Inicio Noticias Más Deporte El Ayuntamiento plantea reformar el muro y vestuarios en el Obispo Laplana...

El Ayuntamiento plantea reformar el muro y vestuarios en el Obispo Laplana y la construcción de un nuevo edificio en el Joaquín Caparrós

Foto de archivo

La Junta de Gobierno Local aprobó este lunes la solicitud a la Diputación Provincial de Cuenca de una subvención por importe de 500.000 euros para el proyecto de reparación de instalaciones deportivas, concretamente los campos de Obispo Laplana y Joaquín Caparrós. Si bien desde la corporación municipal tienen estudiados otros proyectos, han aprovechado esta subvención por parte de la Diputación para ejecutar actuaciones en dos campos que tanto necesitan un lavado de cara.

Cabe destacar que los contactos entre las concejalías de Deportes (primero con Vicente Martínez al cargo, después con la llegada de Charo Rodríguez) y Obras (con Adrián Martínez al frente) han sido continuos y han tenido reuniones desde hace varios meses para atajar los problemas con las instalaciones. En el caso de esta ayuda concreta, los 500.000 euros se desglosarán con una actuación de 250.000 euros para cada una. Concretamente, estas son las reformas previstas con este dinero para una y otra instalación.

Obispo Laplana

El Ayuntamiento maneja desde hace meses una memoria en la que se analizaban los problemas de esta instalación y, debido a ese informe, lo que se plantea con los 250.000 euros es reparar y ejecutar los vestuarios (en principio, se estima la construcción de cinco vestuarios con criterios de accesibilidad). La intención es que esos vestuarios se alarguen y en esa nueva estructura se integre el actual kiosko-bar, el cual es en estos momentos una caseta de madera situada al lado de la grada.

Además, otro de los problemas de esta instalación es la falta de espacios de almacenaje, lo que unido a las fisuras del muro perimetral y lo estropeado que se encuentra el vallado, el proyecto plantea solucionar estos problemas mediante la construcción de un nuevo graderío (el actual es de estructura metálica fija). Esto significa que se plantean redimensionar en cuanto a longitud y modelo el graderío, con la intención de hacer uno parecido al existente en el Luis Ocaña y debajo de ese graderío tener espacio que se pueda utilizar de almacenaje o, incluso si fuera necesario, para tener más vestuarios. Asimismo, por lo comentado anteriormente del muro perimetral y para aprovechar al máximo el espacio existente, este graderío podría ser parte del nuevo muro.

Joaquín Caparrós

La situación de este campo de fútbol es dantesca desde el temporal Filomena, con todos sus usuarios viéndose obligados a cambiarse en El Sargal debido a que los vestuarios se encuentran inutilizados. Con anterioridad al temporal ya hubo una avería en ellos que generó daños estructurales, pero Filomena se encargó de dejarlos totalmente inutilizados.

Esto obliga a empezar prácticamente de cero con este edificio, puesto que se ha producido un lavado de cimentación y ha provocado asientos que generan inestibilidad en el edificio. Por eso, los 250.000 euros están destinados a la construcción de una nueva edificación que se prolongue desde la entrada a la instalación hasta la entrada al campo (ahora mismo, hay un pequeño edificio con tres vestuarios para dos equipos y árbitros, un espacio vacío y después otro edificio que se utiliza de almacén), por lo que se ampliaría este espacio para contar con un mayor número de vestuarios (todos ellos accesibles) y de espacio destinado a almacenaje.

El estudio previo de esta reforma también se cifra en unos 250.000 euros.

Comentarios