Inicio Noticias Entrevistas Trail Running, una forma de vida

Trail Running, una forma de vida

De izquierda a derecha, Beatriz Hernández, Vicente Redondo y Beatriz Real.
De izquierda a derecha, Beatriz Hernández, Vicente Redondo y Beatriz Real.

Hoy les traemos una entrevista a unos deportistas que no les gusta correr en llano, pero que adoran correr. Suena contradictorio ¿verdad? Nos reunimos con ellos en el bar “Sal si puedes” para que nos hablaran acerca de su deporte, el Trail Running.

Vicente Redondo, Beatriz Hernández y Beatriz Real pertenecen al Club Atletismo Cuenca – Dolomía. Su pasión es correr, pero no de una manera habitual, sino por la montaña. Este deporte conocido como Trail Running, consiste en carreras a través de una ruta montañosa en la que el terreno es tan irregular como la inclinación de las subidas y bajadas a las que se tienen que enfrentar. Aúna habilidades técnicas a la hora de salvar los obstáculos y piedras, con la preparación física y mental necesarias. Sin embargo, detrás hay mucho más trabajo que solo ellos pueden contarnos.

Vicente Redondo es el segundo año que compite en Trail Running. Su primera carrera fue hace tres años en Palomera. Además, la montaña le viene de familia, su hermano, Miguel Ángel Redondo, es ciclista de MTB. Beatriz Real, compite desde el 2006. Con pocos años ya es toda una veterana en este deporte. Su experiencia es su mejor baza. Por su parte, Beatriz Hernández lleva compitiendo un año en montaña. Viene de atletismo, donde llevaba 4 años.

Redondo y Hernández proceden del atletismo, pero Beatriz Real, no practicó ningún deporte antes de hacer montaña. Fuera del Trail Running, también les gusta hacer bici, triatlón… pero Beatriz Real se decanta por la escalada.

Les invitamos a que nos contaran sus inicios, por qué ahora corrían por la montaña y no por asfalto. En qué momento pensaron en dedicarse a este deporte y dejar atrás el atletismo de asfalto…

Vicente: «la montaña es probar y que te guste. A mí antes no me gustaba, pero hice una y ahora ya no hago asfalto. Engancha. Yo hacía maratones, triatlones, de todo. La diferencia del asfalto es que siempre es lo mismo, pero en montaña aunque hagas diez veces la misma carrera nunca es igual. El asfalto cansa mucho. Por eso buscas otras emociones»

Beatriz Hernández: “estábamos quemados de asfalto. Los que hemos hecho el club de montaña entrenamos todos juntos, compartimos amigos y compañeros. Así te vas pasando y el que no ha entrenado nunca en montaña se anima.”

Pero ¿eso de correr en la montaña?, ¿no es más peligroso y te lesionas más?

Beatriz Real: «lo más peligroso son las torceduras de tobillo, o incluso problemas en la espalda. La montaña es mucha técnica, además de fuerza en cuádriceps, abdominales, etc. El descanso es tan importante como el entrenamiento. A veces nos creemos que cuánto más corras vas a estar más fuerte. Eso es un error. Cuando corres montaña, a veces tienes que parar, sobre todo en subidas, porque algunas si las haces corriendo es contraproducente».

Hernández añadía: “en la montaña notas otras sensaciones, te lesionas menos. El miedo hace mucho. Si tienes que hacer muchos saltos suele pasar que se te suban los gemelos o tengas problemas en los cuádriceps».

Y Vicente afirmaba que en la montaña «te lesionas menos por el impacto de la pisada. En asfalto te daña mucho las articulaciones, pero en montaña el mayor peligro es que te puedas caer, pero es mucho menos agresivo que el asfalto. La montaña es muy dura, porque estás continuamente subiendo y bajando. En montaña se gana subiendo pero se pierde bajando. Hay que estar bastante loco para hacer montaña (entre risas). Si quieres ser rápido no puedes frenarte cada vez que ves una piedra».

