Inicio Noticias Ciclismo Jesús Herrada en el Tour de Francia 2020: un combate constante por...

Jesús Herrada en el Tour de Francia 2020: un combate constante por la victoria de etapa sin premio

Fotografía: Zoom / ASO - Pauline Ballet

El Tour de Francia de 2020 ha estado marcado principalmente por la igualdad, la sorpresa y por el vuelco histórico en la final de la etapa 20 en la que el esloveno Tadej Pogacar superó a su compatriota Primoz Roglic y se proclamó campeón a los 21 años.

En prisma conquense y también español, este Tour ha estado marcado por la incesante búsqueda de la victoria de etapa por parte de un valiente y combativo Jesús Herrada. El ciclista moteño se ha metido en esta edición en varias fugas sin poder obtener el premio de la etapa. El día que más cerca estuvo, un inconmensurable Lutsenko le acabó ganando la partida dejándole con la miel en los labios viendo pasar a solo un corredor antes que él por la línea de meta.

Como un depredador agazapado, durante las cinco primeras etapas se dejó rodar. Un corredor más entre el resto de corredores que se camuflaba entre los colores del pelotón para pasar desapercibido.

El primer zarpazo llegó en la sexta etapa cuando se metió en su primera escapada, en la que estuvo siempre bien posicionado y actuando con inteligencia. Sin embargo, no contaba con que otra fiera había salido a cazar la victoria, y el kazajo de Astaná, Alexéi Lutsenko, estuvo más fuerte que nadie en Mont Aigoual.

En la general, su compañero y jefe de filas del Team Cofidis, Guillaume Martin, marchaba tercero, por lo que Herrada tenía que tener un ojo en su objetivo de ganar una etapa y otro en ayudar a su compañero en sus aspiraciones de mantenerse vivo en la carrera hasta llegar la alta montaña.

Así se mantuvo todo hasta la primera jornada de descanso tras la novena etapa en la que Primoz Roglic se puso el maillot amarillo pero ya Pogacar ya se dejaba ver entre la maleza con una merecida victoria de etapa.

Esperó Herrada a la 12ª etapa para volver a salir a por todas. Otra vez mostró su audacia y astucia a la hora de seleccionar las fugas interesantes y con posibilidades. De tal calidad fue el grupo con el que compartió escapada que la desconfianza entre todos les hizo poco colaboracionistas. Todos se atacaban y nadie se relevaba y el más fuerte en el caos fue el suizo Max Hirschi (Sunweb) que llegó a meta en solitario. Jesús Herrada tuvo que conformarse con un quinto puesto en se segundo intento fallido.

15ª etapa y el Grand Colombiere se erigía como lugar de enjundia para firmar con dos ruedas la historia del Tour de Francia. Jesús Herrada lo sabía y además era consciente de que si se quedaba con los favoritos, las opciones eran reducidas. Por eso, en la primera media hora ye se había metido en una fuga de ocho corredores que intentaba abrir brecha.

En las duras rampas del 22% del Col de la Biche, Simon Geschke, Piere Rolland, Michael Gogl (NTT Pro Cycling) y Jesús Herrada configuraban un cuarteto de cabeza que parecía que podría luchar por la etapa.

Pero en el descenso este trío fue perdiendo progresivamente su ventaja debido a la velocidad que imprimía el Jumbo Visma por detrás, en una llamativa estrategia del equipo de Primoz Roglic, que en lugar de relajarse y esperar ataques de favoritos, decidieron dinamitar el ritmo en cabeza del grupo.

En el descenso, el conquense lo pasó realmente mal y fue perdiendo distancia con la cabeza hasta que a falta de 24 kilómetros fue neutralizado por el pelotón. Otro día más se quedaba sin triunfo pese a sus múltiples y valientes intentos.

Tres intentos y tres caídas en saco roto, pero si algo ha demostrado Jesús Herrada es persistencia, ánimo y fortaleza mental. En la decimosexta etapa, una nueva fuga nada más arrancar el recorrido que fue posteriormente neutralizada. Al día siguiente, en la etapa reina de los Alpes con subidas al mítico Col de La Madeleine y el majestuoso e inédito Col de la Loze, el moteño se mostró muy activo en los primeros kilómetros, saliendo a varios cortes con la intención de colarse en alguna fuga, pero sus intentos fueron infructuosos y finalmente no pudo meterse en la escapada de 20 corredores que protagonizó la primera parte de la carrera.

En los últimos coletazos del Tour de Francia, la decimoctava etapa volvió a tener sabor a Mota del Cuervo. Otra fuga inicial en la que se podía leer el nombre de Jesús Herrada junto a otros muchos corredores.  En esta ocasión, el ganador de la etapa sí que salió de entre estos escapados con la victoria del polaco Kwiatkowski , aguantando su ritmo tan solo Pello Bilbao, Richard Carapaz y Marc Hirschi. Mucho nivel y ahí estuvo de nuevo el conquense, al que poco se le puede reprochar en este Tour, ya que lo ha intentado cada vez que ha podido.

Herrada finalmente ha acabado en el puesto 44 en un Tour de Francia en que ha intentado seguir haciendo historia llevándose la ansiada victoria de etapa en la carrera francesa, pero sin obtener el merecido premio. No será por no intentarlo… No ha cejado en el empeño y le ha faltado tan solo una pizca de suerte para lograrlo.

Comentarios