Inicio Noticias Más Deporte 2018: Año histórico para el deporte de Cuenca

2018: Año histórico para el deporte de Cuenca

Este lunes concluyó el año 2018, uno de los más prolíficos para el deporte conquense. Un año en el que los representantes de la provincia han alcanzado cotas inimaginables meses atrás, pero que han puesto en el candelero el nombre de Cuenca. Sin duda, han sido doce meses para enmarcar y que bien podrían haber significado el mejor año deportivo de la historia para los conquenses.

No obstante, nunca antes un equipo de la provincia se había clasificado para jugar competición europea. El Liberbank Cuenca rompió todas las barreras y cerró su clasificación para la EHF Cup en mayo, si bien su sueño continúa tras haber eliminado al Achilles Bocholt en octubre. Los de Lidio Jiménez continuarán su aventura por toda Europa entre febrero y marzo, al alcanzar la fase de grupos. Tras el extinto Ciudad Real, el equipo conquense se convirtió en el otro representante castellano-manchego en jugar competición internacional, aunque a diferencia de los ciudadrealeños, el Liberbank Cuenca lo ha logrado siendo uno de los presupuestos más bajos de toda Asobal. Un hecho que pone de manifiesto que el trabajo, la profesionalidad y el buen hacer no entiende de dinero, aunque éste ayude.

En esas mismas fechas también se produjo otro hito deportivo, que aunque se haya conseguido en otras temporadas no deja de ser importantísimo para el deporte conquense. Nos referimos al ascenso de la Unión Balompédica Conquense a categoría nacional, concretamente a Segunda División B, algo que solo se ha consumado en otras cuatro ocasiones (la primera de ellas fue de manera administrativa, las otras tres logradas en el campo). El equipo de Luis Ayllón derrotó en la eliminatoria de campeones a la Cultural Durango y regresó a la división de bronce del fútbol español tres años después. Otro ejemplo de que el dinero no lo es todo, sino que una buena administración del mismo y el trabajo diario son los mejores valores que un club puede tener para consumar sus objetivos.

Si hablamos de ascensos, no podemos olvidarnos de otros dos muy importantes. En el caso del CD Tarancón, volvió 25 años después a Tercera División, tras un periplo en el que rozó la desaparición. El actual proyecto deportivo ha ido de menos a más, y tuvo su mayor éxito al finalizar la pasada campaña. Trayectoria muy similar para el Ciudad de Cuenca juvenil, el otro equipo conquense que juega en la máxima categoría. Los de David Angulo alcanzaron la División de Honor, tras una temporada excelente en la Liga Nacional Juvenil y culminando un proyecto de varios años y en el que cada generación ha ido elevando poco a poco el nivel de los morados.

Otro éxito nacional lo cosechó el conjunto cadete del Club Voleibol Hervás, campeones de España sin perder un solo set y que posteriormente cosecharon en Orlando (Estados Unidos) un prestigioso tercer lugar en un torneo internacional. El voleibol está llamado a ser uno de los deportes a seguir en el futuro, debido al magnífico trabajo de cantera que está liderando el club conquense.

Pero los éxitos no han sido solo colectivos, sino también individuales. Sin lugar a dudas, una de las noticias deportivas del año la protagonizó el moteño Jesús Herrada. El ciclista conquense lideró, durante dos días, la Vuelta a España, recogiendo el testigo 48 años después del mítico Luis Ocaña, toda una proeza para el deportista del Cofidis y que hizo soñar al ciclismo nacional. Una temporada en la que también despuntó en el Europeo de Glasgow o en la que formó parte del combinado español que hizo historia en el Mundial de Innsbruck, con triunfo para el murciano Alejandro Valverde.

2018 también será inolvidable para el tenista Pablo Andújar, quien resurgió cual ave fénix para volver a entrar entre los 100 mejores del mundo. Arrancó la temporada más allá del puesto 1.600, y la concluyó en el 82. Por el camino, cuatro triunfos (tres challengers y un ATP) que demuestran que aún tiene mucho tenis que demostrar.

El piragüismo es otro deporte que acostumbra a dejar buenas noticias, y en este 2018 resaltó el séptimo puesto de Arantza Toledo en el Mundial de Maratón celebrado en Portugal. Hubo varios conquenses en esa cita, aunque la mala suerte se cebó con Víctor Pardo, todo un referente nacional y que mostró su potencial liderando la prueba en las primeras vueltas. Otro palista le tiró al agua, lo que le costó perder la estela de las primeras posiciones, aunque consiguió un más que meritorio duodécimo lugar, dadas las circunstancias.

En la esgrima, por primera vez un conquense llegó a disputar una prueba correspondiente a la Copa del Mundo. Se trata del sablista del Espadas Colgadas Alberto del Pozo, quien estuvo en Madrid tras clasificarse por ranking. Su hermana Sara lo rozó, aunque en el futuro seguramente acabará participando en una cita de estas características.

Estos son solo algunos de los referentes actuales del deporte conquense, pero la buena noticia es que hay muchos, muchísimos, clubes y deportistas que están realizando un trabajo excelente que se traduce en magníficos resultados. Brindemos por un 2019 similar.

Comentarios