Inicio Reportajes El año en el que el Conquense jugó en la liga un...

El año en el que el Conquense jugó en la liga un 1 de enero

(Artículo incluido en nuestro Anuario del Deporte 2019)

Uno de enero de 1984. Entonces no había descanso total en las fiestas navideñas para el fútbol modesto, el de Tercera División. Sólo se descansó para Nochebuena pero no para Año Nuevo. Ese fin de semana, entre el 31 de diciembre de 1983 y 1 de enero de 1984 había liga.
La Unión Balompédica Conquense jugaba en el Grupo VII de Tercera formando parte de la Federación Castellana de Fútbol, en la que estaban las provincias de Madrid, Ávila, Segovia, Guadalajara, Toledo, Ciudad Real y Cuenca. Todavía la Federación Castellano-Manchega de Fútbol no existía. Tendría su propio grupo, de acuerdo con la Comunidad de Castilla-La Mancha, cuatro años después conformando el grupo XVIII.
Aquella temporada 1983/84 había supuesto en la Balompédica la llegada del entrenador Ángel Jaraiz, procedente del Carabanchel un potente equipo en Tercera, sustituyendo a Enrique Montes que había hecho historia con el Conquense en 1970/71 en Segunda Regional, ascendiendo a Primera (entonces no había Preferente) bajo la presidencia de Julián García Montero y con un equipo que batió récords en el club y en el fútbol regional. La alineación balompédica era clara: Esteo; Pedro, Álvarez, Rodrigo, Pablo Rubio, Ardanaz, Sorribas, Juan Antonio, Puértolas, Molina y Abarca.

Pero la vuelta de Enrique Montes, apodado como el ‘talismán’ por el periodista y buen amigo Antonio de Conca en sus crónicas de esa temporada 1970/71, no fue tan exitosa como en la primera. Total, al término de la misma se fichó a un entrenador con poso en el fútbol madrileño, Ángel Jaráiz.

Ángel se trajo del Carabanchel a jugadores como Aurelio, Carlos, Lama y Serena, entre otros. Hizo un gran equipo que esa temporada quedó cuarto en la liga, pero entonces solo los dos primeros tenían premio de cara al ascenso, jugando los ‘play-off’, y en este caso fueron el campeón, Pegaso, y el segundo clasificado, el Real Madrid Aficionados, pero renunció y dejó su puesto al tercer clasificado, el desaparecido Manchego de Ciudad Real. En todo caso empezaba una etapa gloriosa para la Balompédica que le llevaría a ascender por primera vez en su historia a Segunda División B en la temporada 1986/87, al quedar el quinto en el Grupo VII de Tercera y ascender los siete primeros por ampliarse la Segunda B de dos a cuatro grupos y también tras haberse proclamado campeón de la Copa Federación ante el Las Palmas Atlético.

La pena es que en esa temporada 1987/88, los impagos en la segunda vuelta provocaron la renuncia a jugar por parte del entrenador y la primera plantilla. A falta de ocho partidos, el Conquense necesitaba un punto para mantenerse en Segunda B pero los juveniles dirigidos por Francisco Perales, con la ayuda de tres seniors, el portero Solera, el defensa Servi y el centrocampista Eusebio, no lograron ese punto y descendieron.

Regresamos al inicio de este artículo. El 1 de enero de 1984 el Conquense tuvo que jugar un partido de liga. Su último encuentro había sido el 18 de diciembre en Daimiel, 0-0, y en esta jornada de final de año en la que volvía la liga, todos los equipos pusieron el encuentro el sábado día 31 de diciembre por la tarde, menos el Carabanchel que recibía al Conquense. Tal vez no había sentado bien a los madrileños el que Jaráiz y otros jugadores se hubieran marchado a la Balompédica y por eso les hizo jugar el 1 de enero a las 11.30 horas.

Imagínense cómo fue la Nochevieja para la plantilla balompédica, también para nosotros los periodistas que estábamos puntuales en el campo de tierra ‘La Mina’ de Carabanchel en una mañana con algo de niebla, nublada y fría, como corresponde a una fecha invernal como esa. Y en la puerta del campo, entre la bruma, estaba el gallego Antonio Pintos exentrenador de la Balompédica en los 70, esperándonos para saludarnos.

Ha sido la única la única vez que el Conquense ha jugado un uno de enero. Queda para el recuerdo el dato. Por cierto, el partido terminó 1-1.

Comentarios