Pero claro, hay que realizar un entrenamiento muy específico para enfrentarse a la naturaleza. Para ellos, «una semana de entrenamiento normal son dos días de semana gimnasio, una vez a la semana series y después rodaje, además si puedes cambiar un día a la semana a otro deporte como natación o bici sería lo ideal». Es decir, algo completito.

Y es que hasta hace unos años, el Trail Running no se conocía tanto como ahora, pero parece ser que el deporte rey del atletismo mezclado con la naturaleza se ha convertido en algo tentador para los amantes del deporte y que atrapa poco a poco a más y más practicantes.

Para Vicente, Beatriz y su tocaya, es su principal afición, su dedicación y su felicidad. La montaña rompe con la monotonía del asfalto. La dureza y variedad de las pruebas alcanza los límites del ser humano, llegando a completar carreras de hasta 100 kilómetros. Lo bonito se consigue con el riesgo, y aunque no es un deporte peligroso, sí que se puede decir que precisa de unos controles de seguridad que permitan desarrollar cada carrera sin percances.

Claro, pero para hacer un deporte tan duro, tal vez hay que hacer una dieta especial o seguir algún tipo de alimentación específica… pues nada de eso, cuando les pedimos que hicieran hincapié en ese tema y les preguntamos acerca de la alimentación que ellos siguen, nos respondieron al unísono “hay que comer de todo”. ¡Parecían nuestra madre!

Vicente nos explicó que “da igual lo que comas, yo como de todo y mira cómo estoy… da igual lo que comas porque luego lo quemas. Hay que comer lo que el cuerpo te pida. El desgaste físico de la montaña es brutal. Si el cuerpo te pide una manzana pues cómete una manzana, si te pide un plato de judías, pues cómete un plato de judías. Lo que comas antes de una carrera te va a hacer efecto al día siguiente, y ese es un fallo que comete mucho la gente: el día de antes comen hidratos para la carrera, pero eso les va a hacer efecto al día siguiente. No hay que meterse todo de golpe porque eso es tontería, no vas a conseguir nada más que pesadez. Los días de antes tienes que ir preparado y con una buena alimentación. 2 ó 3 días antes tienes que estar comiendo de todo y preparándote”.

Y su compañera Beatriz Hernández remarcó el detalle del error que comete mucha gente el día de antes de la carrera. Nos lo contó así: “los depósitos de hidratos de carbono intentamos sobrecargarlos los días previos a la carrera, porque los depósitos de hidratos no se llenan el día de antes. Muchos dicen ‘el día de antes me meto dos cacerolas de espaguetis’ y no, eso no es así”.

Vicente Redondo Foto:Javier Garcia
Vicente Redondo Foto:Javier Garcia

Pero otro pilar fundamental es la hidratación. Somos alrededor de 2/3 de agua, un 70% aproximadamente en todo nuestro cuerpo. En un deporte tan duro, el cuerpo se desgasta y, además de gastar las energías y nutrientes que le aportamos, necesita recuperar el agua que pierde en el mismo proceso. El Club Trail Running Cuenca entrena con agua siempre. Pero descubrimos, de una manera graciosa, que los tres entrevistados no siguen los mismos procedimientos de hidratación…

Por un lado, Vicente nos contó su procedimiento de hidratación, pero Beatriz Real nos explicó que no estaba de acuerdo con esa práctica y que cree mejor llevar agua encima:

Vicente: “es igual que la hidratación, los días de antes de la carrera tienes que beber mucho. Antes de la carrera ya me he bebido 3 ó 4 litros y voy a la carrera sobrado. Luego en las carreras no llevo agua y paro poco, muchos avituallamientos me sobran, muchas veces con parar en dos, me vale. Pero eso sí, parar tienes que parar en alguno seguro. En la carrera, si bebes, tienes que ir bebiendo muy poco a poco y seguido, porque como bebas el trago de golpe, te quedas ahí”.

