Inicio Reportajes Así ha sido la trayectoria del Conquense en Segunda División B

Así ha sido la trayectoria del Conquense en Segunda División B

El Conquense todavía no conoce en qué grupo militará la próxima campaña, tras ascender brillantemente a Segunda División B. Con este hito, llega una de las preguntas más escuchadas en verano en el entorno del Conquense. ¿En qué grupo estará? Y es que en sus 16 años de experiencia en la categoría, nunca se ha asentado en un grupo fijo y ha llegado a jugar en todos ellos, recorriendo toda España. Para esta 18/19, nuevamente hay dudas sobre cuáles serán los rivales del Conquense, si bien son el grupo III y el I los que parecen partir con más opciones. Pero, ¿cómo ha sido la trayectoria del equipo balompédico en la categoría? Hacemos un repaso a sus 16 años de historia en Segunda B.

La primera ocasión en la que la Unión Balompédica Conquense jugó en Segunda División B fue en la campaña 87/88, cuando los blanquinegros accedieron a esta categoría tras la reforma de divisiones. Un año convulso, donde los jugadores profesionales abandonaron a mitad de temporada y tuvieron que terminar los juveniles, quienes afrontaron la experiencia de forma más que digna aunque no pudieron evitar el descenso. Aquella temporada de estreno en la división de bronce, el Conquense militó en el grupo IV, compartiendo grupo con equipos como el Villarreal, Levante, Albacete Balompié o Valencia Mestalla. Actualmente, este grupo es tradicionalmente el que ocupan los equipos andaluces.

Hubo que esperar hasta la 98/99 para que retornaran a la categoría. Aquel año fue la primera vez que se accedió a la misma ganándoselo en el campo, y también será la primera vez que el Conquense jugará en el grupo II, el de los conjuntos vascos. Su año de debut en la categoría no pudo ser más brillante, finalizando en quinta posición e incluso coqueteando con la fase de ascenso, perdiendo buena parte de las opciones en casa al caer contra el Burgos (0-2), máximo rival por la cuarta plaza. Una campaña después, la 99/00, otra vez tocó en liza el grupo II, pero en esta ocasión no fue tan buena la campaña, aunque salvando con relativa solvencia la categoría. Terminaron décimos.

El cambio de siglo trajo consigo cambio de grupo. En la 00/01, año convulso en el Conquense con sustitución en el banquillo incluida (arrancó Paco Gutiérrez, terminó José Luis Sepúlveda), fue la promoción de descenso ante el Binéfar lo que evitó que el Conquense acabara en Tercera División. Aquel año jugaron en el grupo III, al que le costó adaptarse a pesar de empezar con victoria en casa del Mallorca B. Once jornadas más tardó en repetir triunfo, y desde el inicio el Conquense tuvo que pelear por la salvación, consiguiéndola en el playout.

En la 01/02, el Conquense se trasladó a Cuenca y se olvidó de su periplo en tierras madrileñas. Sí continuó jugando en el grupo III, en una mezcla que aglutinaba equipos de Madrid, Islas Canarias, Valencia y Castilla-La Mancha, muy diferente al grupo III que forma la Real Federación Española de Fútbol en las últimas temporadas. Esta vez el Conquense consiguió la salvación con holgura, al clasificar duodécimos.

La 02/03 supuso el regreso a grupo II, donde mejores resultados había conseguido en Segunda División B, y aquí empezó la época gloriosa del Conquense. Cogió el equipo Miguel Zurro y terminó en una más que honrosa séptima plaza, colando al Conquense en la Copa del Rey. Para la 03/04 se siguió avanzando en el proyecto, repitiendo grupo II (el que quería el Conquense), y mejoraron prestaciones respecto a un año antes, acabando sextos. Dos campañas consecutivas que invitaban al optimismo, con un equipo balompédico asentado en la categoría.

