras un mal control.

Los goles llegaron en la segunda mitad

La segunda mitad vivió el renacer del Odelot Toletum. Los toledanos salieron muy fuertes, pero solo hasta que los morados quisieron. Una vez recuperaron el balón fuero de nuevo dueños del partido.

Gracias a ello, los morados pudieron adelantarse. Raúl inició una buena jugada que ponía el pase a Cillo. Desde la banda, ponía un centro perfecto al punto de penalti dónde encontraba a Marcos que conseguía el primer tanto del equipos.

Con este resultado, los locales apretaron mas, aunque el Ciudad de cuenca salía muy bien a la contra. En un balón largo enviado a Marín salía el portero toledano. Con la testa despejaba y el balón caía a Raúl. Sin oposición en la portería parecía que iba a llegar el segundo, pero el tiro salía muy flojo y, sin complicaciones, la cogió el portero.

En el 60 salía al campo Ángel Ortiz, el nuevo fichaje morado. En su primer balón ya demostró su calidad. Tras un control espectacular, ponía una pelota en largo a Denis. El ‘9’ morado se revolvía muy bien y con la zurda lanzaba el disparo que lamió el poste.

El equipo estaba tranquilo, y con ocasiones para el 0-2. Sin embargo Odelot dio su aviso. En una ocasión aislada, con un tiro de 30 metros, Iván tuvo que emplearse a fondo para sacar muy bien a córner. Fue el preámbulo pues tras un saque de banda local y varios rechaces mal resueltos, el balón caía a Óscar Guijarro. Siendo diestro, disparaba con la zurda a la escuadra y ponía el empate. Corría para entonces el minuto 82.

Según se sacaba de centro se volvía a jugar muy bien al fútbol por parte del Ciudad de Cuenca. Raúl disfrutó de una buenísima ocasión en una pared con Ángel. Cuando iba a rematar, se cruzaba muy bien el central para enviar a la esquina el balón. En el saque, el mismo Raúl ponía el balón a Sergi. Su remate era despejado por el portero, momento en el que apareció Kiko para marcar el 1-2.

Faltaban cinco más el descuento y el Ciudad de Cuenca disfrutó de varias ocasiones para poner el 1-3. En una de ellas, el línea anulaba el gol de la sentencia por un fuera de fuego más que dudoso.

En los últimos minutos de partido, el Ciudad de Cuenca pecó de novato. No jugó a dejar pasar los minutos y asegurar el 1-2, sino que se metió atrás para buscar el tercero en la contra. Fruto de ellos llegó el cúmulo de circunstancias que llevó al empate. En el minuto 93 cometían una falta en la frontal. Con la mente puesta en otro sitio, los de Odelot aprovecharon para realizar un saque rápido. El balón del delantero fue fuera. El saque de puerta fue malo y corto, la defensa tuvo que despejar a la esquina. Desde allí y con el portero atacando consiguió Javier Álvarez el remate desde el punto de penalti, dónde conseguía el empate a dos goles.

David Angulo, entrenador del Ciudad de Cuenca se mostraba tras el partido «muy contento por el juego del equipo, ya que aunque se ensucie el gran trabajo con el último gol, debimos haber ganado de sobra».

Comentarios