B. Real: “hay veces que no llegas. Personalmente, creo que es mejor llevar agua e hidratarse durante la carrera, de la experiencia he aprendido. Si lo llevo yo, pues en este no paro y ya bebo de lo mío. Yo antes no llevaba, como Vicente, pero depende de cada uno. Pero en las cuestas que subes andando, que además, sube todo el mundo andando, pues yo aprovecho para beber agua. Pero depende de cada uno. ¡Vicente, es mejor que bebieses más!” –y señala a Vicente.

Pero esta pequeña divergencia de opiniones y práctica nos la aclaró Beatriz Hernández. Añadió que “Vicente está entre los primeros, entonces siempre va con esa presión añadida de quedar entre los primeros, de si parará el de delante, si parará él y perderá tiempo… entonces es distinto”.

Sin embargo, en el tema del alcohol los tres coinciden. Consumen muy poco o nada, y explican:

Beatriz Hernández: “no bebo alcohol. Pero está comprobado que después de entrenar una cerveza sin alcohol es hasta buena”.

Vicente: “porque salgas algún día y te eches una cerveza no pasa nada, pero no puedes estar todos los días por ahí clavándote siete u ocho cervezas, y ahora el sábado me voy de juerga… porque luego vas y dices… además, el alcohol te deshidrata”.

Ahora, tocaba hablar de los entrenamientos. Previo a la carrera, los entrenamientos son diferentes. ¿Qué hacen el día de antes de la carrera? Los tres coincidieron en que es preciso realizar un rodaje suave de unos 40 minutos, para activar los músculos y descargarlos. Pero que depende mucho de cómo haya ido la semana. Y para ellos es así, porque tal y como nos contaron, muchas veces van pillados entre carrera y carrera. Un fin de semana una y al siguiente otra. Por eso, el entrenamiento del día de antes de la carrera, en muchas ocasiones, se convierte en un día de descanso absoluto.

Pero no nos podíamos quedar con las ganas de comparar el Trail Running con el Atletismo, y de que nos dieran a conocer sus puntos de vista acerca de los dos mundos. Como nos habían contado, su atracción primero, y amor luego por la montaña llegaron de la mano y es difícil sacarlos de ahí:

Vicente: “de montaña volver al asfalto… como te enganche la montaña, es difícil. El asfalto es exigente. Tampoco es tan competitivo, son ambientes muy diferentes. En asfalto si te pueden pisar te van a pisar. En la montaña es todo lo contrario, es muchísimo mejor. Todos te ayudan, te animan, y además, estás obligado a ayudar a alguien si se cae”.

Quisimos saber qué es preciso para notar avances. Conocemos de antemano que los avances a corto plazo son muy notables, pero que luego es fácil estancarse y no evolucionar. Queríamos que ellos nos lo explicaran mejor ellos:

Vicente: “es muy fácil llegar en poco más de un mes a un nivel muy alto, pero experimentar una progresión cuando llegas a tus límites, es muy difícil. Y luego dices, es que este me ha sacado 20 segundos, pero esos 20 segundos, son muy difíciles de bajar. Y ahí está el problema, que subes muy rápido para quedarte entre los veinte primeros. Y cuando entras en esos puestos, en esos tiempos, para conseguir entrar entre los mejores, donde los tiempos se miden en segundos, ya no en minutos, es muy difícil. Siempre tienes que buscar un equilibrio, entre técnica, llano y montaña. Los mejores son los que más se equilibran en todos los aspectos”.

Y Beatriz Real añadía que la velocidad se pierde progresivamente: “me refiero a la velocidad con los años. Con los años ganas habilidad técnica y experiencia, pero la velocidad la vas perdiendo con la edad. Hay que entrenar los músculos para no perder esa velocidad que los jóvenes sí tienen”.

Carrera de Montaña Ciudad de Cuenca./ Foto:Javier Garcia
Carrera de Montaña Ciudad de Cuenca./ Foto:Javier Garcia

Para competir y correr por la montaña, es necesario hacerlo de manera legal y segura. Beatriz Real apuntó: “para correr por montaña tienes que llevar una licencia de montaña. Igual que el fútbol”. Y su compañera Beatriz Hernández completó: “que estás federado en montaña de la comunidad de CLM. Y entonces tienes un seguro. En muchas carreras te la piden. Además luego también te sirve como descuento en algunos refugios de montaña”. Ese permiso lo tienen todos los componentes del club.

