Inicio Fútbol Segunda División B Se nos fue Carlos Lacort Romero, el eterno directivo, alma y corazón...

Se nos fue Carlos Lacort Romero, el eterno directivo, alma y corazón de la Balompédica

Este sábado nos ha llegado la noticia del fallecimiento de Don Carlos Lacort Romero. Nos ha dicho adiós un padre modélico, un esposo admirado, un gestor envidiable y un directivo deportivo ejemplar. Escribo estas breves líneas con lágrimas en los ojos por todo lo ha significado Carlos para el deporte conquense, para mí durante más de 40 años, y porque se nos ha ido un hombre bueno. De verdad, un hombre bueno y razonable. Capaz de trabajar y reconducir a la Unión Balompédica Conquense.

Carlos Lacort era una persona amable, pero con personalidad. Durante muchos años de su vida ha estado relacionado con el deporte como directivo. Sólo una vez, en la temporada 2009/10 ha sido presidente de un club, la Balompédica, tras la marcha del inolvidable Ángel Pérez Saiz. Antes había estado 45 años como directivo con seis presidentes. Tras su intensa etapa como directivo blanquinegro, ahora hablaremos de ello, Ángel Pérez cuando llegó en 1997 al club y le proclamaron presidente, lo primero que hizo es recuperar para su directiva a Carlos Lacort y a Julián Cañamares que habían dejado el club en 1982.

Hago un paréntesis para decir que Carlos Lacort siempre fue unido a Julián Cañamares, otro directivo ejemplar de la Balompédica. Es difícil no verlos a los en las fotografías como directivos balompédicos. En este texto les mostramos tres de la temporada 1980/81 y una en color de la presentación de la Historia Balompédica. Ambos están en los márgenes de la imagen Sólo ha habido, en más de 40 años, dos situaciones en las que ambos no han estado juntos, cuando Carlos estuvo de directivo en el BM. Ciudad Encantada y cuando dejó de ser directivo, vicepresidente económico con Jesús Fernández. Julián Cañamares ha seguido como directivo hasta la temporada pasada.

En su paso por el Conquense, simplemente recordar que Carlos Lacort empezó siendo directivo en la década de los sesenta con los presidentes Arturo Escutia y Carlos Gimeno. Antes de llegar a los 17 con Rafael Araque y se marchó. Pero volvió en la temporada 1977/78 con la llegada de José López a la presidencia hasta la 1981/82. Todavía siguió un tiempo corto con Balbino Noeda en la presidencia hasta que lo dejó. Guardo la carta que Lacort me mandó cuando dejó de ser directivo en el Conquense, la despedida de un directivo a un periodista deportivo que empezaba a aprender la dureza de ser directivo en clubes como el Conquense.

Y en 1998 volvió a la Balompédica. Le llamó, al igual que a Julián Cañamares, Ángel Pérez Saiz que, aunque vivía y trabajaba en Madrid, sabía perfectamente cuáles eran los directivos base de su presidencia. Tras doce años con Ángel, le sustituyó como presidente con la única condición de sólo una temporada y después le sucedió Jesús Fernández.

Tan amplia ha sido su actividad como directivo en la Balompédica que lo mismo gestionó el traspaso de Abarca al Atlético de Madrid en diciembre de 1971 que fichaba, junto a Julián Cañamares, a un joven jugador llamado Joaquín Caparrós que procedía del Real Madrid, en verano de 1978.

Carlos Lacort lo mismo te decía que “toda mi familia es del Conquense” que te reconocía “cuando pierde el Conquense sufro mucho, pero a veces reconozco que ha jugado mal”. Como responsable del área económica con Ángel Pérez de presidente, valoraba el que “con otras directivas no he dormido buscando la forma de pagar a la plantilla, con este presidente no teníamos este problema, ha hecho una labor impagable en Cuenca” y tampoco se olvidó de la famosa cita en el Bernabéu ante el Castilla en ese final de la temporada 2004/05 con más de 6.000 conquenses esperanzados en el ascenso a Segunda División que no se cumplió. “Me gustaría que la mitad de los que fueron al Bernabéu se hicieran socios del Conquense”.

Siempre se mostró orgulloso de que, en la etapa del equipo en Segunda B, la Balompédica “paseara su nombre por toda España y eso no se valora lo suficiente, pero sí lo hacen los conquenses que emigraron en su día y que se sienten orgullosos de vernos”.

Carlos Lacort recibió un golpe muy duro con el fallecimiento por sorpresa de su hijo José Ramón, directivo del Conquense. Ocurrió pocos días después de que José Ramón y yo comiéramos en Lugo con motivo del partido disputado ante el conjunto lucense el 30 de enero de 1011. El recuerdo de ese suceso terminó por quitarle ganas de volver a La Fuensanta.

Podrán buscar y encontrar muchos más datos de Carlos Lacort Romero, por ejemplo al frente de Atagesa que fundó en 1998 tras dejar su puesto de directivo en la Caja de Castilla-La Mancha. Desde su empresa ha llevado las cuentas de los clubes más importantes de nuestra ciudad.

En todo caso, con el adiós de Carlos Lacort Romero, Cuenca se quedo sin uno de esos directivos que han hecho historia en el deporte conquense, en la Balompédica. Curiosamente, ha fallecido casi un año después, le faltan dos días, que su gran amigo Ángel Pérez Saiz con el que compartió 12 años en la directiva balompédica.

En estas líneas de recuerdo a Carlos, mi agradecimiento al periodista José Vicente Ávila por su ayuda en recuperar en pocas horas una pequeña parte de lo que fue este señor para la vida de la Unión Balompédica Conquense.

Descansa en paz, Carlos Lacort Romero. Los balompédicos no te olvidaremos.

Comentarios