Sin embargo, la 04/05 tocó hacer las maletas y desplazarse, por segunda vez en su historia, al grupo IV. Un cambio que sentó muy bien al Conquense, que ganó seis partidos consecutivos para arrancar la liga y mostró su más que firme candidatura al título liguero. Le faltaron dos goles para aventajar en la misma al Sevilla B, al que venció en la última jornada en La Fuensanta (2-1), pero los andaluces hicieron bueno el 3-1 de la primera vuelta para adelantar al Conquense en la tabla, al terminar ambos con 66 puntos en lo más alto. En la promoción, solo el Real Madrid Castilla, en una polémica eliminatoria, evitó que el Conquense hubiera conseguido por primera vez llegar a Segunda División.

Del cielo al abismo. En la 05/06, nuevamente en el grupo IV, la planificación dejó mucho que desear y tras la marcha de jugadores importantes, los que vinieron no supieron sustituirles. El resultado fue tres entrenadores durante todo el año, y un descenso que se venía barruntando y que se produjo en la penúltima jornada. Por suerte, esa caída a los infiernos solo duró una campaña, y el proyecto que lideró Antonio Cazalilla regresó a Segunda División B en la 07/08, además con holgura, ya que el equipo consiguió clasificarse para la Copa del Rey en un grupo II donde jugó por quinta vez en su historia.

La 08/09, recordada por ser la campaña del adiós del presidente Ángel Pérez, además de regresar a un grupo IV ya formado por equipos andaluces mayoritariamente. Aquella campaña, los balompédicos acabaron octavos, sin peligrar en ningún momento la categoría. Para la 09/10, con Carlos Lacort como presidente en su única campaña al frente, el Conquense jugó en el grupo que solicitó, concretamente en el grupo II, con madrileños, canarios, asturianos y extremeños. El equipo blanquinegro finalizó este año en décima posición.

En la 10/11 el Conquense se estrenó en el grupo I, y como sucediera cuando jugó por primera vez en el grupo IV, tocó sufrir. Hubo fichajes de extranjeros como el portero checo Martin Jicha o el lateral brasileño Jefferson, que no tuvieron ninguna relevancia en el equipo, mientras que los resultados seguían sin salir. Al final, el Conquense se vio abocado a jugar la promoción de descenso tras terminar 16º, y en la misma parecía clara la salvación tras el 2-0 cosechado en La Fuensanta ante el Caudal de Mieres. Además, en la vuelta el resultado era de 0-0 en el 85′, pero en los últimos minutos se encajaron dos goles que llevaron la eliminatoria a la prórroga, aunque Belencoso anotó para los balompédicos y evitó el descenso.

El mismo no se pudo evitar en la 11/12, nuevamente en el grupo I. Doce jornadas pasaron hasta que el Conquense ganó, y 21 hasta que José Luis Montes cogió las riendas de un Conquense muy hundido en la tabla. El nuevo técnico recondujo la situación, y consiguió in extremis meterlo en la promoción de descenso, aunque una infausta eliminatoria ante el Zaragoza B llevó al Conquense a Tercera División. Otra vez, el periplo en esta categoría duró un año, y en la 13/14 el Conquense volvía a jugar en Segunda División B, y como en los anteriores ascensos, volvió a jugar en el grupo II. El conjunto de Cuenca terminó undécimo, aunque consiguió salvarse con varias jornada de antelación y no sufrió en las últimas jornadas a pesar de sumar pocos puntos.

Pero en la 14/15, hasta la fecha última campaña en la división de bronce, también se firmó la peor clasificación. Otra vez inmersos en el grupo II, nunca se pudo enderezar perdido tras la marcha de Jordi Fabregat del banquillo y que no supieron reconducir sus sustitutos. Al final, con un equipo totalmente desahuciado y con el descenso planeando sobre el mismo durante buena parte de la campaña, cinco jornadas antes del final ya se consumó. Por primera vez, y esperemos no se repita, el Conquense acabó como colista del grupo.

En resumidas cuentas, el Conquense ha jugado mayoritariamente en el grupo II, con 8 apariciones, seguidos del grupo IV (4 ocasiones), así como otras dos tanto en el grupo I como en el III.

Comentarios