Inicio Fútbol Tercera División Así marcha la Unión Balompédica Conquense

Así marcha la Unión Balompédica Conquense

Partido del Conquese de la temporada pasada

La Unión Balompédica Conquense continúa dando a cuentagotas los nombres de la futura plantilla que competirá en Tercera División, en una campaña en la que la economía predominará el factor deportivo. La Junta Gestora que ha asumido el cargo quiere liquidar la deuda sin comprometer el futuro del equipo, y para ello han apostado por un proyecto futbolístico en el que predomine el jugador conquense. El objetivo para ello tiene varias lecturas: es más barato para las arcas, puede generar un aumento de socios por los familiares y amigos de los propios futbolistas y, por último, una apuesta de futuro para estos propios jugadores y el club.

Es cierto que hay preocupación en la parroquia balompédica por el aumento del precio de los abonos y porque la plantilla no cuenta con nombres atractivos. Desde este medio de comunicación no vamos a valorar la campaña de socios, aunque sí pretendemos dar algo más de luz en cuanto a los futbolistas que ya forman parte del equipo, puesto que muchos de ellos han tenido un paso por categorías inferiores o el San José Obrero, dejando en todos sus equipos muy buena impresión. Ahora mismo, hay seis jugadores confirmados de cara a la próxima temporada, si bien el ariete Zequi y el mediocentro Héctor Rubio tienen un acuerdo verbal con el club y solo falta confirmación oficial.

Así marcha la plantilla del Conquense:

Renovaciones
Iván Rubio: El mediocentro conquense es una de las grandes noticias que deja el mercado veraniego. Con ofertas de equipos de Segunda B, ha preferido seguir en su Cuenca natal para ayudar al crecimiento del club en una etapa complicada, aunque el proyecto de futuro le ha convencido. Con amplia experiencia en la división de bronce, sus dos temporadas en Tercera con el Conquense demostró que la categoría se le queda corta. Será, sin duda, un jugador referencia para la próxima temporada.

– Javier Sahuquillo: Enrolado la pasada temporada en el San José Obrero, donde fue titular indiscutible e incluso marcó seis goles a pesar de ser central, se trata de uno de los canteranos con mayor futuro de Cuenca. Líder del Ciudad de Cuenca que ascendió a División de Honor, ya debutó con el Conquense en la temporada del ascenso a Segunda B y a pesar de su juventud (20 años), tiene capacidad de sobra para brillar en Tercera. En su estreno en Preferente fue de los mejores jugadores del conjunto rojillo, mientras que por capacidad física puede bregar con cualquier clase de jugador. Fuerte en el juego aéreo, luchador, corpulento y con buena salida de balón, suma a todas esas características su liderazgo. Un futbolista a seguir.

– Alberto Mayordomo: Como Sahuquillo, cuenta con 20 años y jugó la pasada campaña en el San José Obrero y despuntó especialmente cuando se descolgaba de la mediapunta a banda. Tiene una zurda de tremenda calidad capaz de dar el último pase o de soltar un latigazo cara a portería, mientras que a balón parado es una garantía. Ya llegó a debutar en Segunda B y en la Copa Federación cuajó muy buenas actuaciones. Del agrado del cuerpo técnico, puede jugar en ambas bandas (principalmente banda izquierda) y mediapunta. También tuvo pasado en la cantera del Albacete Balompié, en la que una lesión le impidió progresar y decidió volver a su casa para ascender a División de Honor con el Ciudad de Cuenca.

Fichajes
José Vega: A sus 30 años (los cumple este mismo jueves) vivirá su tercera experiencia como futbolista balompédico. Llegó en la 12/13 y la falta de minutos estuvo a punto de hacer que se marchara en el mercado invernal, pero después se ganó la confianza de Jordi Fabregat y fue, sin duda, todo un revulsivo en la parte final de la temporada y uno de los jugadores clave para ascender a Segunda División B. En su segundo paso por Cuenca llegó fuera de forma y no demostró todas sus capacidades, aunque recuperó la confianza en el CD Móstoles, con los que ha jugado fase de ascenso siendo un jugador muy importante. Está llamado a ser uno de los líderes del equipo, responsabilidad que ha sabido asumir cuando cuenta con confianza. Jugador de amplia zancada, luchador y con despliegue físico, en Tercera puede ser un futbolista más que válido.

Manu López: 20 años y otro de los futbolistas que ascendió a División de Honor con el Ciudad de Cuenca. Su excelente campaña le llevó a firmar con el CD Tarancón en Tercera División, aunque por falta de minutos se marchó en el mercado invernal a la AD Campillo en Preferente, donde se hizo dueño de la banda izquierda. Seguramente uno de los más desconocidos, pero no por ello de inferior calidad. Se trata de un lateral zurdo con un despliegue físico tremendo, con llegada y una pierna izquierda de mucha calidad. Además, no descuida la parcela defensiva y es capaz de aguantar en el uno contra uno a los jugadores más habilidosos.

Luis Ramírez: De momento se cierra la terna de futbolistas procedentes de aquel División de Honor que subió a Ciudad de Cuenca con la llegada de Luis Ramírez. Mediocentro, la pasada campaña llegó en verano a prueba al CD Tarancón y convenció a Jorge Cañete para formar parte de la plantilla, jugando a muy buen nivel cuando saltó al campo, ganando peso con el paso de la campaña. Buen toque de balón, incansable en el centro del campo y siempre bien colocado, también destaca por su intensidad y contundencia a la hora de defender.

Objetivo de la campaña

Es difícil valorar cuál va a ser el objetivo para la próxima campaña, puesto que el principal es disminuir la deuda adquirida por parte del Conquense. Deportivamente, según indican las informaciones llegadas desde el club, será un equipo joven con ciertos jugadores veteranos, aunque el principal hándicap será ver cómo se adapta el bloque y dichos jóvenes futbolistas a la categoría (sobre todo, porque su cuota de protagonismo será alta). En cualquier caso, esos futbolistas ya han demostrado que tienen mucho fútbol en sus botas, por lo que si la adaptación es positiva es probable que el Conquense pueda estar entre los candidatos a la promoción de ascenso.

Sin embargo, hay que ser conscientes que no se puede, ni debe, exigir esa responsabilidad a un proyecto que nace con intención a medio-largo plazo. En cualquier caso, hay mimbres con los que soñar e ilusionarse.

Comentarios