Inicio Fútbol Preferente El San José Obrero perdonó en la primera parte y sufrió en...

El San José Obrero perdonó en la primera parte y sufrió en la segunda para empatar ante el Atlético Tomelloso (0-0)

El San José Obrero regresó, cuatro años después, a su hogar. El equipo que este año entrena David Angulo volvió a jugar en el Obispo Laplana y lo hizo en un partido de renombre, ante el recién descendido Atlético Tomelloso, un conjunto veterano y muy bien plantado que cuajó un partido serio en Cuenca. Sin embargo, a pesar del alto nivel del rival, el joven conjunto conquense demostró que tiene mucho que decir este año en Preferente, en un partido en el que llegó a fallar un penalti y supo sufrir con un hombre menos en la segunda mitad.

Arrancó muy bien el San José Obrero, con rápidas combinaciones y dominando el esférico así como las segundas acciones. Pudo aprovechar su buen inicio en el 7′, tras un balón de Marco hacia Saúl que dejó a este solo tras fallo del rival, si bien su disparo seco lo detuvo perfectamente Cano. Sin ocasiones claras, pero sí con cierto peligro en área rival, el conjunto rojillo buscaba el 1-0. Y pudo llegar en el 25′, después de que el colegiado estimara que un centro de Marco tocó en la mano de Ismael. Verdejo fue el encargado de disparar la pena máxima, pero el guardameta volvió a estar muy acertado y paró el penalti.

Esta acción sacó del partido al San José Obrero, al que le afectó demasiado. Cogió aire el Atlético Tomelloso, que empezó a merodear el área de Iván Aceñero, e incluso estuvo cerca de adelantarse en un par de balones largos que peinaron para superar a la defensa local, aunque no acabaron en gol.

Tras el descanso al que llegaron ambos equipos con las espadas en todo lo alto, volvió a arrancar mejor el San José Obrero. Cierto que el Atlético Tomelloso estaba relativamente cómodo dejando algo de espacio a los locales, pero los rojillos volvieron a pisar con más frecuencia el área rival. Cerca estuvo Alex de abrir el marcador en un saque de esquina, aunque su cabezazo se marchó desviado por muy poco. Y Saúl también probó al portero rival con un remate desde la frontal que despejó con apuros el meta rival.

Sin embargo, su empuje quedó en agua de borrajas tras la expulsión por doble amarilla de Rufo, hasta entonces inmaculado en el partido. Su baja trastocó al San José Obrero, aunque derrocharon esfuerzo y compromiso para suplir su inferioridad numérica. Fueron pasando los minutos sin apenas oportunidades para uno y otro equipo, que por un lado daban por bueno el punto y por otro seguían jugando de forma ordenada para aprovechar su ocasión, aunque esta no se presentó para ninguno de los dos conjuntos.

Este reparto de puntos deja al San José Obrero en octavo lugar con 7 puntos, todavía sin perder y con un partido menos que sus rivales. Los rojillos logran, además, dejar su portería a cero por primera vez en la temporada. La siguiente semana volverán a tener otro rival de enjundia, ya que visitarán a un complicado Manzanares CF, que también lleva solo jugados tres partidos aunque todos ellos los cuenta con victoria.

Comentarios