Inicio Noticias Entrevistas Anita Luján: «Esperemos que sea un punto de inflexión para que el...

Anita Luján: «Esperemos que sea un punto de inflexión para que el fútbol sala femenino vaya creciendo»

Foto: @SeFutbolFem

Entre el 15 y 17 de febrero se disputó en Portugal el primer Europeo de Fútbol Sala Femenino de la historia, una cita que terminó con victoria de España tras imponerse en la final a las anfitrionas por un contundente 4-0. El equipo que dirige Claudia Pons tiene como capitana a Ana Sevilla Luján, conocida futbolísticamente como Anita Luján, y que es una de las mejores jugadoras de la historia de este deporte.

A sus 27 años, se acerca al centenar de internacionalidades (90 partidos), en los que ha marcado 30 goles, mientras que lleva desde la temporada 2007/2008 jugando en la máxima categoría del fútbol sala nacional (su primer partido lo jugó con solo 15 años). Se estrenó en el Futsi Atlético de MadridNavalcarnero, para dos temporadas después fichar por el UCAM Murcia (2009/2010), aunque regresó al equipo madrileño tras una temporada. Tras otras cuatro temporadas con el equipo rojiblanco fichó por el Móstoles, club en el que militó entre las campañas 2014/2015 y 2017/2018, para regresar a sus orígenes este mismo verano y volver a enrolarse, por tercera vez en su carrera, en el Futsi Atlético de Madrid Navalcarnero. En su palmarés cuenta con dos Ligas, tres Copas de España y otras tres Supercopas.

Si bien nació en Cuenca en 1991, no ha llegado a vivir en la capital conquense. Sus padres, ambos conquenses, se marcharon a Majadahonda y después a Alcalá de Henares, pero a pesar de que no se ha asentado en Cuenca sí es habitual que venga en verano, Navidades y Semana Santa. No obstante, es tal el arraigo familiar a Cuenca que el hecho de nacer en Cuenca se produjo por casualidad, al coincidir con las fiestas de San Mateo (tanto ella como su hermana han nacido en Cuenca en septiembre). La jugadora guarda muchísimos recuerdos en la ciudad, especialmente en la casa de sus abuelos situada en Oblatos. «En Semana Santa recuerdo siempre la casa de mis abuelos llena de gente», dice la futbolista. No muy lejos de aquella casa tendrá un recibimiento este viernes. A las 12 horas, el alcalde de Cuenca, Ángel Mariscal, y el concejal de Deportes, Ángel Llorens, recibirán a la capitana de la selección española para darle un más que merecido homenaje.

Esta misma semana ya ha tenido diferentes compromisos. Como anécdota, la primera recepción la hizo ella a su familia, puesto que Ana llegó a Madrid antes de Oporto, lugar en el que se celebró la final y en la que también estuvieron sus familiares. Pero la repercusión está siendo enorme, y la capitana y sus compañeras ya han acudido a diferentes medios de comunicación (como Marca y As), mientras que su primera recepción fue un día después de ganar en la Federación Española de Fútbol, en Las Rozas, con presencia del presidente Luis Rubiales, y en una cita en la que Anita Luján dio un emotivo discurso que acabó con ella y sus compañeras entre lágrimas.

Y es que el fútbol sala femenino todavía tiene mucho camino por recorrer, por lo que la victoria en este Europeo puede ser histórico no solo a nivel deportivo, sino también para profesionalizar en España este deporte. «Ganar era un sueño de todas, pero no estamos acostumbradas a esta repercusión. Esperemos que sea un punto de inflexión para que vayamos creciendo en cuanto a patrocinios», resalta la capitana. No obstante, este mismo año se han empezado a dar pasos en este sentido. El Burela FS, equipo de la Primera División Femenina, ya ha realizado contratos profesionales, pero en el resto de equipos todavía tienen que compaginar deporte con trabajo, a pesar de la exigencia que conlleva pertenecer a la élite del fútbol sala femenino. «A ver si los demás equipos se animan a seguir esa vía. A día de hoy todas tenemos nuestros estudios y trabajos, pero vivir de esto…», dice Anita Luján, quien estudió Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (CCAFYDE) y actualmente trabaja como entrenadora personal.

Al Europeo llegaban como una de las favoritas. Antes de la creación de este torneo, ya se habían celebrado algunas citas internacionales, en las que contaban con las cuatro selecciones más fuertes. «El primero ganó Rusia, que ahí no estuvimos bien, pero el año pasado en Guadalajara realizamos nuestra mejor versión», recuerda la jugadora, que también ha acudido a otros torneos internacionales en verano, como el Torneo de la Amistad, en la que ha llegado a ser elegida mejor futbolista. «Tanto esos torneos como otras citas mundiales eran la línea de trabajo para llegar a esta Eurocopa con confianza», afirma Anita Luján.

Dicho y hecho. A pesar de contar con el factor cancha en contra en la final, no se amilanaron en ningún momento. «Sabíamos que íbamos a tener el público en contra, pero la afición que se desplazó desde España lo hizo genial. En ocasiones parecía que jugábamos en nuestra casa», resalta. En cuanto al choque, salieron desde el pitido inicial muy mentalizadas, tanto es así que en el minuto 10 prácticamente habían sentenciado la final al anotar tres goles. «Contábamos con ese punto psicológico para salir con mucha intensidad, y sabíamos que los primeros minutos eran clave», asevera. En este sentido, la consigna con la que llegaba cada selección a la final era diferente. «A las portuguesas les pudo la presión, ya que su obligación era ganar. La nuestra era clara, aguantar y hacer nuestro juego». ¡Vaya sí lo hicieron!

Para la historia también quedará que Anita Luján fue clara protagonista de la final. Ella fue la encargada de anotar el segundo tanto. «Estoy muy contenta por ello, aunque marcar goles no es mi fuerte», dice entre risas a la par que reconoce que ese es un punto que debe mejorar. «Soy más de pasar, pero en esa ocasión me llegó el balón y metí gol. Pero lo importante es el trabajo del equipo», cuenta la ala de la selección española, cuyo juego podría asemejarse al de otro castellano-manchego ilustre. «Andrés Iniesta es el jugador que yo recuerdo más y que más me ha gustado desde pequeño. Puede que me identifique un poco con él».

Ahora, lo fundamental es aprovechar el tirón que ha dejado esta victoria europea. «En la final hubo algún responsable de la FIFA y salió bastante contento en todos los aspectos», dice. De esta forma, ojalá las altas esferas del fútbol sala opten por la creación de un Mundial, e incluso en el futuro se convierta en deporte olímpico. Ana Luján, sus compañeras y el deporte femenino se lo merecen.

La España de Anita Luján

Comentarios