Un sensacional e inteligente Jesús Herrada hace vibrar a España y termina...

Un sensacional e inteligente Jesús Herrada hace vibrar a España y termina cuarto en el Europeo de Glasgow

Compartir
Foto: @RFECiclismo

Hay ciclistas que destacan por su calidad a la hora de luchar contra el crono, en montaña o capaces de sacar segundos en cada bajada. Los hay que se diferencian por su empuje y agresividad, a los que no les importa atacar desde 200 kilómetros y convertir cada carrera en la que participan en una lucha sin cuartel desde el inicio. Otros lo hacen por su inteligencia, sabedores de cómo se mueve la prueba, las ruedas que deberían seguir e identificar los momentos clave para atacar. El caso de Jesús Herrada bien podría adaptarse a los dos primeros grupos, pero sin duda sería uno de los referentes en el tercero, puesto que tiene una capacidad de lectura de las carreras muy por encima de la media, y rara vez cuando salta del pelotón se equivoca en elegir la fuga buena.

Eso es lo que pasó en el Europeo de Glasgow, cita que se disputaba este domingo y que ponía el punto y final al ciclismo en esta competición deportiva en la localidad escocesa que ha albergado otras modalidades deportivas. Tras un inicio duro de carrera, con una fuga a la que no le dio demasiada renta el pelotón, que corrió a un ritmo alto, y con una selección española que fue perdiendo efectivos por averías mecánicas o problemas físicos (Héctor Sáez, Víctor de la Parte e Iván García Cortina abandonaron), las bazas del combinado nacional disminuyeron hasta contar con Jesús Herrada y Juan José Lobato como únicos integrantes en un grupo de cabeza con apenas 40 corredores, a falta de 60 kilómetros.

Precisamente, evitadas las dificultades en el primer tramo de la prueba, llegaba el momento de elegir. Y Herrada se coló en una fuga de 15 que a la postre sería la que se jugaría la victoria. Los integrantes de la misma perdieron efectivos con el paso de los kilómetros, hasta estabilizarse un grupo de 10 ciclistas, que a falta de 30 kilómetros ya contaba con 2 minutos de ventaja. Lo malo para el ciclista moteño era la compañía, con algunos favoritos al triunfo como el belga Wout Van Aert, el holandés Mathieu Van der Poel, el italiano Matteo Trentin o el suizo Michael Albasini, entre otros.

El paso de los kilómetros les hizo ver que sus opciones de llegada eran enormes, y entonces llegó el turno de desconfiar los unos de los otros y de buscar las rencillas en esta escapada. En cualquier caso, se emplazaron a la última vuelta al circuito (debían dar 16 vueltas a un circuito de 14,5 kilómetros), donde la fuga tenía 2:30 minutos de ventaja sobre el pelotón.

En una prueba donde la lluvia endureció todavía más el transcurso de la misma, se llegaba a la parte clave del Europeo con las fuerzas al límite en los 10 integrantes de la escapada. Pero volvamos a la inteligencia de Jesús Herrada. A falta de 9’5 kilómetros, sucedió algo que podía esperarse, las caídas a causa del mojado asfalto. Y una doble caída en una curva terminó por recortar la fuga en tan solo siete corredores, uno de ellos el propio conquense, que evitó con bastante técnica irse al suelo. El siguiente repecho, a falta de 8 kilómetros, redujo el grupo de cabeza a cinco ciclistas, incluido Herrada. La medalla, más cerca, tras este nuevo escenario.

Dos italianos (Trentin y Cimolai), un holandes (Van der Poel) y un belga (Van Aert) eran los acompañantes de Herrada en estos últimos kilómetros. Sin duda, no eran los mejores ciclistas con los que marchar, pero el conquense siempre ha demostrado saber moverse en cualquier tipo de terrenos. Se limitó a dejar hacer, siempre controlando sus piernas y las ruedas a seguir. En estas circunstancias, lógicamente los italianos partían con ventaja al contar con dos corredores, y en el sprint final se hizo notar. Trentin hizo valer su punta de velocidad y se llevó el Oro, con Van der Poel segundo y Van Aert tercero, mientras que Herrada dio todo lo que tenía, pero finalmente se quedó fuera de las medallas con un cuarto puesto.

No tuvo el merecido premio en forma de medalla, pero cuajó una sensacional actuación que hizo vibrar a los aficionados españoles al ciclismo. Una muestra más de la clase de ciclista de la que está hecho el corredor de Mota del Cuervo, que llegará a la próxima Vuelta a España en un excelente estado de forma.

Comentarios