Los componentes del Club Atletismo Cuenca – Dolomía se enfrentan a muchas carreras a lo largo del año. Una agenda difícil y que necesita previa organización. Les preguntamos por los entrenamientos y su planificación, si seguían un patrón por objetivos o pico de forma. Pero no obtuvimos nada concreto, pues están deseando competir y no hay planning ninguno. El constante entrenamiento y competición son su agenda.
B.H: “lo ideal sería que nos propusiéramos un objetivo, por ejemplo dos maratones. Nosotros somos más de aquí te pillo aquí te mato. Para esto, tienes que hacer una adaptación, y no siempre consigues adaptarte a cada carrera”.

B.R: “yo procuro estar todo el año estar al mismo nivel, y no es fácil eso”.

Vicente: “yo a lo mejor me puedo hacer unas cuarenta o cuarenta y pico carreras al año. Entonces intento ser regular. Hay otros que dicen, me voy a hacer 10 de preparación y 2 ó 3 fuertes, y preparan todo el año para eso. Entonces sí van por objetivos. Utilizan esas 10 carreras como picos de forma para llegar fuertes a esas 2 carreras que se han marcado como objetivo. Pero si yo tengo carrera todos los fines de semana, intento ganar en todas. Las demás carreras que van haciendo sí las utilizan como picos y balance de progreso”.

Pero la relación con la naturaleza también está presente en otros deportes como el triatlón. Les preguntamos acerca de las opiniones que tenían sobre este otro deporte y si habían participado. Además, les hicimos notar nuestra curiosidad acerca de si querrían llevar a cabo un Ironman, la prueba reina del triatlón.

¿Os habéis planteado alguna vez hacer un Ironman?

V: “eso díselo a ellas”.

B.H: “sí, está bastante vinculado. De hecho, ya hay triatlones de montaña. Al cambiar de atletismo a montaña, pues es una forma de llevarte la montaña al triatlón. Pero lo de hacer un Ironman… eso ya son palabras mayores”.

B.R: “Ironman… de momento no, he hecho algún triatlón, y alguna media… voy a Portugal ahora con un amigo que va a hacer una media, y me va a dar envidia. Pero creo que no. Son 42 en asfalto, y la maratón en asfalto es muy dura”.

A pesar de ser un deporte precioso, no es gratis. Muchas veces el club necesita la aportación económica de patrocinadores o instituciones que les garanticen poder seguir adelante. Pero por desgracia, esto no es así:

B.H: “estamos hartos de correr y que nadie nos patrocine. La verdad es que es un deporte poco reconocido y con poco patrocinio. Lleva mucho esfuerzo y nosotros nos lo pagamos todo de nuestro bolsillo. Y luego te das cuenta de que también es el tema económico. Viaje carrera, hotel, albergue…”.

B.R: “ahora nos vamos a la isla de La Palma. Prepara 300 y pico euros de avión. Y en junio al Mont Blanc. Todo eso nosotros”.

Ya llegando al final de nuestra entrevista, lanzaron un mensaje de protesta. Ahora están cobrando en las pistas de atletismo, y eso no lo ven bien: “en Cuenca se está invirtiendo en la Fuensanta. Y encima ahora hay que pagar por las pistas de atletismo, y eso socialmente está mal visto, porque lo que le hacen a la gente es creer que el deporte es caro, y que hacer deporte es caro y no es algo que sea bueno. Entonces al final en vez de fomentarlo lo tiran es a que la gente se vaya al alcohol o a otro tipo de sustancias. Yo ya no puedo ir a correr gratis, entonces lo que están haciendo es echarlo para atrás, no fomentarlo. Lo que deberían arreglar es la pista, que está hecha una pena. Yo no sé cómo se atreven a cobrar”.

Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here