Inicio Noticias Fútbol Adrián Gómez: “El nivel de los jugadores conquenses es muy alto pero...

Adrián Gómez: “El nivel de los jugadores conquenses es muy alto pero al final es muy complejo llegar arriba»

Adrián Gómez con Carlos Soler. Fotografía: Valencia C.F.

El futbolista conquense Adrián Gómez ha entrenado por primera vez en lo que va de temporada con el primer equipo del Valencia C.F. Lo hizo durante la pasada semana aprovechando el parón de selecciones y la falta de jugadores por sus compromisos internacionales que tenía Javi Gracia.

Pese a tener 26 años, posee una dilatada experiencia a nivel nacional e internacional. Cabe recordar que Gómez regresó al Valencia Mestalla (filial valencianista) en el verano de 2019 tras pasar en el club polaco Podbeskidzie Bielsko-Biała. Antes había estado en el Albacete, La Roda CF, el Irtysh Pavlodar de Kazajistán y por supuesto el Valencia Mestalla.

Gómez mostraba a Eldeporteconquense.es su satisfacción por subir con el primer equipo con el que dice estar comprometido en todo momento a echar una mano: “Para mí es un orgullo poder compartir entrenamientos con gente del máximo nivel. La exigencia que hay en el primer equipo que es top mundial es muy grande y simplemente el hecho de poder compartir trabajo con ellos es un privilegio”.

Pese a que es un jugador veterano dentro de un Valencia Mestalla muy joven, el conquense afirma que la ilusión es la misma que el primer día: “Aunque parezca que soy más mayor, mi ilusión es la de un chaval cuando me llama el primer equipo”.

Sin embargo, está completamente centrado en el Mestalla y es consciente de que su situación está en el filial: “Yo creo que la realidad y en lo que debo centrarme es en el Valencia Mestalla y en los objetivos del equipo”. Precisamente, la Academia del Valencia ha sido reconocida por el CIES Football Observatory  como la cuarta mejor Academia en valores cualitativos entre los clubes que más futbolistas forman y que actualmente compiten en las 5 principales ligas de fútbol.

Un equipo en el que Gómez desempeña ese papel de futbolista experimentado sobre todo en un año donde la mayor parte de la plantilla son chavales de categoría juvenil. “Aunque no me considero ni mucho menos un veterano, sí que dentro de esta plantilla joven aporto esa pequeña sabiduría o ese pequeño aprendizaje para transmitirles lo que supone estar en un club tan grande como el Valencia tanto fuera como dentro del campo” afirma Gómez.

El futbolista afirma estar muy contento a nivel personal de estar en Valencia, pero además como futbolista cree que este ha dado un paso importante en confianza y en nivel de juego:

“Un poco también de la mano dele quipo, que está trabajando muy bien y a mí me está ayudando a dar pasos hacia adelante”.

En este sentido, reconoce que después de estos años fuera del club ha aprendido a valorar  lo que este le aporta en el día a día: “He tenido la suerte de estar en un primera etapa en el Valencia y muchos años en el Albacete. Son dos clubs que prácticamente lo tienen todo y parece que te malacostumbras a esa vida de entrenadores muy buenos, compañeros buenísimos, recursos ilimitados… Cuando vas fuera de España te encuentras con una realidad totalmente diferente y aprendes a poner en valor todo lo que tenemos en el fútbol español que es de un nivel altísimo”.

Algo que también mira con perspectiva es la dificultad para llegar a las más altas cotas del fútbol profesional y por eso, valora con mucha positividad su trayectoria futbolística: “Nunca hay que perder la perspectiva y el valor que tiene el competir en España. Hay un nivel muy alto y a veces la diferencia entre Segunda y Segunda B es muy pequeña y basada en pequeños detalles. Al final los privilegiados que logran estar en el fútbol profesional son muy pocos”.

El futbolista conquense considera que le queda mucho por delante y sabe que haber jugado a nivel profesional en el fútbol español es algo realmente difícil que no todo el mundo logra. De hecho, se encuentra entre la reducida lista de futbolistas de Cuenca que han llegado a categorías profesionales. Esto como conquense le proporciona una satisfacción tremenda: “Para mí Cuenca es todo. Sí que es cierto que yo conocí a mi novia en Albacete y ahora ha quitado algo de porcentaje de mi Adrián conquense. Pero mi familia sigue estando allí y mi casa siempre será Cuenca. Me considero conquense e intento allá donde voy llevarlo con orgullo”.

Una Cuenca de la que lleva dentro su infancia, pero también su recorrido futbolístico en el que hubo otros compañeros. Muchos se quedaron por el camino, pero la constancia y la fortaleza mental de Adrián Gómez le han llegar a donde está y ser lo que es: “Yo siempre que hablo con amigos míos lo he dicho: en aquellas generaciones de futbolista que compartimos en Cuenca, había muchos jugadores que tenían muchas más virtudes que yo. Pero al final el fútbol son tantos y tantos condicionantes que tienes que ir superando para llegar que se hace realmente difícil.

Cuando echa la vista atrás, Adrián Gómez recuerda sus primeros pasos por el fútbol de Cuenca y a aquellos jugadores de gran calidad que sin embargo no han podido alcanzar su sueño: “El nivel de los jugadores conquenses es muy alto pero al final es muy complejo llegar arriba”. Reconoce además que cuando ve a algún compañero que también llega se pone feliz. Es el caso de Jorge Fernández, que ahora juega en Segunda División con el Castellón y con el que ya compartió campos desde benjamines en el San Antón de fútbol sala: “A mí me da una alegría inmensa ver a Jorgito y a otros conquenses que alcanzan el sueño”.

Adrián Gómez continuará luchando por el suyo. Este premio de entrenar con el primer equipo del Valencia este año, es otro paso más en su ya de por sí brillante carrera a la que le quedan años y mucho fútbol por delante.

Comentarios