Inicio Fútbol Segunda División B César Laínez: “Estoy decepcionado conmigo mismo y pido perdón por no haber...

César Laínez: “Estoy decepcionado conmigo mismo y pido perdón por no haber conseguido el objetivo”

César Laínez, entrenador del Conquense, compareció en su última rueda de prensa posterior a un partido en La Fuensanta con un rostro más serio de lo habitual y, sobre todo, con un semblante triste. Lógico tras ver que su equipo, con el 1-1 ante el Castellón y otros resultados adversos, se convertía en equipo de Tercera División.

En la breve comparecencia, no apetecía preguntar mucho, el técnico de la Balompédica no dejó de resaltar su orgullo por el comportamiento de los jugadores y su decepción porque, a pesar del trabajo realizado, no se había conseguido la permanencia.

Cuando se le preguntó qué sensaciones le quedaban tras el descenso, César Laínez comentó que “al acabar el partido, les he dicho a los jugadores en el vestuario y con el corazón, que he descendido con equipos y estaba deseando que acabara la temporada. Aquí ocurre todo lo contrario. El equipo ha sido superior en lo físico al Castellón, un club que triplica el presupuesto del Conquense, así que estoy orgulloso de ellos, pero al mismo tiempo decepcionado conmigo mismo porque, a pesar de cómo me habéis tratado, no haber conseguido el objetivo”.

En cuanto al partido que terminó en empate, el técnico de la Balompédica piensa que “ha sido muy similar a muchos otros disputados en La Fuensanta. Recurrir a tópicos en la sala de prensa es fácil, pero vuelvo a decir que el equipo tiene menos de lo que se merece. Estando últimos en la clasificación, y con lo que nos estábamos jugando, hemos sido capaces de asociarnos, de llegar al área contraria con ocasiones de gol, después de que ellos en su primera ocasión tras un saque de banda el balón termine dentro. A mis jugadores sólo puedo que felicitarlos porque lo han dado todo en todos los partidos, pero evidentemente quiero pedir perdón porque uno vino aquí a salvar al Conquense y desgraciadamente hoy se ha consumado el descenso”.

El Conquense ha sido competitivo en las últimas jornadas, pero no ha sido capaz de ganar un partido y eso le ha pasado factura. “El fútbol son goles y el máximo goleador del Conquense estaba en el equipo contrario (en clara referencia a Jairo). Más allá de la capacidad del equipo, nos ha faltado el ser más certeros en determinadas situaciones. Por aquí han venido equipos como el Cornellá, el Ebro o el Lleida, con mucho más oficio pero menos fútbol que el Conquense y se han llevado cosas más positivas que nosotros”.

Se le menciona la clara mano de un defensor en el área que el colegiado no señaló, con 1-1, y Laínez recordó que “no quiero hablar de los árbitros”, aunque comentó que “es de las pocas veces que desde la banda se ve una jugada clara y se lo dije al línea, que se había equivocado. Ahora no podemos hacer nada sino ir a Alcoy a seguir defendiendo la camiseta del Conquense con el mayor orgullo posible y acabar con 41 puntos”.

¿Ha sido el último partido en casa con Laínez de entrenador del Conquense? Se le preguntó y su respuesta fue que “no lo sé, ahora es el momento de pedir perdón a la afición porque vine con el objetivo de trabajar para salvar al Conquense, me voy orgulloso de mis jugadores, de cómo han luchado en todos los partidos, pero evidentemente decepcionado por no haber sacado esto adelante por lo que antes he dicho, el trato ha sido excelente por parte de todo el mundo, siempre he encontrado una sonrisa en situaciones difíciles y me voy triste”.

Óscar Cano

El entrenador del Castellón, tercero en lo que va de temporada en el conjunto orellut, valoraba el partido como “una batalla que tiene que ver con el dominio de la emoción, del miedo, de este tipo de situaciones que a estas alturas de la temporada y con lo que nos estábamos jugando, determinan o tienen un peso importante en el partido. Ellos arrancaron bien, poniendo con Lozano y Jorge más fútbol que de costumbre, pero con la ausencia de Chrisantus perdían remate. Nos encontramos un gol en una acción buscada durante la temporada y la cosa estaba controlada, salvo los disparos lejanos del Conquense que nos asustaron. Tras el empate, el partido fue un descontrol absoluto con un equipo que tenía que ganar, si no quería descender, y con otro intentando aprovechar los espacios. Y así ha sido, ellos fueron a tumba abierta en el área, tuvieron sus opciones, pero también tuvimos tres opciones claras de marcar, dos de ellas sin portero. Quiero felicitar al Conquense por el esfuerzo realizado, nos ponemos en su pellejo, y como entrenador siento mucho que Cuenca no tenga un equipo en Segunda B la próxima temporada. A nosotros nos queda ganar el próximo domingo al Barcelona B y salvar la categoría. Sabíamos que hasta el último minuto de la liga íbamos a sufrir”.

Comentarios