Inicio 360º Esgrima: duelo en 360º

Esgrima: duelo en 360º

Hay un deporte de invención española. Hay un deporte de sables, espadas y floretes. Hay un deporte que engancha y que requiere de mentalidad, técnica y precisión. Hay un deporte que lucha: la esgrima.

Desde hace apenas 6 años en Cuenca, el Club de Esgrima Espadas Colgadas lleva luchando por hacerse un hueco en el panorama deportivo. Desde aquí trabajan para que esta disciplina secular tenga la importancia que merece.

No es una tarea sencilla. Por desgracia no es uno de los deportes que cuente con más adeptos ni es tampoco de los mediáticos y seguidos en prensa. Quizás por el desconocimiento, muchas personas se pierden día tras día la espectacularidad y el atractivo de este deporte.

Un deporte de lucha cuerpo a cuerpo en el que se combate con armas blancas pero sin riesgo de herirse. Requiere de una técnica depurada para empuñar el arma y de una gran forma física y agilidad. La posición de las piernas semiflexionadas en posiciones tanto de ataque como de defensa exige una gran potencia muscular y el brazo de la empuñadora ha de moverse con rapidez para golpear o para esquivar golpes.

La esgrima agota tanto física como mentalmente. Es una disciplina muy estratégica y psicológica en la que se juega con el engaño y la especulación. Se amagan golpes, se juega con los tiempos, se cambia de ataque a defensa… En definitiva, hay que conocer al rival y conocerse a uno mismo.

Gracias al Espadas Colgadas esta práctica deportiva se mantiene más viva que nunca. No solo han relanzado una práctica deportiva que estaba apagada en Cuenca sino que han constituido toda una escuela y cantera de la misma. Todo ello fruto del esfuerzo y la perseverancia de sus miembros que hacen lo imposible por formar tiradores y por seguir transmitiendo la cultura de la esgrima.

Aunque los medios con los que cuentan no son los soñados, la ilusión que sus miembros ponen da vida a la esgrima de Cuenca. Entrenan en un pasillo pero sus tiradores llegan a los más grandes pabellones. Porque el Espadas Colgadas no es solo una escuela de pasión por este deporte, es también una fábrica de campeones. Desde categorías Júnior sus tiradores ya acuden a Campeonatos de España y hacen buenos papeles en los mismos.

Se suele decir que para alcanzar las metas hay que trabajar y luchar. En el caso de la esgrima conquense no es un dicho, es un hecho. Luchan, luchan y luchan para crecer, para lograr sus objetivos, para ganar el duelo. Con espada, sable o florete, marchan y rompen, están en guardia pero sobre todo, tocan con su fondo el panorama deportivo actual. ¿Asalto finalizado? Imposible. La esgrima en Cuenca no ha hecho más que empezar.

Comentarios