Inicio Noticias Más Deporte Jorge Marcos: «Las artes marciales conforman una actitud ante la vida»

Jorge Marcos: «Las artes marciales conforman una actitud ante la vida»

Fotografía extraída de la página de Facebook de Laojiawushu Wushu Cuenca

En el año 2007, el Club Lao Jia Wu Shu de Cuenca comienza su andadura impulsado por, entre otros, Jorge Marcos Gómez, uno de los componentes de la plantilla actual de instructores. Junto a su hermano, también amante de las artes marciales, y otro socio alquilaron el local en la Calle Santa Mónica s/n que es, desde hace más de una década, el Gimnasio Lao Jia (Escuela de Boxeo y Artes Marciales en Cuenca). El gimnasio no solo comprende actividades relativas a las artes marciales como el Wu Shu, Muay Thay y San Da, sino también boxeo, kick boxing y crossfit.

Marcos comenzó en el mundo de las artes marciales a la temprana edad de 10 años practicando, según explica, “un estilo que supuestamente era Kung Fu”. “Hasta los 25 años no empecé a conocer y entrenar el Wu Shu que venía de China”, relata. Sin embargo, el instructor del club ya ha entrenado con grandes figuras del Wu Shu como Juan Carlos Serrato, José María Guardiola, José Manuel Ferreira y Javier López, con quien aún continúa formándose en estilos tradicionales. Marcos hace especial mención a su maestro de San Da, Pablo Ortega, a quien conoció en unas jornadas de Wu Shu en Toledo, y a Jesús Carballo, maestro de Ving Tsun que lo impulsó a formar parte de la Asociación Ving Tsun Kung Fu (AVTK), precedente de su iniciación como monitor de “estilos modernos y tradicionales” y San Da, “la versión de combate deportivo del Wu Shu”.

El instructor del Lao Jia afirma que nunca ha dejado de formarse en un deporte que aún no posee federación propia y que, por tanto, se incluye en la Real Federación Española de Judo y Deportes Asociados. “Tengo la suerte de poder desarrollar mi actividad marcial allí”, confiesa orgulloso aludiendo al gimnasio. El club cuenta hoy con casi 130 socios de edades comprendidas entre los cuatro y 60 años siendo el Wu Shu la actividad que más diversidad etaria posee y en la que más adultos se concentran “por ser un estilo que no exige tantas cualidades y motrices”.

Lao Jia abre sus puertas a un amplio público

Las múltiples actividades deportivas llevadas a cabo en el Lao Jia permiten la captación de un público muy diverso y con diferentes intereses. “Los jóvenes buscan deportes de contacto, generalmente boxeo, San Da o kick boxing”, explica, “es lo que más llama la atención”. Por el contrario, el público adulto se siente más atraído por el Wing Chun, “un sistema más tradicional enfocado al combate, la defensa personal”.

En cualquier caso, los motivos que llevan a los conquenses a practicar deporte en las instalaciones del Lao Jia son muy variadas: “hay gente que solo busca ponerse en forma” en cambio “otros buscan la vertiente marcial, espiritual” o simplemente “pasar un buen rato”. Los años de experiencia Marcos lo llevan a afirmar que “el grupo tiende a homogeneizarse” a pesar de que “cada uno tenga una forma de ser o de ver las artes marciales”, pues al final “todos trascienden más allá de la actividad”.

En el caso de los niños, el trabajo realizado con ellos varía en cuanto al enfoque dado a las artes marciales: “queremos que vean esto como un arte de vida y que vivan acorde a los principios que promulgan”.

IV Torneo de Wu Shu “Ciudad de Cuenca”

El IV Torneo de Wu Shu “Ciudad de Cuenca” previsto para la mañana del sábado 28 de marzo en el pabellón polideportivo San Fernando fue cancelado por la crisis sanitaria acaecida por la COVID-19. El Lao Jia no descarta su celebración en otoño ya que la pasada edición tuvo lugar en 2018: “cuando tuvimos que posponerlo la idea era hacerlo en octubre o noviembre porque no sabíamos muy bien cómo evolucionaría la pandemia. Las ideas eran positivas en cuando a que octubre podríamos desarrollar las actividades con normalidad, pero estamos viendo que no es así”.

Marcos no arriesga a fechar el IV Torneo de Wu Shu “Ciudad de Cuenca”, pues “en principio no podemos realizar ningún tipo de contacto en los entrenamientos”. No obstante, el instructor de artes marciales se mantiene optimista ya que en Madrid ya se lleva a cabo un protocolo autorizado por la Consejería de Sanidad que permite entrenar con contacto siempre y cuando se lleve mascarilla. Aún así, Marcos sostiene que no podrían hacer un campeonato en la modalidad de San Da, combate: “puedes entrenar con la mascarilla puesta, pero llevarla en un combate en el que los asaltos duran tres minutos no es sano. No puedes estar mucho tiempo respirando ese aire y más aún en una situación de combate donde la necesidad de oxígeno es mucho mayor”.

El campeonato podría celebrarse de tal forma en la que no hubiese contacto alguno, es decir, por formas, pero esto dejaría de lado el resto de modalidades que el club entrena. Por ello, Marcos prefiere “esperar y hacer un campeonato donde haya de todas las modalidades”.

Wu Shu en tiempos de coronavirus

Pese a que las instalaciones del Lao Jia han permanecido cerradas durante meses, la actividad no ha cesado. Marcos explica que, durante el confinamiento, tanto niños como adultos asistieron a clases online. “Entrené más horas de las que entrenaba habitualmente”, afirma, y “los que entrenaban estaban más predispuestos a ello”, incluso los pequeños a pesar de que “al principio eran un poco reticentes”, pues verse a través de la pantalla “les parecía extraño”.

Hace tan solo dos semanas, y tras dos meses de preparación, el club participaba en un torneo online organizado por la Federación Madrileña de Judo y Deportes Asociados en el que obtuvo grandes resultados: “no hemos parado”.

Además, durante el confinamiento, el Club Lao Jia Wu Shu de Cuenca ha llevado a cabo diferentes retos que muchos se han animado a realizar y subir a la red desafiando a amigos y conocidos.

El deporte más completo

Marcos cree que “la especialización en las artes marciales lleva toda una vida”, por eso no deja de formarse en sus estilos principales, el Sanda y Vingtsun. Sus años de experiencia lo han llevado a afirmar rotundamente que las artes marciales son el deporte más completo pese a la creencia generalizada de que es este la natación: “no solo trabajas todos los grupos musculares y articulares, sino también el nivel de reflejos, proyección”. “A nivel físico y motriz es muy completo”, añade, “se puede trabajar aeróbica y anaeróbicamente. Puedes trabajar fuerza o resistencia dependiendo de cómo se enfoquen los entrenamientos”.

Atendiendo a la motivación de cada persona, las artes marciales permiten enfocar al individuo en defensa personal, autoconfianza o autoexigencia entre otras: “las artes marciales conforman, sin entrar en misticismos ni filosofías orientales puesto que no vivimos como ellos, una actitud ante la vida”. Así, Marcos se refiere a ellas como un código de conducta tratando de “vivir de acuerdo a esos principios”.

 

Si estás interesado en formar parte del Club Lao Jia Wu Shu de Cuenca consulta wushucuenca.com

Comentarios